Felipe Solá empañó la fiesta del Citroën WTCC



Debía ser una fiesta para los amantes de los autos. Y una jornada inolvidable para un grupo de chicos discapacitados. Pero terminó en un lamentable escándalo protagonizado por un político y sus custodios armados.
El ex gobernador de Buenos Aires, Felipe Solá, irrumpió con su auto en la pista privada de Owners Club, en General Rodríguez, e intentó suspender una exhibición para la prensa e invitados del equipo Citroën de WTCC. Solá, vecino del circuito, adujo que el ruido del C-Elyseé de competición lo molestaba. Y cruzó su vehículo en medio de la recta principal, acompañado por dos custodios armados con Ithacas.
Fue un verdadero papelón, que no pasó a mayores gracias a la mediación de Valentina Solari, la directora de Marketing de Citroën Argentina, quien dialogó con Solá para explicarle que la intención no era molestarlo a él, sino agasajar a los chicos de la Fundación Baccigalupo y a los pilotos del equipo oficial Citroën: Sébastien Loeb, Yvan Muller y Pechito López.
La pista Owners Club es propiedad de los empresarios Carlos De Narváez (hermano de Francisco, ex aliado político de Solá), Federico Alvarez Castillo y Leónidas Anadón. Se inauguró el año pasado y se convirtió con rapidez en el club privado favorito de los coleccionistas de autos más ricos de la Argentina.
El circuito tiene 2,4 kilómetros de extensión y se encuentra en un predio de 35 hectáreas ubicado en la llamada Ruta del Polo, sobre la calle Gonzalo Tanoira y vecino a los clubes Ellerstina, Chapa 1 y Centauros.
“Esto no es lo que yo había acordado con De Narváez. Esta pista era para autos clásicos, no para autos de carrera”, se quejó Solá al bajarse de su Subaru XV en plena recta principal del circuito. “Yo tengo más bolas que ustedes y por eso hago lo que quiero”, gritó un exaltado Solá a los periodistas que lo consultaron por el motivo de su exabrupto.
Vanesa Gervasini, CEO de Owners Club, le aseguró a Autoblog que la pista cuenta con la habilitación municipal correspondiente. En el día de hoy, incluso contaba con la presencia de los Bomberos Voluntarios de General Rodríguez, para garantizar la seguridad de la exhibición. Gervasini confirmó que en el transcurso de hoy enviará un comunicado de prensa sobre este hecho.



El Subaru XV de Felipe Solá, cruzado sobre la recta principal de Owners Club.


“Yo tengo más bolas que ustedes y por eso hago lo que quiero”, le gritó Solá a los periodistas.


Solá con el director de Citroën Argentina, Luis Basavilbaso.


Los custodios que acompañaban al ex gobernador estaban armados con Ithacas.


La directora de Marketing de Citroën, Valentina Solari (camisa blanca), medió para que el exabrupto de Solá no pasara a mayores.