Check the new version here

Popular channels

Fifa 15 vs Pes 2015




Cara a cara los dos juegos de fútbol que quieren dominar el balón virtual. FIFA 15 con
su motor Ignite y PES 2015 adaptándose cada vez más al FOX Engine.
¿Se decidirá el partido en la prórroga?

No ha sido hasta el mes de noviembre que se han podido ver las caras frente a frente
FIFA y PES. La saga de Konami retrasó su publicación –acostumbrada a salir en
septiembre- para conseguir pulir un juego de fútbol que quiere hacer temblar los
cimientos de la franquicia de EA, reina absoluta del balompié virtual desde hace
varias temporadas.

La pasada generación de consolas tuvo un claro dominador en FIFA, pero esta primera
incursión Next Gen ha equilibrado las fuerzas. Por méritos de unos y deméritos de otros.
El fútbol no tiene un dominador claro en las nuevas plataformas y las espadas están en
todo lo alto.

Así son línea por línea PES y FIFA. FIFA y PES.
La eterna discusión ahora también en la nueva generación de consolas.

Gráficos y motor



El motor Ignite de FIFA ante el Fox Engine de Kojima adaptado para Konami.
Dos fórmulas que están dando un buen resultado en ambos casos, aunque
seguramente en lo que gráficos y motor se refiere el juego de EA seguirá un
paso por delante en esta ocasión.

La gran cantidad de animaciones y la fluidez a la que va todo es santo y seña de
FIFA 15, que ha ganado con nuevos movimientos, reacciones e interacción
entre los jugadores.

Más disparos según la posición en la que estemos respecto el balón, refriegas
muy realistas hombro con hombro o en los saltos para rematar y defender
córners, mayor control del jugador en la conducción, etc.

La base es la que ya se ha visto en anteriores entregas, con pequeños detalles que
hacen que sea realmente fluido y satisfactorio ver cómo se mueven los jugadores.

PES 2015, por su parte, ha mejorado también en este apartado y ha conseguido
implementar varias animaciones nuevas que permiten romper de manera definitiva
con la herencia de esos movimientos algo robóticos que han acompañado a la
franquicia desde la entrega de 2008.

Los jugadores consiguen responder de manera real sobre el terreno de juego en
giros y movimientos que no estaban tan bien resueltos en el pasado, sobre todo en
las transiciones entre las diferentes animaciones.

Eso sí, siguen faltando algunas más en pases y disparos que muchas veces se
realizan en posiciones algo antinaturales o demasiado forzadas.

Gráficamente ambos títulos saben recrear equipaciones y estadios oficiales con
fidelidad, además de contar con un buen abanico de recreaciones faciales reales
de jugadores conocidos (seguramente, mayor en número en FIFA que en PES).

La saga de Konami mantiene su gran abanico de posibilidades a la hora de hacer
diversas constituciones de jugadores y crear cuerpos diferenciados, algo que FIFA
ha integrado mejor este año –en los anteriores había mucho cuerpo “clon”- pero
con margen de mejora todavía por delante: jugadores excesivamente musculosos
en primeros planos que no se corresponden para nada con la realidad ni con el
clásico cuerpo de futbolista. Todavía queda margen de mejora en ambos juegos
a la hora de recrear los aficionados de los campos.

Destacar, en el caso de PES, que la versión de One funciona a 720p de resolución.

Sonido
A nivel de sonido, además de recoger varios cánticos reconocibles de la vida real,
ambos juegos destacan por no aprovechar a los narradores que tienen en español.

En FIFA, la pareja de Manolo Lama y Paco González no consigue transmitir la
química que ofrecen en la radio desde hace años, y salvo algún comentario y
anécdota nueva, usan la mayoría de pistas que hemos escuchado durante muchos años.

Al otro lado, Carlos Martínez y Maldini tampoco consiguen trasladar al videojuego lo
que ofrecen en la vida real. Martínez es algo soso y sin la intensidad y pasión que
ofrece en Canal Plus, y Maldini se limita a comentarios que para nada consiguen
transmitir sus conocimientos de jugadores de medio mundo.

A la abrumadora y variada banda sonora de FIFA marca de la casa con todo tipo de
géneros que acompañan en los menús se le apunta también PES, que cuenta con
también una variada selección de artistas de actualidad ofreciendo melodías pegadizas,
ganando en variedad respecto entregas anteriores.



Jugabilidad


Aquí es donde FIFA 15 está cosechando más críticas de parte de su base de usuarios,
ya que el juego se ha ido diluyendo en términos de simulación y ha adoptado unas
mecánicas excesivamente arcade en esta nueva entrega.

Tenemos múltiples novedades que permiten acercarnos todavía más a lo que debería
ser un partido de fútbol: más jugadas de estrategia, más personalización sobre el
rol de los jugadores encima del terreno de juego y las mecánicas de siempre en
ataque (desmarques, paredes, aguantar de espaldas) y en defensa (dos contra uno,
aguantar, presión intensa, etc.) pero hay dos elementos que rompen el equilibrio del
título respecto a anteriores entregas. El primero de ellos, el ritmo de juego.

Se hace tremendamente veloz por momentos, y eso se debe a la excesiva importancia
del stat de velocidad de los jugadores: los delanteros corriendo con el balón son más
veloces que sus defensores sin, y eso acaba convirtiendo el título en muchos
momentos de correcalles.

El segundo es la gestión de la defensa. Los defensas tienen dos problemas: uno que
tardan en reaccionar, y eso provoca que antes de seleccionar al jugador y que este
encare al delantero, el atacante ya se ha ido a toda velocidad.

El otro es que a nivel de velocidad se ven superados por los atacantes que van corriendo,
provocando desequilibrios y haciendo que sea mejor probar el uno contra uno (por movilidad
y reacción el delantero tiene ventaja) que trenzar muchas jugadas.

Más rápido que antes y con este desequilibrio como principal contratiempo.

PES en este sentido tiene un funcionamiento más equilibrado. Tiene un ritmo de juego adecuado
y realista, y el cansancio hace mella en los jugadores a medida que se avanza en el partido.
Eso se nota, algo que se combina bien con unas defensas sólidas que reaccionan a nuestras
órdenes y que pueden controlar todo tipo de ataques, ya sean a base de toque o contragolpes
veloces.

La velocidad no es tan importante, aunque tiene un papel clave como es lógico, los defensas
no se verán tan superados por las carreras de los jugadores más rápidos.
Además los jugadores también se pueden diseñar formaciones dinámicas con las que cambiar la
estrategia de su equipo según cada momento del juego.


Junto a todo ello, también es cierto que la inclusión de movimientos manuales dentro del propio
desarrollo del juego (poder hacer pases manuales, pases en profundidad manuales o los disparos
controlados por nosotros) también nos otorga mucho más control del partido e invita a tener
un ritmo más pausado, aunque no todo funciona como debería y es cierto que por ejemplo los
disparos avanzados siguen buscando las esquinas y los extremos de la portería con demasiada
frecuencia.

En general, ambos títulos mantienen la esencia de su jugabilidad, aunque es cierto que FIFA
ha caído a un lado más arcade por diversos motivos y PES ha conseguido recuperar algo de lo
que se echa en falta desde PES 6.



El balón
Hace mucho tiempo que la física de la pelota cuenta con dos grandes representantes en FIFA
y PES, y en esta ocasión no es excepción. Aunque como siempre hay matices en ambos lados.
El juego de Konami ha encontrado el equilibrio perfecto en su peso; seguramente en anteriores
ediciones el balón “pesaba” demasiado cuando se llevaba pegado al pie, algo que ha sido
corregido y que sumado a su buena reacción en pases largos, por alto y en los disparos lejanos
hacen que sea un balón verosímil y realista en casi todas sus facetas.

En FIFA la sensación en la conducción, en su trayectoria a ras de suelo y en sus parábolas en
disparos con efecto o córners también es correcta, aunque juega en contra el ritmo elevado al
que sale el esférico en muchos casos como los disparos lejanos: se corrigieron mediante un
parche pero siguen siendo algo excesivos en muchas ocasiones.

La sensación de balón de playa en el aire, en todo caso, forma parte del pasado.


Porteros
Los guardametas siempre han sido claves en ambas franquicias. De sus aciertos y errores
emana no solo la sensación de realismo del pes-2015.jpg Captura de pantallajuego sino
también la frustración por ver elementos inverosímiles que pueden romper la inmersión
de un partido. Y seguramente en ambos casos el camino todavía tiene mucho margen
de mejora.

El caso de FIFA es especialmente significativo, ya que se anunciaron los porteros
Next Gen como gran novedad y el resultado final ha sido hasta contraproducente:
han ganado en nuevas animaciones y podremos ver paradas espectaculares, más
movimientos en el mano a mano sacando el guante como si fueran porteros de
balonmano y en general, más ricos en movimientos.

Pero su respuesta ha perdido solidez respecto a anteriores entregas. Muchos balones
que dejan muertos a pesar de ser sencillos, excesivos goles encajados al primer palo
(algo que se había corregido en FIFA 14) y errores en las salidas porque no
responden correctamente. Anteriormente, salir con triángulo era una garantía para
defensas avanzadas, ahora no porque los delanteros regatean con tan solo girar a un
costado y el portero reacciona mal a estas situaciones.

En PES 2015, a pesar de las críticas recibidas durante su desarrollo, han mejorado
ostensiblemente en salidas y también en los tiros desde fuera del área, donde son
mucho más solventes que antes.

También han ganado en efectividad en segundas jugadas y rechaces y en general
responden bien, aunque es cierto que todavía pueden ser más óptimos: tienen algunas
reacciones tardías en los tiros cercanos y pecan de blocar pocas veces los balones
en diversas situaciones, como por ejemplo en jugadas a balón parado.

La sensación es que va a más aunque no son perfectos y en FIFA se ha dado un paso
atrás en este sentido aunque se ha ganado en variedad de movimientos y animaciones.



Licencias


FIFA 15 sigue siendo el auténtico rey de las licencias aunque hay que indicar una cosa:
PES ha ido creciendo también en este sentido. El juego de EA cuenta con una gran
cantidad de ligas y divisiones abrumadora. España, Portugal, Francia, Inglaterra, Italia,
Alemania u Holanda son las más destacadas, aunque tampoco falta la gran novedad en
forma de liga Turca y la presencia de múltiples ligas sudamericanas como puede
ser la argentina, colombiana o chilena.

Una base de datos de miles de jugadores, segundas divisiones (y terceras y cuartas
en el caso de Inglaterra), ligas periféricas como la de los Emiratos Árabes… a lo que
se suma también una gran cantidad de estadios entre los que destaca el hecho de
tener todos los campos de la Premier League. Por el camino, eso sí, sea perdido
la liga brasileña y sigue teniendo pocas selecciones nacionales más allá de las importantes
europeas y sudamericanas.

PES, por su parte, cuenta con las dos primeras divisiones españolas, lo mismo para la
italiana, la inglesa y la francesa a lo que se suman la Eredivise, Portugal, una liga del
resto de equipos de importancia en Europa y varias sudamericanas entre las que está
la brasileña. Tiene contratiempos importantes: la falta de licencias de equipos de Inglaterra
o la ausencia de la liga alemana, que se suplen con la atractiva Libertadores, con la licencia
de la Champions (con su formato, logo y sonidos), La Europa League y el resto de
competiciones de importancia internacional a nivel de clubes.




Modos de juego


A nivel offline, el gran rey de FIFA 15 es el modo carrera: poder hacer de manager
en todos los sentidos: fichajes, ventas, cantera, ojear mercado, ser seleccionador,
etc.

Todo con menús funcionales, noticias, mails y un trabajo muy completo y profundo.
A ellos vuelven las ligas y copas de cada uno de los países licenciados y también
los torneos personalizados. Los partidos con Match Day relacionados con los
enfrentamientos reales de la semana y los juegos de habilidades completan una
oferta clásica y variada que aprovecha las licencias que tiene el juego en cuestión.

En el online, FIFA es casi imbatible. El sistema de temporadas funciona perfectamente,
se mantiene la novedad de las temporadas cooperativas con otro amigo y el siempre
atractivo modo once contra once del Pro Clubs. A todo ello, por si fuera poco, está el
FIFA Ultimate Team, un modo de equipos de fantasía con compra-venta de jugadores,
competiciones online y offline que podría subsistir como “juego solo” para muchos
usuarios.

PES 2015 también cuenta con las ligas y copas que cada uno quiera jugar dentro de
las licencias que tiene. Naturalmente destaca poder jugar la Champions, la Europa
League o la Libertadores, tres licencias de peso, aunque es una lástima que la falta
de licencias de equipos pueda acabar empañando una Champions con el Arsenal “falso”,
para entendernos. El modo destacado offline es la liga Master, pudiendo jugarla
con equipos reales o con la ya clásica plantilla base con la que empezaremos de cero
y que es mucho más accesible que en anteriores entregas, aunque con mejoras en el
sistema de fichajes, algo que demandaban desde hace tiempo los usuarios.

Lo que funciona no debe tocarse. Junto a esta modalidad, el Ser Leyenda que nos invita
a jugar con un solo jugador intentando hacerse un hueco en el equipo titular. En el online
lo más destacado es el MyClub, una especie de réplica al FUT de FIFA pudiendo hacer
nuestro equipo, fichar y traspasar, aunque no cuenta con tantos elementos como el
juego de EA (consumibles, química entre jugadores, etc).

También podemos encontrarnos diversas copas y divisiones en línea y partidos de hasta
once contra once.

Conclusión


Para muchos, que ambos juegos tengan un 8,4 en Metacritic significa no mojarse, pero
la realidad es que después de tantos años, es más que significativo que en esta revista
hayamos apostado por un empate técnico que, como se ve en los apartados, no es tal,
y que es un aviso a navegantes: PES va en serio.

No se empata porque sean iguales, sino por muchos motivos diversos que suman y
restan en cada caso. Estamos en una situación inédita que se podría resumir de la
siguiente manera: PES 2015 es seguramente el mejor juego de fútbol de Konami de
los últimos seis años, desde que ese 2008 empezara a hacer tambalear la franquicia.

Por su parte, FIFA 15 es probablemente el menos inspirado de la saga de EA desde
que en 2008-2009 iniciaran su reinvención hasta el estrellato conseguido a partir de 2010.
Uno ha bajado algún peldaño, el otro ha vuelto a primera división.

Seguramente, los que lleven con FIFA estos años no estarán del todo satisfechos con
lo que tienen delante aunque aprecien varias mejoras evidentes y mantengan
fortalezas de esta entrega en forma de licencias, modos, posibilidades en el terreno de
juego casi infinitas y demás. En el otro lado, PES 2015 puede empezar a recoger lo
que gran parte de su base ha ido reclamando, aunque sigue sin conseguir la
excelencia que tuvo hasta PES 6. PES ha crecido y se pone en disposición de asaltar
el trono de manera seria; FIFA ha dado un frenazo por algunas decisiones y mecánicas
que han empeorado un producto que no deja de ser sólido y completo.

Ninguno de los dos juegos de este año seguramente está en disposición de convencer
a los del otro lado, pero si saben que tienen un partido que puede ser decisivo dentro de un año.





http://www.consolasdejuegos.com/novedades-1/fifa_15_vs_pes_2015-2692
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New