Check the new version here

Popular channels

Forenses argentinos en busca de los 43 estudiantes mexicanos



México: cómo es la tarea de los forenses argentinos que buscan a los 43 estudiantes desaparecidos

Los familiares de los jóvenes acudieron al Equipo Argentino de Antropología Forense para que realicen los peritajes independientes del caso; hasta el momento analizaron 24 cuerpos que no corresponden a los normalistas



Movilizados por la desesperación, la ansiedad y la impotencia, los familiares de los 43 estudiantes que desaparecieron el pasado 26 de septiembre en Iguala necesitaban confiar en alguien para encontrarlos. De la mano de los organismos de Derechos Humanos de México, donde las desapariciones son un flagelo cotidiano, llegaron hasta el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y depositaron en ellos su confianza, mientras siguen reclamando que los jóvenes aparezcan vivos.

"Cuando surgió este hecho [la desaparición], los familiares pensaron que les podíamos dar tranquilidad", dice a LA NACION el presidente del equipo, Luis Fondebrider, quien desde Buenos Aires coordina el grupo de diez personas -antropólogos, arqueólogos, especialistas en balística y biología- que trabaja en México desde el 5 de octubre para resolver el misterio de los estudiantes que conmueve al mundo.

Fondebrider, un antropólogo de 51 años, creó el EAAF junto a un grupo de profesionales en 1984 para tratar de encontrar e identificar a los miles de desaparecidos que había dejado la dictadura argentina. Dos años después, el equipo comenzó a trabajar en otros países y hoy es una institución con un enorme prestigio mundial, tres oficinas (en Buenos Aires, Córdoba y Nueva York) y un historial de actividades en los cinco continentes.



En México realizan trabajos desde hace diez años. Han trabajado con miles de cuerpos sin cara y sin nombre que son buscados por familiares desesperados en un país asediado por el narcotráfico. En muchos casos, lograron llevarles certezas a esas familias sumidas en la incertidumbre. Ahora enfrentan el desafío de hacer lo mismo.

¿Como trabajan?

Después de que la Procuraduría General de la República (la Fiscalía mexicana) aceptara que el EAAF realizara el peritaje independiente en las pesquisas sobre la desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, comenzó el arduo trabajo de los especialistas que llegaron desde la Argentina, Estados Unidos, Francia, Colombia y Uruguay, bajo la coordinación de Mercedes Doretti, una de las fundadoras del Equipo.

Los forenses se encargan de la recuperación, el análisis y la eventual identificación de los cuerpos.

La búsqueda de los restos humanos se realiza a través de testimonios de la gente y de los conocimientos de la arqueología forense. Una vez en el terreno, recuperan el cuerpo, documentan adecuadamente los hallazgos y después los transportan a los laboratorios donde se reconstruye el perfil biológico y, de ser posible, genético del cuerpo. Esta información finalmente es comparada con los datos aportados por los familiares y sus muestras de sangre.



¿Cuánto demora este proceso? "Hay casos que demoran meses, años, y otros que son más rápidos. Depende de la condición de los cuerpos, cuán completos están, cómo están fraccionados... Es difícil precisar cuánto tiempo se va a tardar con cada caso", señala Fondebrider. Sin embargo, repara que "todos los casos son complejos". "Nosotros trabajamos con huesos, no con el cuerpo fresco, y un esqueleto tiene menos indicadores que un cuerpo", explica.

Ayer, el EAAF, a través del centro de derechos humanos Tlachinollan, difundió su primer informe sobre este caso, tras el levantamiento de evidencias en dos lugares: Cerro Viejo y La Parota.

"Hasta el momento no ha habido identificaciones entre los restos recuperados en las tres localidades mencionadas y los 43 normalistas", informaron, en base al análisis de 24 de los 30 restos que están en sus laboratorios. Sobre los seis restantes esperan resultados en breve.

A fines de la semana pasada, la Fiscalía mexicana anunció que los jóvenes podrían haber sido asesinados y mostró el testimonio de sicarios detenidos que afirmaban haber incinerado sus cuerpos durante 14 horas en un basurero de la localidad de Cocula, cerca de Iguala.
Los forenses argentinos intervinieron en el levantamiento de restos y evidencias en esas fosas, pero la Procuraduría anunció que los restos calcinados y cenizas encontrados allá serán enviadas a un laboratorio de Innsbruck, Austria, para tratar de identificarlos. "Están en malas condiciones, por eso se mandan a Austria", explica Fondebrider.
Los forenses del equipo tienen un contacto "casi cotidiano" con los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos, señala Fondebrider, quien remarca la importancia de "cuidar las expectativas" de esas personas con cada noticia.



"Tenemos casi 30 años de experiencia. La relación con el familiar tiene que ver con un proceso de transparencia con ellos, atendiendo sus dudas, teniendo cuidados con las expectativas que se desarrollan", comenta el antropólogo de 51 años, quien comentó que "además hay equipos de contención psicológica".
"Nuestro rol tiene que ver con mantenerlos informados. Los familiares saben cómo se están haciendo las cosas, pueden ver los informes. Es una forma diferente de lo que se hace habitualmente y como se trabaja en la Argentina", comenta sobre este caso especial, con una sobreexposición mediática. "Es atender el derecho que tiene un familiar, que no se entere por la prensa", dice en ese sentido.
Fondebrider, quien desde hace tres décadas está detrás de aquellos que se intentan ocultar, subraya que cada caso, en cada país, es distinto. Los contextos, las evidencias y los pasos a seguir son diversos. Pero hay un punto en común: "Para los familiares de los desaparecidos, el dolor y la incertidumbre es lo mismo".
0
0
0
0No comments yet