Fracasó la gestión de Adeba, ahora negociarían los bancos ex

DEFAULT

Fracasó la gestión de Adeba, ahora negociarían los bancos extranjeros


La conferencia de prensa del ministro de Economía, Axel Kicillof, ayer (30/07) en el consulado argentino no habría ayudado a la negociación de la comitiva de Adeba para comprar la deuda defaulteada. La gestión fracasó y están regresando al país. Lo admiten medios paraoficialistas como el diario BAE, y Ámbito Financiero, aunque este último revela que sigue en pie otra gestión con los fondos buitre, a través de entidades extranjeras como el Citibank, JP Morgan y el HSBC.
31/07/2014|07:58

 
El banquero Jorge Brito se retiró de la negociación


VALOR AGREGADO



Pese a Kicillof, Adeba sigue negociando pero no es tan fácil...
Argentina entró en default, y Kicillof dijo sobre la oferta de Adeba, "los banqueros no fueron a la reunión"
Antes de la conferencia de prensa de Kicillof, S&P declara a la Argentina en "default selectivo"




CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Anoche (30/07) adelantábamos en Urgente24 que la gestión de los banqueros privados encabezada por Jorge Brito para comprar la deuda defaulteada estaba camino al fracaso especialmente por el contenido de la conferencia de prensa de el ministro de Economía, Axel Kicillof, en el consulado argentino. Se adelantaba así –anoche- el regreso a Buenos Aires de la comitiva de Adeba, lo que este jueves (32/07) confirman incluso medios paraoficialistas.




Según El Cronista, los negociadores dieron por terminadas las tratativas cuando Kicilloff dijo en conferencia de prensa que no se les puede pagar más a los holdouts que a los bonistas que entraron a los canjes de deuda.


Automática la comitiva de ADEBA se levantó de la reunión con los integrantes de los fondos buitres en Nueva York y emprendieron el regreso a Buenos Aires.


El Plan de Adeba era comprarles la deuda a los buitres para que el juez de Nueva York, Thomas Griesa, repusiera el stay que le permitiría a la Argentina pagarles a los bonistas del canje y evitar el default o levantarlo en un plazo muy breve.


Luego, los bancos negociarían con el Gobierno cómo cobrar esos bonos recién en enero de 2015, cuando ya no esté vigente la cláusula RUFO por la que el Gobierno se niega a negociar con los fondos buitre y que podría activar otros reclamos de bonistas reestructurados.


El diario paraofocialista, BAE, (muy cercano a Kicillof) admite también que las negociaciones entre los fondos buitre y la delegación de la Asociación de Bancos de Capital Nacional (Adeba) terminaron abruptamente en medio del discurso del ministro de Economía.


Los enviados de la cámara que conduce Jorge Brito (Banco Macro), encabezados por el expresidente de la cámara de AFJPs, Sebastián Palla, embarcaron anoche de regreso a Buenos Aires tras dos reuniones con el fondo NML en las cuales habían empezado incluso a discutir el monto de la transacción. Las tratativas naufragaron debido a que los buitres exigían dinero en efectivo como condición sine qua non.


BAE sugiere lo que Ámbito Financiero luego confirma: que sigue abierta la posibilidad de que tomen la posta bancos extranjeros con sede en el país e incluso la gran banca de inversión de Wall Street.


“Estábamos negociando hasta que empezó a hablar el ministro y ahí cambió completamente la situación. Los fondos dieron por terminado el debate porque él dijo que no se podía ofrecer nada más que a quienes entraron al canje y nosotros nos levantamos y nos fuimos”, confirmó una fuente al matutino.


Para Ámbito Financiero, avanzaban las negociaciones con los fondos buitre a través de entidades extranjeras entre las que se hallan Citibank, JP Morgan y el HSBC. Ese medio insiste en que este jueves seguirán las reuniones en Nueva York y en Buenos Aires para avanzar con el acuerdo.


Incluso afirma que sobre los montos a pagar no hay discusión, dado que el número final para comprar a acreedores el reclamo contra la Argentina oscila en torno a los US$ 1.400 millones. Había pujas sobre las cuotas; los fondos buitre exigen contar con US$ 700 millones antes de fin de año. El acuerdo apuntaría a pagar ahora US$250 millones y el resto en cuotas, siempre con títulos argentinos en dólares. También se estaba a la búsqueda de algún mecanismo que reemplace en el plan original de Adeba a Sedesa, la entidad que garantiza los depósitos y la que daba la garantía de recupero a las entidades participantes.