Popular channels

Francia, ya pueden destituir al Jefe de Estado

* El Senado aprueba una ley que regula el proceso de expulsión del jefe de Estado

* Se podría proceder a ello si el mandatario 'falta a sus deberes'





Pongámonos en la hipótesis kafkiana de que el presidente francés, François Hollande, cansado de la presión a la que le someten la oposición y los ciudadanos, se planta y se niega a reunir al Consejo de Ministros, se opone a firmar las leyes aprobadas por los diputados o, en un caso más extremo, decide cometer un homicidio.

A partir de ahora Francia podría, si quiere, echarle del cargo por estas faltas gracias a un curioso proyecto de ley aprobado esta semana por el Senado galo que permite destituir al jefe del Estado en algunos supuestos, algo sin precedentes en la V República.

Esta disposición regula el procedimiento a seguir para hacerlo si éste "falta a sus deberes de manera manifiestamente incompatible con el ejercicio de su mandato". Es una manera de compensar la inmunidad presidencial de la que disfruta el jefe de Estado y que impide, por ejemplo, que los jueces persigan sus posibles delitos.

La Constitución ya contemplaba, en su artículo 68, la posibilidad de que diputados y senadores inicien el proceso para destituir al jefe del estado, gracias a una modificación que se hizo de la Carta Magna en 2007. Sin embargo, aún no existía el reglamento que dice en qué casos y cómo se debe hacer. Ningún gobierno se había atrevido a darle el empujón final, quizá por miedo a abrir la 'caja de Pandora'.

Ahora los representantes institucionales ya cuenta con una herramienta para, llegado el caso, recurrir a esta opción que les brinda la Carta Magna. Sólo falta la bendición del Consejo Constitucional para que entre en vigor.

Falta a su deber

Aunque esta ley cubre el vacío legal que existía al respecto sigue siendo ambigua y da lugar a la interpretación. No concreta bien cuáles son los casos de "falta grave a su deber" que podrían justificar su destitución. La norma tiene algunas grietas. Por ejemplo, si diputados y senadores decidieran expulsar a François Hollande, éste debería convocar elecciones, pero nada le impediría volver a presentarse ni, si así lo deciden los ciudadanos, volver a ser elegido.

El experto en Derecho Didier Maus detalla al diario 'Le Monde' algunos de estos supuestos en los que las cámaras podrían expulsarle si "bloquea el funcionamiento regular de los poderes públicos". Por ejemplo, si no firma las leyes que aprueba el Parlamento o usa los poderes públicos que se le otorgan de manera abusiva. También si tiene un "comportamiento personal incompatible con la dignidad de su función" como cometer un crimen.

En ese momento los diputados y senadores podrían aprobar su expulsión en un complejo proceso de cinco etapas. El presidente perdería su inmunidad presidencial, se convertiría en ciudadano ordinario y debería responder ante la Justicia, como cualquier francés.

Temor político

Es curioso que la disposición se haya aprobado ahora, con Hollande en el Elíseo, el presidente más impopular de la V República. La norma llevaba pasando de gobierno a gobierno desde hace casi una década. Jacques Chirac prometió desarrollar el reglamento de aplicación de la ley pero finalmente quedó en papel mojado.

Según Didier Maus, "quizá evitaban aprobarla porque tenían la idea de que si se abría la puerta a esta posibilidad, era para hacer uso de ella". El proceso es tan complejo y farragoso que impide que se recurra a él de manera abusiva. Además, la propuesta de expulsión debe estar motivada y un diputado no podría firmar dos durante un mismo mandato. "No es una incitación a poner en duda la responsabilidad del presidente. Esperamos que esta disposición no tenga que aplicarse nunca", asegura Maus.
0
0
0
0No comments yet