Check the new version here

Popular channels

Fue un primer paso en Falcioni

00:00 | INDEPENDIENTE 1 - COLON 3
Fue un primer paso en Falcioni

Colón sorprendió a todos: fue peludo del equipo de Pelusa, que ya ganaba 2-0 a los ocho minutos. Independiente no tuvo fútbol ni alma y se fue silbado por su gente.



Independiente fue un soberano fracaso por cómo perdió la posición defensiva en las narices del área chica, su inopinada cultura de una simplificación grosera en su juego, con zapatazos a la marchanta o traslados sin toque, y por la previsibilidad de sus ataques.

Colón, con sus jugadas preparadas con pelota parada, manejo de los espacios, jugó un partido perfecto desde el ideario de Falcioni y la resolución en el primer tiempo, con regulación y aguante después.

El fuego sagrado que encendió la hinchada del Rojo, desde el arranque, no fue correspondido en la cancha: hubo frialdad culposa del equipo cuando no tenía la pelota, e inexpresividad cuando la tenía. Todo al revés: el futbol pretendidamente voluptuoso, arrollador, que podría perfilarse —y así fue imaginado desde el pizarrón— de acuerdo con la formación, quedó minimizado por un triturado entre el mediocampo y el fondo. Además, y determinante, fue la suprema eficacia que mostró Colón en las jugadas paradas. Indescifrables para Matheu, Gioda, Abraham y compañía. Por todo eso, silbó la hinchada a su equipo.

El impacto de tres llegados de gol en 8 minutos (dos convertidos, uno evitado por Ustari ante Sand), había sellado a fuego el devenir del partido y el resultado. El negocio visitante era buscar la espalda de Pusineri-Eluchans, con la imperfecta cobertura de Abraham. Se generaron faltas. Allá iba Centurion para tiros libres o córners. Y Sand estaba hecho un demonio. Y Ramírez también, agrandados por el desconcierto y desajuste rival.

El desarrollo se acomodaba bárbaro para ese mediocampo renovadísimo de Colón donde Falcón viabilizaba el enfoque estratégico de ganar espacios por la izquierda rival. Hubo un relumbrón, con dos guapeadas de Montenegro, y un par de centros no desatinados (como la mayoría), de Machin. Igual, Colón consiguió tres goles en el primer tiempo; Independiente, que amonestaran a tres rivales. Burruchaga metió a Rodrigo Díaz para inventar algo, ya que el tridente (con el Rolfi Montenegro de 9 atrasado) no daba pie con bola. También Sosa aportó algunos giros. Entre tantas trepadas inocuas de Eluchans, una la salió bien, inusitadamente mejorada por Denis con un hermoso tacazo de costado y de emboquillada: 3-1.

Después, Grisales durmió el juego. Independiente ya se había dormido.



fuente: http://www.ole.clarin.com/notas/2007/02/10/01361192.html
0
0
0
0No comments yet