Check the new version here

Popular channels

Fuerte señal de la Iglesia para las parejas de homosexuales



Musica para ambientar ♫♪ 
(Imagine dragons -Radioactive)



Cambios en el VaticanoEstá en un documento difundido ante el Papa por el Sínodo Mundial de la Familia. Habla de la realidad de los divorciados, convivientes y de los aspectos “positivos” de las parejas del mismo sexo.
Momento. El papa Francisco, ayer por la mañana, en uno de los salones en los que se lleva adelante el Sínodo sobre la Familia en el Vaticano. Los debates comenzaron hace dos semanas. /AP

TAGSEdición Impresa
1opiná3shares 0 3
Julio Algañaraz
En un dramático cambio de tono, un documento elaborado por el Sínodo de Obispos del Vaticano dijo ayer que los homosexuales tenían“dones y atributos para ofrecer” y se preguntó si el Catolicismo podría aceptar a los gays y reconocer los aspectos positivos de las parejas del mismo sexo. El documento, preparado después de una semana de discusiones en una asamblea de 200 obispos sobre la familia, dijo que la Iglesia debería desafiarse a sí misma para encontrar “un espacio fraternal” para los homosexuales, sin comprometer la doctrina católica sobre familia y matrimonio.
El cambio más audaz se refiere a la unión de parejas del mismo sexo, aunque rechaza en forma terminante la equiparación a un matrimonio. El teólogo Bruno Forte, que habló en la rueda de prensa de ayer por la tarde, dijo que “me parece claro que un ser humano involucrado en diversos experiencias tiene derechos que deben ser protegidos”, en alusión a las relaciones permanentes de parejas del mismo sexo.
Tras la primera fase del Sínodo Extraordinario que comenzó el domingo 5, con 240 intervenciones de los 257 participantes, de los cuales 191 son padres sinodales con derecho a voto, ayer se inició el trabajo de los “grupos menores”, divididos en diez grupos (seis en italiano, tres en español y tres en inglés), que elaborarán el documento final tomando como base la “Relación tras el debate” que resumió las orientaciones de los debates generales.
El cardenal húngaro Peter Erdo, relator del Sínodo, fue el encargado de presentar, ante el papa Francisco, la “Relación tras el debate”, que contiene novedades muy significativas. Hay que recordar que este Sínodo Extraordinario convocado por Francisco hará solo propuestas y será complementado por un Sínodo Ordinario sobre la Familia, donde se tomarán las decisiones sobre la base de las propuestas que de este fin de semana.
El cardenal Erdo dedicó especial “atención a las parejas del mismo sexo”. Señaló que ellas “tienen dones y cualidades para ofrecer a la comunidad cristiana: ¿Estamos en grado de recibir a estas personas garantizándoles un espacio de fraternidad en nuestras comunidades?”. El documento señala además que “ sin negar las problemáticas morales relacionadas con las uniones homosexuales, se toma en consideración que hay casos en que el apoyo mutuo, hasta el sacrificio, contituye un valioso soporte para la vida de las parejas. Además la Iglesia tiene atención especial hacia los niños que viven con parejas del mismo sexo, reiterando que en primer lugar se deben poner siempre las exigencias y derechos de los pequeños”.
El cambio respecto a la posición tradicional de la Iglesia frente a la homosexualidad luce enorme.
Hasta ahora era considerada un “intrínseco desorden” y en otros tiempos el delito de sodomía era castigado por la inquisición con la pena de muerte con la pira en la plaza pública. Aunque en el pasivo del Sínodo queda la exclusión de los jóvenes en los testimonios (ninguno participó como auditor), un tema que según todas las encuestas les interesa vivamente es el del uso de los anticonceptivos. El documento que leyó el Relator del Sinodo sobre la “trasmisión de la vida” y el desafío de la disminución de los nacimientos, invitó a descubrir “el mensaje de la Enciclica Humanae Vitae de Pablo VI, en el que se subraya la necesidad de respetar la dignidad de la persona en la evaluación moral de los métodos de regulación de la natalidad”. Estas palabras son ambiguas, pero parecen abrir el debate acerca de una mayor flexibilidad de la Iglesia en el uso de los anticonceptivos, que reclaman también muchos matrimonios católicos.
La apertura sin precedentes hacia las vidas reales de los católicos “muestra claramente que el Sínodo atiende las experiencias complejas y busca tratarlas con misericordia, como hizo Jesús, dijo el escritor jesuita James Martin.
El documento “tras el debate” que ahora consideran los diez “grupos menores” divididos en tres idiomas, los obispos dijeron que se debe aceptar “ la realidad positiva de los casamientos civiles e incluso las convivencias, para ayudar a la pareja a comprometerse eventualmente en el matrimonio religioso”. Al parecer en el Sínodo se impuso la idea de aplicar el concepto teológico de la “ley del paso gradual” en las situaciones familiares difíciles, para estimular a los fieles a dar un paso por vez en la búsqueda de la santidad.
La Relación no tomó partido en la cuestión de los divorciados vueltos a casar.
Mientras una amplia ala conservadora quiere dejar las cosas como están en nombre del matrimonio indisoluble por voluntad divina, los aperturistas, encabezados por el Papa Francisco, proponen volver a admitir a los católicos a través de un camino penitencial.










- click en el gif para seguirme -









0
0
0
0No comments yet