Check the new version here

Popular channels

Futbolistas vs Cientificos Mexicanos

Esto salió solo en la TV en canal 11, y solo se publicó en la Jornada.

Rene Drucker Colin

Una muestra de la vida nacional
El 4 de junio del presente año, Carolina Aranda Cruz, de 11 años,
estudiante de quinto de primaria, fue invitada a dar un discurso en
el World Trade Center ante cientos de pediatras y del secretario de
Salud. Su discurso terminó con una frase devastadora:

'Pobre México nuestro, tan cerca del futbol y tan lejos de la ciencia'.

Algunos extractos de su discurso son apabullantes; Carolina
dice:

'¿Por qué apoyar más a los futbolistas que a los científicos?


¿Son mejores personas?

¿Producen mayor riqueza?



¿Nos divierten más?
No creo, gracias a los científicos también nos divertimos, ellos
inventaron las computadoras, los ipods, los simuladores. Además,
salvo algunos casos, los jugadores de futbol nos hacen ver muy mal
mundialmente y nuestros científicos,que nadie apoya, no'. Y en otro
segmento de su discurso expone: 'Me da pena que nuestro gobierno y
nuestros empresarios inviertan tanto en futbol y seamos tan malos.
Me da pena que inviertan tan poco en ciencia y seamos tan buenos.
Tenemos la mejor universidad de Hispanoamérica, según la revista
Time, y cada vez le damos menos recursos a la UNAM. ¿Por qué no
apoyar a lo que ya dé resultados? Un país que no invierte en ciencia
y educación siempre será un país pobre. ¿Queremos un México pobre?'
¡Qué les parece! Carolina le dio al clavo, y por demás, pues tiene
razón.
Ya lo vimos, por poco perdemos en futbol con Cuba, país donde ese
deporte casi no se juega, y perdimos con Honduras. Pero ejemplos de
ésos abundan en la historia del futbol mexicano.

Por otro lado, cabe mencionar otra vergüenza. El discurso de
Carolina sólo tuvo eco en un medio de comunicación escrito y en uno
televisivo. La pobreza noticiosa de los medios de comunicación
también se evidenció. Y las cosas no cambian. Hace más o menos seis
años, tres jóvenes mexicanos ganaron medallas de plata y bronce en
una olimpiada científica en Dinamarca, donde compitieron 52 países.
Ningún medio de comunicación vio importancia alguna en mencionarlo
en algún segmento. Estaban muy ocupados con señalar las medallas de
Ana Guevara, de quien también estamos muy orgullosos. Pero tanta
diferencia, ¿se vale? Yo pienso que no.

La semana que acaba de pasar Televisa llevó a cabo su foro anual
llamado Espacio. Creo que cerca de 5 mil universitarios asisten
para escuchar a diversos personajes de la vida académica y
política. Entre los invitados estuvo el actual director del Consejo
Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Juan Carlos Romero
Hicks. La ocasión hubiera sido perfecta para hablar sobre los
proyectos que tendría el Conacyt para impulsarlas oportunidades en
la ciencia para los jóvenes, o de las estrategias para desarrollar
la tecnología que requiere el país en los próximos años y que
podría abrir abanicos de oportunidad para la juventud. Pero no,
habló sobre la moral. Yo no tengo nada en contra de la moral, pero
hubiera sido moralmente más correcto para el director del Conacyt
explicar, presentar o desarrollar temas sobre los cuales cientos de
jóvenes en el país están preocupados y que se relacionarían con su
futuro como mexicanos con oportunidades.

0No comments yet