Check the new version here

Popular channels

Gabriela Cerruti: "La Ciudad no es gorila"



La precandidata a jefa de Gobierno por el FpV se sumó al café político de Infobae y se mostró convencida de que el kirchnerismo gobernará la CABA. Su relación con la marihuana, la devoción por Kicillof y el rechazo a Macri: "En privado niega los desaparecidos"





"Dicen los astros que estoy bien aspectada para el domingo", advierte Gabriela Cerruti sin que se le mueva un músculo de la cara. Son poco más de las tres de la tarde del miércoles 22 de abril y la legisladora de Nuevo Encuentro se acomoda con decisión en la cabecera de la mesa de un bar del barrio de Palermo, donde a lo largo de 35 minutos de charla ofrecerá numerosas muestras de que de moderada y timorata no tiene nada.

En los primeros instantes de la charla de café que mantiene con cuatro periodistas de Infobae, la aspirante a jefa de Gobierno por el FpV marca la cancha de entrada. "¿Por qué no hay una entrevistadora mujer entre ustedes?", inquiere antes de extender su defensa del género femenino al terreno electoral. "Llegó el momento de (que haya) una jefa de Gobierno mujer, pero que sea una Gabriela con buena onda. Y esa soy yo", promueve y se diferencia de Michetti entre risas.

Inmune a lo que dicen las encuestas, se muestra "absolutamente convencida" de que el kirchnerismo tiene reales posibilidades de gobernar una Ciudad que "no es gorila ni está atada al PRO"; por el contrario, considera que es un distrito "librepensador" en el que "la mayoría" de sus habitantes "fuma marihuana".



Cerruti bebe un sorbo de su macchiato doble y cuenta que está "feliz, excitada y eufórica" por la campaña electoral que la tiene como una de las siete opciones de la interna porteña del Frente para la Victoria. Y sugiere con osadía que "la mejor fórmula del FpV para ganar la Ciudad sería Cerruti-Recalde", con ella en primer lugar, "al menos hasta el domingo". Salvo por el orden de los nombres, suena a un adelanto encubierto de lo que puede suceder en el espacio oficialista luego de las PASO.

No le mueven un pelo los sondeos que hablan de un triunfo arrollador del PRO y que la muestran lejos de imponerse en la interna kirchnerista. "Las encuestas que aparecen antes de las elecciones son parte de las operaciones políticas", sentencia mientras mira fijo a los ojos de su interlocutor.

Cree que los relevamientos de los principales consultores "suelen subestimar el caudal de votos del kirchnerismo". Y avisa que en la calle lo que se siente es muy diferente: "Algo está pasando con el FpV en la ciudad. Como espacio estamos cerca de los 25 puntos y la gente te dice 'defiendan a Cristina, que esto no se termine, que se termine (Mauricio) Macri'".

MACRI ES CLARAMENTE LA DERECHA MODERNA, ALGUIEN QUE EN PRIVADO AÚN HOY DISCUTE QUE HAYA HABIDO DESAPARECIDOS EN ARGENTINA

La figura del líder del PRO se mete en la charla y Cerruti se enciende. La autora de El Pibe, un libro que repasa a fondo la historia del actual jefe de Gobierno, dispara sin contemplaciones contra el referente opositor y lo define con una revelación temeraria: "Macri es claramente la derecha moderna, es una persona que en privado todavía el día de hoy sigue discutiendo que haya habido desaparecidos en la Argentina; por más que haya adoptado para afuera el discurso de los derechos humanos porque sabe que es lo políticamente correcto".

-¿Le consta eso?

-Absolutamente, Macri ha estado en cenas privadas donde han estado amigos míos y ha dicho: 'No es cierto, no fueron 30.000 sino 8.000. En realidad se exiliaron...'. Es una persona que tiene esa cabeza y que nunca ha salido de ahí. Por suerte tiene hijos con otra mirada, de otra generación, que lo han ablandado en algunas cosas. Pero su proyecto nacional es la restauración del gobierno liberal.

La marihuana, el periodismo, su ídolo Kicillof y el rechazo a Scioli

La mujer que sueña con gobernar la Ciudad es desde hace años dirigente política, pero mucho antes fue "periodista militante"; incluso en el viejo Página/12, de la mano de un Jorge Lanata que, cuenta, "también nos hacía hacer periodismo militante" y hoy se convirtió en "un político opositor que hace periodismo". En la misma vereda ubica a los principales medios de comunicación.



"Nosotros vamos a gobernar esta ciudad; en julio, en diciembre o en 2019, pero vamos a gobernar la Capital", repite Cerruti como un mantra, convencida de que al kirchnerismo le queda mucho hilo en el carretel porque está "muchísimo más fuerte" que en otros momentos. "Es una fuerza con una identidad que se va a seguir defendiendo con el presidente que esté. Nosotros esperamos que no sea (Daniel) Scioli sino uno más cercano a nosotros", augura y se distancia del ex motonauta.

-¿Lo votaría a Scioli si fuera el elegido para la sucesión?

-Si es el elegido, no; si gana la interna del Frente para la Victoria, sí. Vamos a las PASO y ahí vemos. A nosotros nos gustaría un candidato más cercano a la Presidente

-¿Quién sería ese candidato?

-Si a mí me preguntan digo Axel (Kicillof), que es mi ídolo... Soy re KiciLove (sonríe y suspira) y se lo digo permanentemente. Me parece alucinante que tengamos un ministro de Economía así, que es un cuadro político, buena onda, honesto, que además de hacer todo bien lleva a sus hijos a que hagan los deberes al ministerio porque es buen padre. Realmente es un objeto de admiración para la juventud kirchnerista.

EL KIRCHNERISMO VA A SEGUIR VIGENTE CON EL PRESIDENTE QUE VENGA. NOSOTROS ESPERAMOS QUE NO SEA SCIOLI SINO UNO MÁS CERCANO. A MÍ ME GUSTARÍA AXEL (KICILLOF), ES MI ÍDOLO

El futuro ya llegó y la precandidata del FpV está enfocada en la contienda electoral que se viene. "Me manejo con pensamiento positivo, incluso en presente: ya ganamos", vaticina con la mirada puesta en el domingo. Sin embargo, la entrevista no puede finalizar sin una referencia a la identificación de su figura con la legalización de la marihuana, que se instaló cuando decidió contar públicamente que cultivaba su propia planta y se potenció tras protagonizar hilarantes debates mediáticos.

"Mi mamá casi se muere, pero para mí no es un tema, yo fumo socialmente como la mayoría de los porteños. No hay reunión a la que uno vaya en la que no aparezca un porro. Si no se debate más la legalización es porque todo el mundo fuma sin problemas. Hay que dejar de lado la hipocresía en la ciudad de Buenos Aires", dice con convicción y sin temor de espantar a la franja más conservadora del electorado porteño. "Soy lo que soy...", canta y ríe con ganas, segura de que el domingo los astros estarán alineados a su favor.


0
0
0
0
0No comments yet