About Taringa!

Popular channels

Gadafi era un aberrado sexual



Muamar Gadafi es noticia tras su muerte porque secretos de su vida privada han salido a la luz pública, en ésta oportunidad lo hizo su ex-cocinero de nombre Faisal quien asegura en una entrevista publicada por el diario The Sunday Time que el ex-dictador Libio era adicto a la <> conocida comercialmente como Viagra.

Faisal, de 29 años de edad, quien fuese cocinero de Gadafi durante siete años, aseguró que el excomadante libio les pidió a sus colaboradores que compraran un alargador de pene en París.

<> comenta Faisal.




El uso excesivo de la Viagra por parte de Gadafi preocupaba a su enfermera particular de nacionalidad ucraniana, ya que el uso irresponsable de la <> entre otras cosas causa graves problemas de esterilidad porque la recurrente erección con esa droga deteriora la calidad del esperma.

Algunos miembros de su personal de confianza empiezan a soltar la lengua, y comentan que a Gadafi le gustaba buscar amantes jóvenes en universidades locales, además de mantener sexo con sus guardaespaldas femeninas, algunas de ellas lo acusaron de agresión sexual y violaciones

Una especie de madame para Muamar Identificada como Safía a petición de la fuente, ésta mujer relata para el diario francés Le Monde cómo fue violada, maltratada y herida durante cinco años por el expresidente libio.



De acuerdo a lo publicado por el diario, cuando la joven tenía apenas 9 años de edad, su familia se trasladó a la ciudad natal de Gadafi y creían que era un privilegio el que había recaído sobre ella. En el 2004 a los 15 años, la joven quien estudiaba en el Instituto de Sirte fue escogida para entregarle un ramo de flores a <>; posterior a ese encuentro él la obligó a beber alcohol y a drogarse.

Durante el tiempo que la retuvo la violó y la maltrató física y psicológicamente. <> asegura la joven para el diario francés.

Safía descubrió que la seña usada por el ex-dictador para su gente de seguridad, cuando le gustaba una mujer, era ponerle la mano en la espalda y acariciarle lentamente el cabello.

A la semana de entregarle las flores a Gadafi, tres mujeres uniformadas llamadas (Salma, Mabruka y Feiza) llegaron a la peluquería de la madre de Safía, asegurando que el líder quería verla y darle algunos obsequios. Según lo contado por la joven fue llevada en caravana hasta el desierto donde se encontraba el líder libio, quien antes de pedirle que se fuese a vivir con él le preguntó sobre los orígenes de sus padres y sus posibilidades económicas.

Lujos y confort fue lo que le prometió Gadafi a Safía, la joven con muchos sueños y maravillada por el lujo fue surtida de lencería sexy y enseñada a desvestirse al ritmo de la música y a otros deberes para complacer a Muamar.



Una vez instalada en el palacio, Safía compartió habitación con una joven de Bengasi quien también fue llevada por el líder libio al <>, sin embargo no muy lejos del palacio, Gadafi tenía a su disposición a una veintena de jóvenes de edades comprendidas entre 18 y 19 años disfrazadas de guardaespaldas.

En el caso particular de Safía, Gadafi la reclamaba entre dos o tres veces a la semana y tras sus encuentros sexuales la mujer salía con morados, mordiscos y desgarros. Además de la adicción al sexo, a Gadafi le gustaba dar frecuentes fiestas en las cuales se podían ver a maniquíes italianas, belgas o estrellas del cine egipcio, especialmente apreciadas por los hijos de Muamar. <>.

Los miedos de Gadafi Su rostro tensado ya evidenciaba la adicción de Gadafi por la sustancia posmoderna (botox) para desvanecer las marcas de la edad adulta, éste hombre se sometió a varias a cirugías estéticas e implante de cabello, el cual se tuvo que retirar meses después tras sufrir una reacción alérgica, su complejo afectó a los libios, pues les prohibió usar el cabello largo.

De acuerdo a Wikileaks Gadafi era hipocondriaco, asimismo era adicto a los exámenes médicos los cuales grababa y luego su equipo personal médico los revisaba con sumo cuidado, A esto se suma el grupo de catadores encargados de probar cada plato que consumía, pues tenía pánico de ser envenenado.



Su miedo a la muerte también lo habría llevado a contratar a un grupo de dobles, quienes de vez en cuando lo suplantaban en ciertos eventos protocolares. Le tenía pánico a los ascensores, por lo que siempre utilizaba las escaleras.

Y la ex secretaria de Estado norteamericana habría sido una obsesión para Gadafi, no sólo porque le ofreció costosos regalos, sino que en la toma de Bab Al-Aziziya (el fastuoso centro de operaciones desde el que el dictador dirigía Libia), se encontró un álbum de fotos lleno de retratos de Condoleezza Rice, a quien Gadafi llamaba Leezza y de quien dijo <>.

En su más reciente libro No Higher Honor: A Memoir of My Years in Washington, ella relata que sabía de la inclinación de Gadafi por ella y declaró que esa obsesión <>.


0No comments yet