George Clooney pide disculpas por arruinar Batman



Batman & Robin, la película de 1997 dirigida por Joel Schumacher y protagonizada por George Clooney y Chris O'Donell, es considerada unánimente no sólo la peor de la franquicia de Batman, sino también una de las peores películas alguna vez realizadas.

Un batidesastre

La recepción de Batman & Robin fue tan mala entre el público en general –ni que hablar entre los fanáticos de Batman–, que determinó la cancelación de una secuela que ya se había planeado, que respondía al título de Batman Triumphant, y hundió la franquicia, hasta que Christopher Nolan la revivió en 2005 con Batman Begins.

Batman & Robin ha pasado a ser recordada por su tono excesivamente chistoso, tonto y liviano, su galería de personajes ridículos y sin sustancia, y por otros detalles más puntuales, como los juegos de palabras de Mr. Frío en torno a la temperatura (“¡Congélate en el infierno Batman!”, “La venganza es un plato que se sirve frío”, "Permítanme romper el hielo", etc) y los trajes homoeróticos de Batman & Robin (con sus famosos "bat-nipples" o "batipezones").



Joel Schumacher ya se ha disculpado por la película diciendo que si decepcionó a alguien (es decir: a todos), su intención no era esa, sino simplemente hacer una película entretenida. También cargó parte de la culpa a Warner Bros, debido a la presión que puso el estudio para que hiciera una película apta para toda la familia.

Más disculpas

Ahora le tocó el turno a George Clooney, que durante el New York Comic-Con admitió lo bochornosa que fue Batman & Robin, y bromeó con que fue por este motivo que hacía tanto tiempo no era invitado al Comic-Con:

“Creo que Batman & Robin es la causa de que no me hayan invitado al Comic-Con por 20 años. Miren que leo todas sus secciones de comentarios online. Recién me encontré con Adam West detrás del escenario principal y ya me disculpé con él. Perdón por los pezones del traje. 'Freeze, Freeze', perdón por eso también”

Según informa Screenrant, a juzgar por la reacción del público, la mayoría parece haber perdonado al actor por haber sido el responsable de la peor versión de Batman, aunque, para ser sinceros, el actor tal vez es el menos culpable en el resultado final que fue un caos desde la dirección, la producción y el guión, hasta las presiones del estudio.



De todas maneras, ahora estamos todos mirando hacia adelante y prontos a juzgar qué tal será el nuevo Batman, cuando llegue Batman v Superman: Dawn of Justice, en 2016, de manos de Zack Snyder.