Canales populares

Gif-iti, el arte callejero

La mezcla de gif y grafiti. Otra manera de mirar la ciudad, el arte, las tecnologías digitales.




Cuando tenía 16 años se plantó por primera vez en la calle con varios botes de aerosol. Por aquel entonces, antes incluso de empezar a estudiar Bellas Artes, ya sentía «el gusanillo de la subcultura hiphop» y las ganas de expresarse libre y artísticamente. Adoptó el pseudónimo de Cheko y siguió experimentando en las paredes de Granada, Budapest e incluso Bologna. Más de una década después, poca gente conoce su nombre real, pero la creatividad de este cordobés ha llegado hasta los oídos de MTV, que lo ha seleccionado como uno de los quince mejores artistas del mundo que aún no ha llegado a la treintena.

«El primero fue hace años y lo hice en un muro en la azotea de mi casa. Son doce piezas que quedaron solamente bocetadas ya que lo que me interesaba era experimentar con la técnica y cómo funcionaba», dice Cheko desde Granada, el lugar que se ha convertido en su hogar y donde ha encontrado el apoyo para llevar a cabo muchos de sus proyectos.




«La idea surgió tras realizar una asignatura sobre animación tradicional, ya que durante la época de formación académica siempre traté de articular lo que aprendía con mi trayectoria como artista del graffiti. Más tarde conocí el trabajo de Blu e Insa y empecé a ver más claro cómo articular el graffiti con la animación. Cada uno de ellos me inspiraron de una manera distinta. Pienso que las ideas están ahí flotando y solo tienes que cogerlas».








El universo de Cheko crea una nueva forma de diálogo con el receptor. La expresión que surge de esta mezcla de técnicas, «una de las formas de arte callejero más fresco», según MTV, abre muchos caminos, y también posibles sinergias en el futuro del graffiti, aunque Cheko asegura que sus principios siguen siendo los mismos.

«Tengo una fuerte convicción de lo que debe ser mi graffii y nunca he pedido permiso para pintar en las calles a ninguna institución, aunque no tengo nada en contra de quien lo haga. Cuando pintas sin permiso el tiempo del que dispones es poco, y al realizar un ‘graffiti-gif’ esto es un problema. Ahora estoy realizando los bocetos para un ‘gif-iti’ más complejo y esto es posible gracias a personas que les gusta tu trabajo y te ceden su espacio».























0
0
0
0No hay comentarios