About Taringa!

Popular channels

Gobierno apuesta al banquero "ladrón" y "desestabilizador"

El Gobierno apuesta al banquero que acusaba de "ladrón" y "desestabilizador"

"Tu amigo ladrón". Así identificaba Guillermo Moreno a Jorge Brito cuando intercambiaba opiniones sobre el mercado con Amado Boudou. Al banquero lo acusaban por una corrida cambiaria antes de la asunción del segundo mandato de Cristina, con el fin de condicionarle la gestión. "Lo voy a hacer meter en cana", completaba Moreno, para alimentar aún más su mitología de guapo de la esquina. Anoche corría como broma que durará un tiempo largo el exilio del ex secretario de Comercio en Roma, adonde lo confinaron a fines del año pasado, cuando se decidió apagar su estrella. El razonamiento, primario, era que si la Presidenta había elegido al titular del Banco Macro como punta de lanza para solucionar la pelea con los fondos buitre, a través de una propuesta para comprar la deuda de los holdouts, Moreno no tenía mucho que hacer en el país. En el terreno de la ética, el "amigo ladrón" le ganaba al "loco honesto". En el político-económico, el "financista voraz" vencía una vez más al más "férreo defensor" del modelo.



Pero no hace falta rememorar las andanzas de "El Loco" para desnudar la pirueta kirchnerista. También ella tiene lo suyo para explicar. Arrancaba septiembre de 2013, cuando el por entonces banquero malo dio una recordada entrevista al diario La Nación. El título era un puñal ideológico: Cristina no estaba escuchando la "voz del pueblo". La Presidenta no se lo bancó. Al otro día, le contestó por micrófono y por Twitter. En la red social, adjuntó la foto de la entrevista, donde se lo veía al dueño del Macro recostado en un diván: "Lo que le gustaría a Brito requiere o de una fuerte devaluación que desestabilice el proceso económico con inclusión social o bien un hiper endeudamiento". De paso, Cristina le pegó también aquel día a su rival político de moda, su ex jefe de Gabinete Sergio Massa. Faltaba un mes para la elección general y el intendente de Tigre se encaminaba a sepultar el sueño del poder eterno.

El vínculo entre Boudou y Massa con Brito tiene nombre de organismo estatal, la ANSeS, que ambos funcionarios comandaron. Una oficina que desde la estatización de las AFJP pasó a ser "la" caja del Gobierno nacional, con fondos multimillonarios para financiar de todo y para todos. El crecimiento del Banco Macro, aseguran fuentes del mercado, coincide con su participación en el manejo de ese tesoro. Actualmente, la entidad seguiría teniendo importantes negocios allí. Posdata política I: quienes no quieren a Diego Bossio, actual titular de la ANSeS y precandidato K a la gobernación bonaerense, aseguran que si no despega con semejante "portaaviones" económico mejor se vaya buscando otro puesto. Posdata política II: el club que comanda Massa, Tigre, luce aún hoy como sponsor de su camiseta al Macro.

Pero las contradicciones entre el rol de "salvador" del país que ahora podría enarbolar Brito y su pasado tienen un antecedente aún más reciente, con la causa por corrupción más densa de los últimos años: el caso Ciccone. Acorralado por la Justicia, con miedo a ir preso, el procesado vicepresidente Boudou salió a reclamar el mes pasado, verbalmente y por escrito en Tribunales, que se investigue el rol del dueño del Macro en el salvataje de la imprenta. ¿Cuánta plata puso? ¿Por qué? ¿En nombre de quién? ¿Para qué? Y más: un ex gerente el Banco, Máximo "Macho" Lanusse, fue vicepresidente de la ex Ciccone que manejaba en los papeles el abogado Alejandro Vandenbroele, señalado como supuesto testaferro de Boudou. Pura casualidad.

Esta mañana, mientras se daba casi por seguro un arreglo con los fondos buitre, a partir de la propuesta de los bancos locales (que por otro parte sería similar a otra que rechazó el Gobierno de entidades del extranjero, nadie sabe aún por qué), en el mercado se preguntaban cuán grande será el negocio para los "salvadores". Y sugerían no sólo poner el ojo en los intereses o comisiones que podrían embolsar por la transacción puntal, sino también estar atentos a la relación del Gobierno con estos bancos, que vienen pujando por subir tasas o retocar otros parámetros para mejorar su rentabilidad. Sería, por cierto, otro regalo del modelo que detesta al sistema financiero pero no deja de engordarlo: según datos del Banco Central, en los cinco primeros meses de este año subieron 86% las ganancias de los bancos, con un margen financiero que alcanzó los $ 57.652 millones de pesos. Otra muestra de hasta dónde está dispuesta a pelear esta gestión para hacer un reparto más justo.

"El Macro pone 100 palos, ¿cuánto ponen ustedes?", dicen que dijo Brito para arriar a sus compañeros de ADEBA. El ministro Kicillof le tiene mucha fe a la propuesta. Tanta, que se llevó a Nueva York a uno de los dueños de la productora La Corte, por si el final de la película es feliz y hay que grabarlo para la posteridad.
0No comments yet
      GIF