Check the new version here

Popular channels

Gobierno apuesta al "método Vanoli" para domar al

Finanzas Por Mariano Jaimovich


Viernes 14 de Noviembre de 2014 07:10:00


Gobierno apuesta al "método Vanoli" para domar al dólar: ¿tendrá más suerte que con Guillermo Moreno?


14-11-2014 Ante la ola de allanamientos y clausuras en la city, surge inevitablemente la comparación entre el ex secretario de Comercio y la "mano dura" que encarna el nuevo titular del Banco Central. A la luz de la caza de brujas de estos días, las medidas del ex funcionario hasta parecen "light"






Quién diría que Guillermo Moreno, en su época demonizado como maltratador de empresarios, llegaría a ser visto casi como un funcionario algo cascarrabias pero inofensivo.

Sin embargo, eso es lo que se está percibiendo en estos días agitados de la plaza financiera.

En contraste con el estilo que está desplegando Alejandro Vanoli, el nuevo abanderado de la "mano dura" contra la city porteña, parecen hasta ingenuas las prácticas que llevaba el ex funcionario en sus infructuosos intentos por "disciplinar" al mercado.

Quedaron para la anécdota sus llamados telefónicos a prominentes banqueros y cambistas en los que, a voz en cuello, Moreno establecía a qué precio debía cotizar el blue las jornadas siguientes.

Por lo general, su orden era acatada durante un breve período en el cual aparecían "manos amigas" del Gobierno que incrementaban la oferta en el mercado paralelo y bajaban la cotización. Hasta que, al cabo de pocos días, todo volvía a la "normalidad".

Vanoli, con un estilo más de empleado bancario que de puntero del conurbano, no protagoniza anécdotas de gritos ni sobreactuaciones de autoridad. Sin embargo, desde su llegada, la city porteña está en estado de shock.

La operatoria del titular del BCRA es catalogada por algunos operadores del mercado como de tipo "quirúrgica", a diferencia de la de Moreno que era más al "revoleo".

Es decir, sabe dónde apretar y cuenta con cientos de expedientes que puede desempolvar sobre causas judiciales que involucran a bancos y casas de bolsa (muchas de ellas datan de varios años).

"Moreno era más bardero", dice un cambista que pidió reserva de identidad, haciendo alusión a los gritos, telefonazos y amenazas sin sustento legal a las que recurría el ex funcionario.

A modo de ejemplo, señala lo sucedido con las operaciones de dólar bolsa y de contado con liquidación. Moreno "apretaba" para reducirlas a su mínima expresión, pero sólo lograba que esto sucediera por unos días.

Vanoli apela a maniobras más planificadas. Sus amenazas están más sustentadas en argumentos legales y administrativos.

El titular del Banco Central se apoya en todo el "aparato estatal financiero" para llevarlas a cabo, como en la Unidad de Información Financiera (UIF), la Comisión Nacional de Valores (CNV), la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Procuraduría contra la Criminalidad Económica y el Lavado de Activos (Procelac).

Esto le permitió apuntarle a muchos "peso pesado", como:

-Banco Mariva: la firma recibió la dura acusación de la Presidenta por concentr el 43% de las operaciones. Tras ser señalada por la jefa de Estado, recibió una suspensión.

A muchos analistas les sorprendió tal embestida, habida cuenta de que esta entidad habría sido tiempo atrás parte de las "manos amigas" que precisamente ayudaban al Gobierno a calmar al mercado a través de la venta de bonos dolarizados de Anses.

-Balanz Capital: fue otra de las mencionadas por la Presidenta. Si bien no le fueron aplicadas sanciones concretas, recibió numerosas llamadas oficiales para que "levante el pie del acelerador" con las operaciones de "conta con liqui".

-Bancos Macro, Patagonia, Supervielle e Itaú: fueron otros de los "peso pesados" mencionados por el Gobierno como desestabilizadores del mercado cambiario.

-Cambios América: su autorización para operar fue suspendida por 60 días. ¿El motivo? Negarse a abrir una de sus cajas de seguridad ante el pedido de los funcionarios del Central.

-Banco de Valores: esta entidad recibió una multa millonaria ($160 millones) cifra que incluye $80 millones de castigo repartidos entre ocho directivos de la organización, acusados de movimientos financieros sospechosos. Por cierto, el monto total equivale a casi la mitad del patrimonio de la firma.

-Arpenta: fue sancionada con $6 millones. La empresa deberá pagar $2 millones y dos directores unos $4 millones. ¿El motivo? haber realizado operaciones sin presencia física de clientes y tras haber detectado la falta de numeración de boletos.

-Banco Ciudad: deberá afrontar una multa de $3 millones, que incluye un castigo de $2,6 millones a sus directivos, luego de que la entidad se demorara en colocar las mamparas que separan a las cajas del público.

"Algunas de estas sanciones tienen cierta justificación, pero la gran mayoría es vista como una forma de amedrentar al mercado", afirma el directivo de un banco de capitales extranjeros.

Otras medidas "made in Vanoli"
A los férreos controles e inspecciones, Vanoli sumó otras iniciativas para bajar la efervescencia blue. Entre ellas:

1. Avanzó en la emisión de casi u$s1.000 millones de un título que paga lo que sube el dólar oficial más un plus (Bonad 2016). Y acaba de colocar otro bono similar, el Bonad 2018.

2. Subió las tasas de interés para los plazos fijos menores a $350.000, de modo tal que el ahorrista pueda obtener unos seis puntos más de ganancia (ahora el mínimo es del 22%).

3. Aumentó la exigencia de depósitos del fondo de garantía, lo que restó liquidez a los bancos.

4. Continuó con la política de venderle Lebac a las entidades a cambio de pesos para así drenar moneda local del mercado.

"Con las inspecciones se bajó el precio del dólar bolsa y del de contado con liquidación. Por otro lado, se les exigió a las compañías de seguro que vendan órdenes en dólares, lo que también tranquilizó al mercado", describe a iProfesional Pedro Rabasa, director Empiria y ex Jefe de Reservas del BCRA.

"A su vez se vendieron muchos dólares ahorro, que en gran parte fueron a aumentar la oferta del circuito blue, lo que contribuyó a una baja en el precio", añade.

Misión oficial: calmar las expectativas
Vanoli intenta convencer al mercado de que en el corto plazo, no habrá devaluación.

Y sabe que el nivel de reservas se ha transformado hoy en día en una suerte de riesgo país.

Además, es consciente de que para cumplir con su primera promesa -aquella que formulara apenas asumiera, respecto de que no iba a devaluar- iba a tener que convencer al mercado de que la entidad contaba con herramientas para proteger los dólares en poder del Banco Central.

No por casualidad, se dieron desde su asunción una seguidilla de noticias vinculadas con una mejora en la caja verde:


1. Primero, la promesa de los productores sojeros sobre una liquidación de u$s5.700 millones antes de fin de año, que recibirían bonos dólar linked.

2. Luego, el swap de monedas con China, que permite anotar nuevas reservas por u$s814 millones.

3. Además, la operatoria de licitación de la telefonía 4G, que involucra unos u$s2.000 millones.

Con esta batería de señales, sumada al festival de títulos que pagan lo que sube el dólar oficial (Bonad), envió el mensaje de que no habrá una licuación de las reservas que justifique otro temblor en el plano cambiario.

¿Sólo el comienzo?
Tras la jornada de 71 allanamientos realizada el pasado martes, desde la city existe el convencimiento de que esto fue sólo el comienzo.

De hecho, la información que circula entre los operadores es que hay no menos de 50 instituciones financieras sobre las que se ha posado la lupa oficial y que se sumarían a la lista de firmas sancionadas.

También, que el Banco Central tiene en la mira a tres de los bancos extranjeros más grandes que operan en el país y se sospecha que les impondría una multa de más de $40 millones a cada uno.

La artillería que despliega el Gobierno incluye armas de todo calibre: desde aplicar penalidades por movimientos bursátiles poco transparentes, escasa registración de operaciones, falta de prevención sobre lavado de dinero hasta legajos incompletos de los clientes.

Todo vale en la cruzada contra el blue, contra el conta con liqui y en darle un "mazazo" a las altas expectativas de devaluación que se venían generando hasta hace un par de semanas.

La suspensión de Arpenta que se diera días atrás -que incluyó una multa de más de cuatro millones a sus directores- fue una de las que más hizo eclosión en la city.

En este caso, se pudo corroborar la existencia de 48 cajas de seguridad en sus oficinas, utilizadas para prestación de servicios a clientes.

"Se trata de una situación que excede el marco de actividades que puede desarrollar una sociedad de bolsa en el contexto regulatorio del mercado de capitales", afirmaron desde la Comisión Nacional de Valores.

La firma fue "expulsada" de la cancha hasta abril. Recién a partir de entonces podrá volver a operar.

Previo a ella, también la tradicional casa de cambios América fue mandada a vestuarios por 60 días.

"Vamos a profundizar las políticas y los instrumentos regulatorios en todo lo que significa supervisión del sistema. Que nadie tenga dudas de que desarmaremos todas las maniobras que implican una violación de la normativa vigente", anticipó Vanoli.

Como parte de la batalla librada para frenar la escalada del blue, el Banco Central, además, citó a particulares y a empresas por ser presuntos operadores del mercado ilegal de divisas.

La CNV hizo lo propio en esta cruzada contra el blue. Suspendió en forma preventiva a JR Bursátil Sociedad de Bolsa, a raíz de incumplimientos de las normas establecidas, en un operativo conjunto con la UIF y el BCRA.

En las inspecciones realizadas se detectó que JR Bursátil estaba relacionada con las sociedades La Moneta Cambio y Forex Bursátil.

Misión especial
"La CNV y la AFIP deben analizar qué negociados hacen estas sociedades", fue el mensaje de la propia Presidenta Cristina Kirchner en un acto realizado allá por septiembre, que tuvo a Juan Carlos Fábrega en primera fila escuchando.

El ahora ex titular del BCRA entendió que ese era un "misil" dirigido a su persona. A punto tal que al día siguiente presentó su renuncia.

Vanoli, su sucesor, entendió rápidamente el mensaje de una Presidenta convencida de que un grupo de bancos y grandes empresas generan un clima de inquietud social recurriendo a la "manipulación" del blue.

De modo tal que era de esperar que si la jefa de Estado hace referencia al billete informal como un factor central de una conspiración para desestabilizar a su Gobierno, el funcionario -al día siguiente de asumir- iba a salir a la caza de esos especuladores.

La primera parte de su objetivo está lograda: el volumen del "contado con liqui" se redujo a su mínima expresión y en toda la city se extrema el cuidado en la prolijidad administrativa para realizar estas operaciones.

Falta, claro, la confirmación de la otra gran meta: que la baja del blue no sea apenas momentánea sino permanente. Y esta es una tarea en la cual los pronósticos no acompañan al nuevo funcionario estrella.
0
0
0
0No comments yet