Golpe a la Liga del Atlético

Golpe a la Liga del Atlético




 El Atlético de Madrid pegó un golpe a la liga, que se aprieta en la cabeza tras su holgado triunfo sobre el Real Madrid (4-0), en un derbi tras el que prolonga la racha exitosa ante el vecino, que se alarga a seis encuentros sin ser vencido.

Desde la derrota en Lisboa en la final de la 'Champions' el 24 de mayo de 2014, los rojiblancos han maniatado al 'eterno rival' en todos sus enfrentamientos. Empataron en Chamartín en la Supercopa de España (1-1), ganaron en la vuelta en el Calderón (1-0), triunfaron en la primera vuelta de la liga en el Santiago Bernabéu (1-2), volvieron a hacerlo en el Calderón en los octavos de final de la Copa (2-0), igualaron en la devolución de visita (2-2) y han vuelto a derribar al contrario en la competición de la regularidad en el Manzanares (4-0).

Seis partidos sin caer, con cuatro victorias y dos tablas, han devuelto al Atlético el mando en los combates de la máxima rivalidad en la capital de España. Simeone le ha tomado la medida a Carlo Ancelotti.

La victoria cerró para el Atlético, que no se imponía al Real en liga en casa desde 1999, la única racha negativa ante los blancos que aún permanecía. Y además, estableció una nueva marca para los rojiblancos, la de enganchar tres victorias en el Calderón en tres derbis de forma consecutiva.

El Calderón disfrutó como hacía mucho tiempo no se veía. La grada se llenó y se engalanó para la ocasión. Asistió a una de sus tardes más felices, que quedará grabada para siempre en la retina de sus aficionados.



El tanto Tiago en el minuto 13 hizo vibrar las tribunas, que estallaron con el golazo de Saúl cinco minutos después. El canterano se marcó una 'chilena' de lujo y casi cerró el partido.

Del Real Madrid no había noticias. Con tres bajas muy significativas (James, Marcelo y Sergio Ramos), los de Ancelotti estuvieron a merced del Atlético en el primer acto y también en el segundo, en el que Griezmann y Mandzukic acuñaron con el 4-0 una goleada histórica que dejará secuelas en los blancos. El Atlético pudo, incluso, aumentarla en este período. Ocasiones tuvo para ello.

Con Cristiano Ronaldo perdido y enfurecido por el marcador adverso, el Atlético se comió al rival. El portugués, silbado al unísono por los 55.000 espectadores que llenaron el Calderón cada vez que tocaba el esférico, no supo deshacerse nunca de la defensa local. Tampoco el galés Bale, ni el francés Benzemá, desasistidos siempre desde un centro del campo ineficaz. En esa zona fue muy superior el Atlético.

Sin duda, la 'bestia negra' del Madrid viste de rojiblanco. Los blancos cayeron por cuarta vez este curso en liga y dos han sido contra el Atlético (1-2 y 4-0), y también han sucumbido en la Copa en el mes de enero.
En los últimos veinte minutos, la afición se permitió incluso poner olés al juego de su equipo y de nuevo surgió el grito de guerra entonado cada vez que toca derbi: "jugadores, jugadores, hemos venido a ganar, que se enteren los vikingos quien manda en la capital". Desde después de la final de Lisboa, el Atlético, que encoge la liga al situarse a cuatro puntos del líder. El vigente campeón no tira su entorchado.

Noticia