Check the new version here

Popular channels

Google DevFest Lleida 2014


Google, Android, Wearable,  Smartwatch, Smartphone… y así me podría tirar mucho tiempo, pero, no es lo que me interesa. He tenido la suerte de estar hace escasas horas en Lleida. Ha sido un viaje bastante interesante, ya que el paisaje me ha deleitado con aerogeneradores y placas solares, tanto a mi ida como a mi vuelta y de alguna que otra cosa más que no voy a mentar, porque me interesa mas olvidar (tranquilos, es una mera anécdota de nada). La verdad es que lo he disfrutado mucho y he descubierto que hay mucho más bajo el sol de Google y Android que tanto nos deslumbra. La verdad es que hay todo un ecosistema, que evidentemente no hemos visto hoy, porque es físicamente imposible, porque si algo caracteriza a Google es que es grande, muy grande. Para que os hagáis una idea, Andreu (luego os digo quien es para quien no lo sepa), ha comentado que Google aproximadamente (nadie tiene una cifra exacta), tiene como 1.3 millones de servidores. Ahí es nada.
He mentado a Andreu y alguno dirá, ¿Quién es Andreu? Lo primero no hablo de Buenafuente, hablo de Andreu Ibáñez, que entre otras cosas es desarrollador de Apps para Google, cada dos por tres esta en San Francisco (no de vacaciones, currando en la sede de Google), tiene el proyecto Liquid Galaxy, que para que os hagáis una idea, es un sistema envolvente basado en ordenadores interconectados entre sí que te muestras la tierra en todo su esplendor y te puedes acercar de manera impresionante, es como un Google Maps, pero a lo bestia. Solo digo que la versión que nos ha mostrado, la grande, tiene ocho pantallas FullHD de 55” y pesa una tonelada. Poca broma. Esto y mucho más es el señor Andreu. Obviamente no haría falta decir que es un Geek, Freak, tecnófilo (en el buen sentido) y que no desperdicia una oportunidad para cacharrear, lo que sea.



Antes de ir a la parte que más me ha gustado, debo decir que nos han presentado un poco que es Android Wear, o lo que de momento más de moda esta, los smartwatches o relojes (semi)inteligente, funciones que tienen y posibilidades. Después hemos visto Android TV, la nueva versión, la que no tiene nadie, solo unos pocos desarrolladores con mucha suerte. Este es el tercer intento de Google por hacer popular esta plataforma, ya que las versiones anteriores de Android TV no han llegado a triunfar. Lo curioso de esta entrega no es tanto en si el aparatito, sino que en contra de la anterior versión que tenía una especie de mando con teclado QWERTY (era un mando, pero como tiene teclado, no es un mando, pero si es un mando en realidad, bueno, ya me entendéis), este lo que incorpora es un mando similar al de cualquiera de las tostadoras estas que se compran los jóvenes con el dinero de los padres, también llamadas consolas. La idea no es del todo mala, para interactuar, parece un rollo el sistema Big Picture de Steam, que también puede ser utilizado con un mando, yo lo asemejo bastante, después de la interfaz que he visto, lo que en este caso en vez de videojuegos y de ser en un PC, es un dispositivo Android y basado más en video y multimedia, aunque también tiene juegos, de ahí la viabilidad del mando. Un poco lio. Cuidado, no lleva cualquier zarandaja de procesador, lleva un NVIDIA Tegra 4, que es el SoC más potente que ha lanzado NVIDIA al mercado y que está muy bien, lleva 2GB de memoria RAM si no recuerdo mal y 16GB de memoria interna, además de la conectividad típica. No está nada mal. Eso sí, parece ser que se calienta bastante, según ha comentado Andreu durante el acto.



Me matara alguno si no hago mención a Fi-Ware, que es una plataforma de código abierto. Este proyecto es una iniciativa de la Comisión Europea, que tiene como fin el realizar una colaboración público-privada, para el desarrollo de aplicaciones de código abierto basado en determinadas API, ofreciendo todo tipo de soluciones, siempre, en código abierto. Lógicamente este servicio para ser funcional, no se puede basar en otra cosa que no sea la nube y tiene como finalidad el ser un punto de encuentro entre desarrolladores y usuarios de los diferentes servicios de la red. Resumiendo, pretende ser un punto de encuentro para el desarrollo de API y que estas se puedan usar para implementar aplicaciones que suplan una necesidad o solucionen un problema y siempre debe ser en código abierto.



Mario Ezquerro desde el GDG de La Rioja nos ha mostrado las plataformas App Engine y el Compute Engine. Para mi quizá la parte más densa y posiblemente la menos interesante, ya que mi interés va más a las App y cacharritos (amante del cacharreo). Lo que he entendido (perdón de antemano si la lio), es que Google ofrece servicios en la nube para el desarrollo de soluciones web y de aplicaciones y que además te permite crear maquinas totalmente virtuales para generar sistemas de comunicación en red o de cualquiera otra manera, para la el desarrollo de servidores para todo tipo de funcionalidades. (Siento  si me he colado, pero esto ya se me escapa un poco de mis conocimientos, no se puede saber todo y de todo en esta vida).

Voy a lo que más me ha gustado. Sprint Design, algo que tiene un nombre un tanto curioso, no es más que una especie de Brain Storming, pero con la finalidad de desarrollar un esquema para una aplicación, en este caso, para un smartwatch. Básicamente se basa en generar entre un grupo de gente una idea para una App. Una vez tenemos la idea, es desarrollar las funciones o funcionalidades que tendrá esta desde en post-it con conceptos sencillos, que describan de manera general la idea. Lo siguiente es plasmar las ideas más ‘simples’, que son más sencillas de desarrollar y exponerlos mediante un diseño sencillo. Desde este diseño simple para estas funciones, desarrollamos que haría o que se debería de ver dentro de cada una de estas funciones que tendrá esta aplicación. Aquí se implementan, en esta fase, las ideas que serían más simples, que son ideas que se podrían desarrollar en un tiempo determinado en un hackaton (luego os explico la idea).  Es un esquema visual, por decirlo de alguna manera, de las funciones más elementales que tendría nuestra aplicación y las tareas más sencillas que podría realizar. Si fuera una App que escriba lo que decimos, las funciones serian, por un lado, la entrada de un audio que emitimos nosotros y la escritura en pantalla del mismo. Luego, ya podemos implementar funciones más ‘complejas’, como pueda ser cambiar el diseño o formato por comandos de voz, traducción simultánea (hablar en castellano y que lo escriba en inglés, por ejemplo) y así hasta el infinito… y más allá.

Nota: el post es muy largo y por no meterlo todo aqui, os dejo el enlace para que lo podais leer al completo.
0
0
0
0No comments yet