Check the new version here

Popular channels

Grande negro!! Idolo canalla

Cada tanto, Roberto Fontanarrosa abandona la localía y se anima a jugar de visitante, lejos de su Rosario. La frecuencia de sus viajes a Buenos Aires depende de sus visitas a una de las médicas encargadas de la terapia contra la enfermedad neurológica que ha afectado su movilidad. El Negro, a plena lucidez, no se achica, admite las circunstancias y elabora estrategias de adaptación.

"Las cosas están así. Me parece que no hay que sentirse demasiado mal. Por suerte, hay comprensión y mucho afecto de la gente. Estoy jugando con ocho, pero todos me bancan. El otro día hablé con Pedrito Marchetta, que también tuvo un problema de salud, y le dije: ''Pedro, dos líneas de cuatro y a tirarla para arriba''", comenta como DT en procura de la supervivencia. El escritor, humorista y dibujante, profesiones que ha ejercido con talento generoso, asumió una misión que refuerza su orgullo: la de haber diseñado el logo que, desde el Clausura, Central llevará en su camiseta y que Olé presenta (ver margen inferior izquierdo). "La propuesta me llegó a través de Pablo Scarabino, el presidente del club. Tenía que encontrar un símbolo para Central, lo que no es fácil. De movida decidí hacer algo original y no recurrir a mis personajes más conocidos, como Inodoro o Mendieta. Hay varias razones para esto. Por ejemplo, ellos no están asociados a algún equipo en particular. Hacerlo suponía un riesgo", explica.

-Eso era exponerlos a la ira ajena.

-Claro. Siempre he tratado de mantenerlos al margen de estas cuestiones. Por otro lado, yo escribo, hablo y dibujo de muchos temas vinculados al fútbol, entonces llevar a estos personajes a ese ámbito me parecía demasiado. Por suerte, Scarabino lo entendió perfectamente.

-Hablabas de una dificultad para encontrar el símbolo adecuado...

-Hay personajes clásicos del fútbol argentino que se definen por historia: un diablo rojo para Independiente, un millonario para River... Eso es más sencillo para reflejar en un dibujo. El apodo "Canalla" es simpático, aunque plantea una dificultad para este caso, ya que no se puede reflejar en un personaje desagradable o antipático. Lo que tenía en claro es que debía ser un dibujo gráficamente fuerte para aguantar una reducción para llevarlo a una especie de logotipo.

-Cerraste el Congreso de la Lengua en Rosario, en el 2004, pero ahora te diste una licencia ortográfica en el dibujo.

--Si en el gorrito no ponía "Soy Canaya", se perdía sentido. Además, al personaje le pusimos nombre: El Canaya, así, con "y", primero porque así es nuestra pronunciación y porque la palabra tiene otra acepción, nadie la usa para aludir a una mala persona. En Rosario claramente significa ser hincha de Central. Entonces, para acentuar esa diferenciación es más lógico ponerle la "y", personalizarlo, que ponerle la "ll".

-El pedido de la dirigencia del club confirma que vos también sos un símbolo de Central...

-Me gratifica muchísimo está posibilidad. Me alegra haberlo hecho porque además, espero que no, puede haber sido uno de mis últimos trabajos gráficos. Me divirtió hacerlo, pese a la obvia dificultad. Tengo mucha expectativa por ver qué va a pasar.

-Este es un caso de devoción asegurada.

-Quiero ver la respuesta. Por ahí genera indiferencia o gráficamente no pega. Está diseñado para un largo aliento. Pero esto forma parte de cualquier proceso creativo. Vos hacés una obra de teatro que pensás que va a ser un éxito y sin embargo se va a la mierda. La aceptación del público siempre es una incógnita. La presentación será antes del comienzo del Clausura. Ya lo vieron algunos amigos de Central y les gustó.

-La lengua tiene una forma particular...

-El único detalle que yo creo que en cierta forma es creativo es la lengua del personaje en forma de corazón. Es muy propio del hincha: el corazón en la boca para alentar y el corazón en la boca por algún susto.

-Con esto, de paso, le das una mano a Central.

-Creo que no es necesario aclararlo, pero no cobro ni voy a cobrar nada por esto ni por venta de merchandising. Porque esto apunta también a que el símbolo aparezca en productos vinculados a Central. Sólo hay algo que no me termina de convencer...

-¿Qué cosa?

-Me hincha las bolas, no por un asunto ético, sino gráfico, el hecho de que lleve la firma. Es muy larga y, además, nadie firma un logotipo. Salvando la distancia, ningún Pato Donald lleva la firma de Disney abajo. Creo que, por otro lado, molesta. Por ahí la dejan un tiempo y luego la sacan.
-Con la firma, además, te arriesgás a que algún desprevenido se confunda y crea que es el nombre de un jugador. Mirá si dicen: "Ese Fontanarrosa es un burro, qué mal define...".
-Ja... pero tengo una ventaja. Como el apellido es muy largo, es difícil que pueda entrar en algún cantito despectivo.
-El domingo último, en la revista Viva, te despediste como dibujante debido a las dificultades que te provoca el trabajo. ¿Cómo lo tomaste?
-Estoy mejor de lo que pensaba que podía estar al decidir dejar de dibujar. Fue un proceso de transición en el que llegué a un punto que debí decir: "Esto ya no va". No puedo, desde el punto de vista profesional, mandar a publicar un dibujo así. Además, me generaba un esfuerzo físico y una tensión enormes. Me llevaba muchísimo tiempo y lograba un resultado pobre. Llegué a la conclusión de que esto es lo que hay...
-Ahora trabajás en colaboración.
-Sigo con las ideas, que siempre han sido el fuerte mío. Llamé al Negro Crist, un gran amigo, para que me hiciera algunas cosas. El me consiguió a un dibujante cordobés, Oscar Salas, que va a hacer Inodoro Pereyra. Todavía no he sentido el golpe de esta decisión y por ahí no lo sienta.
-Será raro ver a Inodoro con otro trazo.
-No pretendo que sea una copia exacta de lo mío, como ha pasado con todos los personajes de Disney o como los de Dante Quinterno, ya que él no fue el único que dibujó a Patoruzú. Vi los trabajos de este muchacho y lo hace bien. Claro que me resultará extraño. Pero, repito, las cosas son así y es al pedo quejarse o lamentarse. Por otro lado, no abandono la idea de que, tal vez, el día de mañana pueda volver a dibujar. Por ahora no se puede. Como no sé cuánto puede durar esto, entonces recurro a los amigos.
-¿Con las entregas diarias cómo te arreglás?
-Tengo un stock de viejos dibujos y los voy acomodando a las necesidades. Tomo un tipo de allá y lo pongo acá... Redistribuyo y así voy armando.
-¿Para escribir usás los programas de computación que responden al dictado?
-Hay escritores que pueden usar este tipo de programas, como (Martín) Caparrós, que además tiene una capacidad de escritura enorme. Yo lo he probado y, en realidad, me hinchó las pelotas. Por ahí el programa no está tan perfeccionado. Lo debería amaestrar más tiempo, porque tiene la comprensión de un cachorro de perro, al que vos le señalás algo y sólo te mira el dedo. En el proceso de escritura es necesario, al menos para mí, estar muy concentrado, estar pensando en esa palabra que apareció y quiero usar, en cómo construyo una frase... Entonces vos le dictás al programa, "punto y coma" y el programa escribe "punto y coma"... El otro día estaba con una nota para Colombia usando este programa, dicté "Newell's Old Boys" y escribió "El Viejo Boys". Entonces, se va la puta que lo parió... Le dicto a él (su asistente) y así es más fácil.
-¿Y ahora estás escribiendo?
-Sí, lentamente. En realidad, así lo hice siempre.

nota completa: http://www.ole.com.ar/notas/2007/01/17/01346277.html
11Comments
      GIF
      New