Check the new version here

Popular channels

Grandes pintores y escritores tenian trastornos mentales

Descubren conexión entre la inspiración y el trastorno bipolar


Un nuevo estudio en el que han colaborado científicos de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) y de la Universidad de Yale (EE.UU.) ha relacionado por primera vez la inspiración artística con el riesgo de desarrollar trastorno bipolar.


El pionero trabajo, publicado en la revista PLOS ONE, ha documentado la primera relación específica entre la inspiración y la enfermedad mental, al demostrar que las personas que tienen un alto riesgo de trastorno bipolar declaran con frecuencia haber sufrido intensas experiencias de éxtasis creativo.

En el estudio, el profesor Steven Jones, las doctoras Alysson Dodd y June Gruber han constatado que las personas con un mayor riesgo de desarrollo de un trastorno bipolar son las que presentas experiencias más fuertes de inspiración.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores enviaron cuestionarios online a 835 estudiantes universitarios, tanto de la Universidad de Yale como de la Universidad de Lancaster. Los listados de preguntas medían el riesgo de desarrollar un trastorno bipolar en conexión con los cambios de comportamiento y energía de los estudiantes mediante la escala de personalidad hipomaníaca (HPS, en sus siglas en inglés).

Los resultados revelaron que aquellos estudiantes que obtuvieron una mayor puntación, es decir, que eran más propensos a desarrollar un trastorno de este tipo, poseían también amplias aptitudes imaginativas.

“Comprender más sobre la inspiración es importante porque es un aspecto clave de la creatividad, que está asociada con los problemas mentales, en particular con el trastorno bipolar. La gente con trastornos bipolares valoran la creatividad como una cualidad positiva de su condición. Esto puede ser relevante para los investigadores médicos porque la gente con trastorno bipolar podrían mostrarse poco receptivos a empezar una terapia o un tratamiento que comprometa su creatividad”, comentaba Jones.

Esta evidencia impulsará el diseño de nuevos tratamientos contra el trastorno bipolar, caracterizado por la inestabilidad anímica, enfocados en las habilidades del hemisferio derecho de nuestro cerebro.




Famosos y artistas con trastorno bipolar


Virginia Woolf
Los sombríos diarios y cartas de Woolf, que tuvo cuatro depresiones severas antes de lanzarse al río a la edad de 59 años, han convencido a muchos investigadores que la escritora probablemente sufría trastorno bipolar. En 2004, la psicóloga Katherine Dalsimer escribió en un artículo que “los cambios de humor de depresión mayor a excitación maníaca y episodios de psicosis” que sufría Woolf, se diagnosticarían en la actualidad como trastorno bipolar.




Vincent van Gogh
El pintor sufrió increibles altos y bajos a lo largo de su aparente batalla con la enfermedad mental. Durante su vida, la enfermedad de van Gogh no se conocería como trastorno bipolar, pero hoy en día los síntomas son claramente reconocibles. Un crítico de arte del Washington Post escribió en 1998: “cuando Van Gogh tenía la salud y el ánimo altos, pintaba con confianza y con una energía casi furiosa. Cuando estaba bajo… se quedaba prácticamente paralizado con dudas y miedo.”






ESCRITORES



"Las personas creativas, como las que tienen enfermedades sicóticas, tienden a ver el mundo de manera diferente a la mayoría", comentó el sicólogo británico Mark Millar. "Es como mirar un espejo roto". Eso quizás explique que algunos de los más importantes autores literarios, que se destacaron por romper esquemas y recrear la realidad desde puntos de vista renovadores, hayan padecido de trastornos mentales. Entre ellos se cuentan la novelista británica Virginia Woolf, quien se suicidó como consecuencia de un cuadro mental que incluyó alucinaciones auditivas y que hoy día algunos diagnostican como trastorno bipolar y otros como esquizofrenia; esos problemas generaron en ella una profunda y prolongada sicosis maníaco-depresiva.
También dos grandes figuras de las letras estadounidenses padecieron de enfermedades mentales. La poetisa Sylvia Plath tuvo esquizofrenia melancólica y, después de fracasar en una primera tentativa de suicidio, fue ingresada en un hospital donde le aplicaron tratamientos de electrochoques. Cuando le dieron de alta, intentó rehacer su vida, pero recayó y se suicidó a los 30 años. Por su parte, el iconoclasta novelista y poeta Jean Kerouac también fue un esquizoide autodestructivo. Pero las obsesiones y fobias no impidieron que Plath escribiera algunas de las composiciones más elogiadas de la poesía anglosajona ni que Kerouac hiciera grandes aportes en la novelística con su obra En el camino.
¿Otros autores famosos que conocieron los sufrimientos de la esquizofrenia en algún grado y que dejaron un brillante legado artístico? El novelista checo Franz Kafka, el dramaturgo francés Antonin Artaud, el cuentista y poeta estadouni- dense Edgar Allan Poe... y la lista podría continuar.



PINTORES


El talentoso Vincent van Gogh, un extraordinario pintor que fue incomprendido y poco valorado en su época, es uno de los ejemplos más conocidos de artistas plásticos que desarrollaron trastornos mentales. En el caso de Van Gogh, un maníaco-depresivo profundo -unos dicen que sufrió un trastorno bipolar, otros, que era esquizofrenia-, su enfermedad tuvo consecuencias fatales, ya que lo indujo al suicidio, pero, según algunos, también estimuló su creatividad artística a los niveles más altos. De forma retrospectiva, hay quienes consideran que el noruego Edvard Munch, otro de los grandes pintores del siglo XX, posiblemente también haya sido víctima de la sicosis esquizoafectiva en la etapa final de su vida, como culminación de otros muchos trastornos que padeció, como síndrome ansioso-depresivo, fobia social, agorafobia y neurosis.
William Kurelek, artista canadiense hijo de inmigrantes ucranianos, estudió arte en escuelas de Toronto y en México, pero a los 25 años, cuando estaba viviendo en Inglaterra, le diagnosticaron esquizofrenia y fue ingresado en un hospital siquiátrico en Londres. Allí pintó su obra más célebre, titulada El laberinto, que se considera un reflejo de su desequilibrio mental. El caso del pintor suizo Adolf Wölfli es singular, ya que comenzó a crear sus asombrosas obras plásticas cuando estaba ingresado, a causa de sus sicosis y sus alucinaciones, en el manicomio donde perma neció hasta su muerte en 1930. Sus lienzos, pródigos en detalles, reflejan uno de los padecimientos mentales de Wölfli: el horror vacui (miedo al vacío).
También sufrieron esquizofrenia la pintora francesa Séraphine Louis y la suiza Aloïse Corbaz. En cuanto al genial Salvador Dalí, es sabido que este pintor catalán padeció de esquizofrenia paranoide. Lo que muchos interpretaban como comportamientos excéntricos eran en realidad manifestaciones de su enfermedad mental.
0
0
0
0
0No comments yet