Check the new version here

Popular channels

Griesa, entre los fondos buitre y el sexo oral


Griesa, entre los fondos buitre y el sexo oral



Días atareados para el juez Thomas Griesa. Además de lidiar a diario con el entuerto de los fondos buitre, el magistrado, de 83 años, se vio obligado a ver y analizar, exhaustivamente, el clásico del cine pornográfico "Garganta profunda" (1972), a los fines de emitir un fallo que exculpó a los productores del film "Lovelace" del delito de "violación de copyright".

En su fallo conocido ayer, Griesa no hizo lugar a la demanda que Arrow Ltd., productora de la primera película XXX que hizo historia por haber sido exhibida en el Festival de Cannes (y a la que los aficionados consideran algo así como "El acorazado Potemkin" del género), entabló contra Millennium Films, United Entertainment y The Weinstein Company, responsables del film biográfico "Lovelace" (2013), que está basado en la atormentada vida de la protagonista de "Garganta profunda", Linda Lovelace, fallecida en 2002.

Pero ese no fue el único revés con el que chocaron en la Justicia los productores de aquel clásico. Un año atrás, contra otra querella de Arrow, Griesa también había autorizado el estreno de "Lovelace", distribuida por la compañía Weinstein, la más poderosa entre las independientes de Hollywood y habitual ganadora de premios Oscar, como "El paciente inglés", "El discurso del rey" o "El artista".

Arrow, dueña de las marcas "Deep Throat" ("Garganta profunda") y "Linda Lovelace", sostenía en ambas demandas que la película biográfica, interpretada por Amanda Seyfried como Linda Lovelace, plagiaba tres escenas fundamentales del film original sin la autorización correspondiente, y dañaba su reputación. Griesa, de quien se ignora si ya había visto el film en su momento o si debió estudiarlo recién ahora, tuvo otro parecer. En un fallo extrañamente extenso para sus hábitos, que llegó a las 27 folios (por comparación, el fallo del "pari passu" de octubre de 2012, donde le daba la razón a los fondos buitre en su litigio contra la Argentina, sólo ocupaba 10 folios), concluye que no hubo tal plagio sino una "recreación" admitida bajo la ley federal de derechos de autor.

De acuerdo con "The New York Post", que tuvo acceso al fallo, Griesa estudió minuciosamente 17 escenas de "contenido sexual explícito" y, con detallada prosa, casi de juez forense, escribe cosas como las siguientes: "En esta escena, Lovelace se encuentra con el doctor Young para plantearle su incapacidad de alcanzar el orgasmo. El Dr. Young empieza a examinar la vagina de Lovelace con un espéculo. Entonces, utiliza sus dedos para determinar que Lovelace carece de clítoris. El Dr. Young examina luego la garganta de Lovelace y halla que su clítoris está emplazado en la garganta. El Dr. Young consuela a Lovelace y la alienta a tener sexo oral con él, de donde la película toma su nombre".


0
0
0
0No comments yet