Canales populares

¿Griesa es Satan?¿La justicia Argentina que es?

¿El Juez Griesa es Satán? ¿Y la justicia local que libera violadores y criminales?

Vivimos atormentados por un anciano encorvado, con cara de malo, y mirada algo perdida. Pero cuando salimos a la calle -o estamos en nuestros hogares-, el peligro que nos acecha no tiene que ver con los fallos del juez Griesa, sino con los conceptos absurdos y diabólicos de los jueces locales.

Pero más diabólico que Griesa (si en verdad lo es, porque el hombre sigue los códigos procesales de su país) son nuestros jueces garantistas. La mentalidad Zaffaroni de que los asesinos y violadores son las víctimas de un sistema injusto y cruel y que los ciudadanos decentes son los culpables de que exista esa lacra que viola, roba y mata a destajo, es más temeraria que la del magistrado de Nueva York.


El juez Axel López que libera violadores que ya en la calle reinciden violando y asesinando mujeres, es más perverso para la sociedad que cualquier otro concepto jurídico.

Nuestra pesadilla como argentinos tiene en primer lugar a los Zaffaroni, López y el siempre vigente Oyarbide que perdona a la corrupción como si robar fondos del Estado no hiciera mella en nuestro universo económico diario.


Esos jueces, su mentalidad diabólica, es lo más peligroso de todo, ellos están en primera fila de quienes minan las bases de una Argentina que pretende vivir en paz y armonía.

la "pole position" la tienen nuestros jueces, no los de afuera.

Después si vienen los Griesa y demás.


Pero no perdamos de vista la realidad que el sol no se puede tapar con la mano.







Vivimos atormentados por un anciano encorvado, con cara de malo, y mirada algo perdida. Pero cuando salimos a la calle -o estamos en nuestros hogares-, el peligro que nos acecha no tiene que ver con los fallos del juez Griesa, sino con los conceptos absurdos y diabólicos de los jueces locales.


Supongamos -ojalá no sea así- que al final Argentina entra en cesación de pagos, negocia mal (al pibe Kicillof le falta rodaje para negociar con los experimentados zares del mundo de las grandes finanzas) y las consecuencias van a ser tremendas. Inflación, dólar por las nubes, economía en receso y todo el Apocalipsis imaginable. La clase media, media-media, baja y los pobres tendremos que volver a ajustarnos el cinturón y sobrevivir como podamos. Pero siempre nos podremos rehacer y, como canta Alejandro Lerner, "Volver a empezar".


Pero más diabólico que Griesa (si en verdad lo es, porque el hombre sigue los códigos procesales de su país) son nuestros jueces garantistas. La mentalidad Zaffaroni de que los asesinos y violadores son las víctimas de un sistema injusto y cruel (algo de razón tiene) y que los ciudadanos decentes son los culpables de que exista esa lacra que viola, roba y mata a destajo, es más temeraria que la del magistrado de Nueva York.


El juez Axel López que libera violadores que ya en la calle reinciden violando y asesinando mujeres, es más perverso para la sociedad que cualquier otro concepto jurídico.


Porqué las atrocidades que apaña la mente de los garantistas no nos priva de vivir modestamente bien, nos priva de la vida dejando a esos asesinos sueltos.


Es cierto que ningún pibe nace chorro ni criminal. Que los desajustes sociales lo llevan a delinquir y las drogas temibles le liman la conciencia. Pero para tratar de rehabilitarlos están las cárceles. Porque un asesino por naturaleza en libertad es más cruel y perverso que cualquier fallo que afecte la economía doméstica.


Nuestra pesadilla como argentinos tiene en primer lugar a los Zaffaroni, López y el siempre vigente Oyarbide que perdona a la corrupción como si robar fondos del Estado no hiciera mella en nuestro universo económico diario.


Esos jueces, su mentalidad diabólica, es lo más peligroso de todo, ellos están en primera fila de quienes minan las bases de una Argentina que pretende vivir en paz y armonía.


En una tabla de posiciones de jueces excéntricamente destructores, la "pole position" la tienen nuestros jueces, no los de afuera.



Después si vienen los Griesa y demás.


Pero no perdamos de vista la realidad que el sol no se puede tapar con la mano.
0No hay comentarios