Check the new version here

Popular channels

Grobocopatel está en capital

"Vine a vivir a la Ciudad para dejar de subsidiar y ser subsidiado"



Gustavo Grobocopatel tiene un sueño: revertir el que cada vez más argentinos del interior vengan a vivir a Buenos Aires y sus alrededores. Este empresario multimillonario sabe de lo que habla: cansado de salir a la ruta, dice que se mudó de Carlos Casares a Puerto Madero. Asegura conocer los incentivos para que las personas regresen a sus pueblos. Pero además señala que Argentina necesita una nueva organización económica y demográfica a nivel federal, algo que muy pocos países lograron modificar. Aquí va un resumen de la larga charla a la que accedió en su departamento de Puerto Madero.



¿La actual organización del Estado y territorio argentino es adecuada para el desarrollo de las economías regionales de la Argentina?
El federalismo, el Estado y la forma de gobierno tienen que ser pensadas en función de su temporalidad. No es lo mismo el federalismo del siglo XXI que el del XIX. Cómo organizar el país y su territorio para asegurar el desarrollo es algo a repensar.


¿Qué organización hace falta?
Una que facilite decisiones creativas, más vinculada con lo local, pero al mismo tiempo conectada con lo global. Una organización más vinculada con regiones que con las provincias. Las regiones deben pensar su estrategia de desarrollo vinculando las cadenas de valor, la infraestructura, la participación ciudadana y más autonomía.
Más autonomía a las provincias no necesariamente significa más republicanismo ...
Estos mecanismos deben integrarse a modificaciones en las constituciones provinciales y del funcionamiento político en las provincias: prohibición de reelecciones, poderes judiciales independientes, mecanismos de participación ciudadana diferentes.


¿Qué opina de dividir el territorio de la provincia de Buenos Aires?
Es una idea que da vuelta hace mucho tiempo. Es uno de los puntos estructurales que se deberían discutir, porque a partir de ahí, la coparticipación, la presión impositiva y la estructura impositiva son consecuencias.


¿Qué reclaman en general quienes viven en el interior?
Las personas viven en el interior porque eligieron una cierta forma de vida. Pero se creen víctimas de la falta de infraestructura y bienes públicos de calidad. Quieren tener mejor educación, mejor salud y vías de comunicación.
Reclaman más bienes públicos.
Sí. Pero por naturaleza, el bien público tiene que ser de calidad para todos porque si no, no es público. Toda mi vida viví en un pueblo que se llama Carlos Casares. Nos prometieron una autopista hace 10 años a la ciudad. Nunca se concretó. En esa ruta se ven muertes permanentemente y eso hace que, con el tiempo, a la hora de salir a la ruta uno lo piense varias veces.


¿Cómo es la pobreza fuera de Buenos Aires?
Uno no ve una pobreza no digna. Incluso en Chaco o Formosa, donde se ven panoramas duros, el Estado llegó ahí en los últimos años. Es mentira que allí no se hizo nada. Aunque creo que se hizo mucho “hardware” y no “software”: hay mucha escuela y vivienda nuevas, pero no se armaron programas de desarrollo económico inclusivos.


¿El Estado avanzó más construyendo edificios, instalando cajeros automáticos y brindando una tarjeta que coordinando políticas públicas?
Seguro. Uno debe resolver los problemas del momento y lo hecho estuvo bien. Pero faltan muchas cosas que implican mejor calidad de vida.


¿Por qué los habitantes de las poblaciones rurales vienen a vivir a la ciudad aun cuando el campo genera riqueza?
Cuando uno tiene dos o tres problemas de salud, o sus hijos no pueden estudiar en la universidad o no hay acceso a un buen camino para llegar a la ciudad más cerca, uno se pregunta: ¿qué incentivo hay para vivir en el interior de nuestro país? No hay bienes públicos de calidad y tampoco bienes culturales. Hoy sucede el mismo proceso de los colonos que llegaban a Carlos Casares: mandaban a sus hijos a estudiar a la ciudad y luego iban ellos a instalarse. Vea mi caso. Vine a vivir a Buenos Aires para dejar de subsidiar y ser subsidiado. Hay un incentivo a través de la coparticipación que a uno lo cansa. La gente quiere quedarse en el interior, pero tiene pocos incentivos.


¿Cómo revertir esto?
Va un ejemplo: con un tren de alta velocidad entre Buenos Aires y los pueblos del interior, las personas elegirían vivir en los pueblos. Es más limpio, más barato, el aire es mejor, tus hijos andan solos y venís a la ciudad cuando te hace falta.
Usted habla del TAV, pero ni siquiera se hicieron las autovías ...
Hablo de una agenda de desarrollo para que las personas vuelvan a vivir al interior y descomprimir el Conurbano. Hay que integrar las 100 Chivilcoy que decía Sarmiento, las ciudades ubicadas en el corredor central del país. Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, entre otras.



Señas particulares

Gustavo Grobocopatel
Empresario. 54 años
Hincha de Argentinos Juniors. “Mi abuela materna era de la Paternal”, dice este empresario que en el 99,9% de las notas de prensa es presentado como ‘El rey de la soja’. “Este cultivo no salvará a la Argentina. Pero sí puede abrir mercados importantes en el mundo. Si vendés soja a China es más fácil pedirle que abran otros mercados”. Bajó 25 kilos en 3 años. Está leyendo ‘Viajes con Herodoto’, de Ryszard Kapuscinski.

0
8
0
1
8Comments