Hallaron muerta a la joven desaparecida en Córdoba

El cuerpo de Paola Acosta, desaparecida desde el miércoles, fue encontrado en una alcantarilla. Su hija de casi dos años fue trasladada a un hospital.



Una joven que estaba desaparecida en Córdoba junto a su hija de un año y nueve meses apareció esta mañana muerta en una alcantarilla, ubicada entre las calles Zípoli e Igualdad, en el barrio de Villa Urquiza.

La pequeña, que estaba cerca del cadáver de su mamá, está viva y fue trasladada al hospital con principio de hipotermia. Ayer quedó detenido el padre biológico de la nena, Gonzalo Lizarralde, quien fue imputado por homicidio calificado.

“Creemos que la joven podría haber muerto el miércoles a la noche”, dijo Miguel Oliva, jefe de la Dirección de Investigaciones Criminales de Córdoba, en diálogo con TN.

Según la denuncia presentada por los familiares, Paola Acosta, de 36 años, y su pequeña hija Martina, desaparecieron de su domicilio el miércoles a la noche. El último contacto que tuvo la mujer fue con su ex pareja, razón por el cual las primeras líneas de investigación se orientaron hacia el hombre.

El cuerpo de Acosta fue encontrado a 10 cuadras de la casa del hombre detenido. "Nos avisó una persona de la panadería. Cuando hacía la limpieza ve las piernas de esta chica. Y con otros vecinos levantaron la tapa y encontraron a la bebé con una mirada inocente como pidiendo auxilio", comentó Oliva.

El funcionario contó que Martina fue trasladada al Hospital Materno Neonatal porque había pasado varias horas a la intemperie y tenía pequeñas lesiones y principio de hipotermia.

“Ahora la beba está fuera de peligro y estable. Tiene fractura de fémur, que podrían ser producto de la caída. Ahora se le están realizando análisis para tener una información más detallada de su estado", dijo Fernanda Marchetti, directora del Hospital de Niños de Córdoba, institución a la que la nena fue trasladada cuando fue estabilizada.
El padre de la nena, a quien reconoció recientemente tras un ADN, se encuentra detenido desde ayer cuando la fiscal Eve Flores lo imputó por homicidio calificado. "Se presentó ayer con su abogado defensor para presentar un escrito y automáticamente quedó detenido", aseguró Oliva.

Lizarralde visitó el miércoles por la noche a Paola en su domicilio del barrio San Martín para entregarle la primera cuota alimentaria dispuesta por la Justicia. Desde ese momento, sus familiares comenzaron la búsqueda de Acosta y su beba.