Popular channels

Hambre = Precio altos ....esta noticia me da miedo

Desesperación ha provocado protestas, con muertos incluidos
Asoma hambruna mundial por alto costo de alimentos
Lali Cambra
END - 20:30 - 15/03/2008

Ciudad del Cabo / EL PAÍS
México fue de los primeros, el pasado año, con la protesta por el precio del maíz. Pero en los últimos meses, la desesperación de muchos ciudadanos por el costo de productos básicos ha derivado en protestas virulentas en países de todo el mundo. Indonesia, Mauritania, Marruecos, Yemen, Guinea, Mozambique, Senegal, y, en la pasada semana, Camerún y Burkina Faso.

Marchas del hambre que han acabado con cientos de detenidos y decenas de muertos por enfrentamientos contra la Policía. Dos en Mauritania, 12 en Yemen, y más de un centenar en Camerún, según las organizaciones de derechos humanos, a falta de un recuento oficial desde que comenzó la revuelta hace unos diez días. Y contando.

“Es la nueva cara del hambre. Hay comida en los supermercados pero la gente no puede comprarla. Hay vulnerabilidad en áreas urbanas que no habíamos visto antes, y revueltas en países en los que jamás se habían producido”, alertaba ayer Josette Sheeran, directora del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas en Bruselas. La ONU ha pedido ayuda a la comunidad internacional para lograr 500 millones de dólares que ayuden a los países más pobres a hacer frente a la carestía.

Sheeran advirtió que, si los precios siguen tan elevados, la agencia será incapaz de continuar con su programa, que alimenta a 73 millones de personas en 81 países. Tan sólo el 10% de los desnutridos del mundo, y que tiene un déficit de 500 millones de dólares causado por el aumento de precios. La directora explicaba al Parlamento Europeo que las reservas del programa se encuentran a su nivel más bajo en 30 años, con sólo 53 días de reservas para emergencias.


En Camerún inició por precio de combustibles
La última de las revueltas, la de Camerún, se inició con una huelga de taxistas que protestaban por el precio de la gasolina en Douala, la capital económica. “La gente se les unió por el aumento del coste de alimentos como la harina o el arroz”, explica el periodista Dibussi Tande. “El pan es básico en la dieta de este país, en las provincias francófonas la mayoría de las familias pobres viven sólo de él.

Y el arroz es fundamental en todo el territorio. Un aumento de precios significa que muchas familias se van a dormir con hambre”, asegura. El caos, pillaje e incendios de gasolineras se extendieron de Douala a Yaoundé, la capital, que en pocos días se inundó de pancartas en las que se leían mensajes como “oui à la vie moins chère” (sí a la vida menos cara). De acuerdo con organizaciones de derechos humanos, más de cien personas han muerto en los enfrentamientos contra la Policía y el Ejército de un país que se ha convertido en una barricada.


China e India entre causales
Todo se explica con una simple ecuación. El crecimiento económico general, especialmente en India y China, ha supuesto un aumento de la demanda de alimentos, no sólo de cereales, sino también de carne y leche, de acuerdo con un estudio de Joachim Von Braun, director del Instituto Internacional para la Investigación de Políticas de la Alimentación. “Eso supone un aumento de precios en el grano para animales.

El trigo, la leche y la mantequilla han triplicado su precio desde 2000, y el pollo, el arroz y el maíz cuestan el doble”, comenta. A esto se suman los controvertidos cultivos para producir combustible: “El destinado al consumo humano o animal ha aumentado entre un 4% y un 7% desde 2000, el de biofuel, un 25%, con especuladores financieros de por medio que causan mayor volatilidad en los precios”.

Finalmente, el efecto del cambio climático del que Von Braun pinta un panorama devastador: “inundaciones y sequías suponen pérdida de cosechas sobre todo en África; en 2020 el Producto Interno Bruto global de la agricultura sufrirá pérdidas de hasta el 16%; un aumento de temperaturas de tres grados corresponde a un aumento de precios de alimentos de hasta el 40%. Muchos países en vías de desarrollo dependerán más de las importaciones’.

No es de extrañar que sean los que ya dependen de importaciones los primeros en sublevarse. La protesta popular en Burkina Faso se inició la semana pasada en Bobo-Dioulasso (264 detenidos y acusaciones de torturas y detenciones ilegales por parte de organizaciones de derechos humanos) por la pasividad del gobierno en atajar aumentos de precios de entre el 16% y el 40% en alimentos y gasolina.

Por las nubes el jabón, arroz, azúcar, el maíz…
Las manifestaciones se reprodujeron el jueves en la capital Ouagadougou, tomada por el Ejército. ‘Ahora está más tranquilo, la gente no puede perder días, sobre todo porque la mayoría trabajan en el sector informal’, explica el periodista John Liebhardt, ‘el jabón, la gasolina, el arroz, el azúcar, el maíz, están por las nubes.

Aunque el crecimiento económico del país es bueno, del 6%, y se ven boutiques caras y coches enormes, cabe preguntarse si eso beneficia a la mayoría de la población’. Parece que no. De acuerdo con Von Braun, de 34 países del mundo con inseguridad alimenticia, 22 tienen crecimientos económicos de entre el 5% y el 16%.

El director general del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, puso la semana pasada a disposición de los países más afectados por la subida de precios, provisiones a corto plazo, en forma de créditos y asesoramiento en tasas y política económica. Una actuación que ya ha sido criticada: la portavoz de Jubilee Debt 2000, Sarah Williams, considera que lo que debería hacer el FMI es aliviar la deuda de los países pobres sin dictar políticas económicas, ‘es antidemocrático y se cancela la deuda a cambio de más privatizaciones, y menos gasto en el sector público’.

Cartillas de racionamiento y prohibiciones
La solución no es fácil: en el corto plazo, Egipto ha incluido a diez millones de personas en su red de asistencia social; Rusia ha congelado precios de leche, huevos, aceite y pan; Afganistán ha pedido ayuda al Programa de Alimentos de las Naciones Unidas para incluir a dos millones y medio de personas más; las cartillas de racionamiento volverán a verse en Pakistán desde los años 80; India ha prohibido la exportación de arroz; China, con una inflación del 18,2%, limita la exportación e impone cuotas en importación e Indonesia, para aplacar a sus ciudadanos, ha triplicado sus subsidios a los alimentos.

De acuerdo con Von Braun, que alerta de que los productos van a seguir siendo astronómicos los próximos años, las soluciones deben ser a largo plazo, ‘seguir como hasta ahora sólo incrementará la miseria’, e incluir una apertura de mercados, ‘en un mundo con falta de comida los mercados deben ampliarse, no restringirse y dar más oportunidades a todos’. Invertir en ciencia y tecnología en la agricultura, aumentar las redes sociales en los países más afectados e incluir la alimentación en los programas internacionales destinados a combatir el cambio climático son otras medidas que el especialista señala.
0
0
0
0No comments yet