Check the new version here

Popular channels

Hay llamados entre teléfonos de la Casa Rosada y narcos

La jueza María Servini de Cubría admitió este viernes (29/08) que investiga un entrecruzamiento de llamadas entre supuestos narcotraficantes y funcionarios de la Casa Rosada, luego de que se conociera que la magistrada le pidió al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, que informe quiénes utilizan los números que figuran en las pericias. "El narcotráfico tiene que tener apoyo de adentro, de alguien importante, porque sino la Policía los localizaría de inmediato", sostuvo.



La jueza María Servini de Cubría admitió este mediodía que investiga un entrecruzamiento de llamadas entre supuestos narcotraficantes y funcionarios de la Casa Rosada. Es por eso que le pidió al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, que informe quiénes utilizan los números que figuran en las pericias.

"Tenemos entrecruzamientos de algunos llamados entre teléfonos de la Casa Rosada con algunos narcos. Queremos saber quiénes usaron esos teléfonos", declaró en diálogo con radio Mitre.

Servini de Cubría reiteró que pudo comprobar que ingresó ilegalmente efedrina al país y que esas maniobras de narcotráfico necesariamente tiene que contar con "ayuda de alguien de la política". "El narcotráfico tiene que tener apoyo de adentro, de alguien importante, porque sino la Policía los localizaría de inmediato", sostuvo.

Según la jueza, José Granero, ex titular de la Sedronar, "tenía algún amigo" que "manejaba" el ingreso de la efedrina a la Argentina. En este contexto, sostuvo que el propio Granero hacía las denuncias en distintos juzgados para demorar la investigación.

“La denuncia original se dividió en varias causa y así es difícil poder investigar; cuando se divide una causa en 20 ó 50, de alguna manera a uno le impiden la investigación”, enfatizó.

En tal sentido, Servini de Cubría aseguró que en la Argentina "es muy difícil investigar" causas relacionadas con el narcotráfico por las "presiones que hay desde todos lados". "Nunca tuve problemas con la política, pero los abogados enloquecen; hay amenazas", agregó.

Consultada acerca de si mantiene una relación conflictiva con el poder de turno, la jueza admitió: "Llevo 24 años de jueza federal, he vivido momentos difíciles pero este es un momento muy difícil".

Servini de Cubría emarcó las divisiones que hay incluso dentro del poder judicial. "La creación de agrupaciones como Justicia Legítima dividió más a la gente; hay empleados enfrentados unos con otros", lamentó.
En este sentido, advirtió que aunque no puede "echarle la culpa al gobierno ni a nadie, son las circunstancias actuales", alertó que no ve un cambio en lo inmediato. "Esto se va a mantener, no me pregunten por qué, es una intuición que tengo", agregó.

Cabe destacar que por el caso de la efedrina tuvo que renunciar Granero, el ex titular de la SEDRONAR (Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico) que luego ocupó el cargo de vicepresidente de la empresa estatal Enarsa. La salida de Granero ocurrió el miércoles 23/07 tras confirmarse su procesamiento en la causa por el ingreso de ese precursor, investigación que corre paralelamente a la de exportación de esa sustancia a México y Colombia, la triple muerte de Forza y sus dos amigos, y salpica a Cristina Fernández, además, por sus fuentes de financiamiento de campaña. También están en la mira el secretario privado de Granero, Miguel Zacarías, quien habría realizado varias llamadas a distintas líneas de la Casa Rosada. Hay otros tres Zacarías (son 4 hermanos) en el Poder de los que se sospecha.

Este viernes (29/08) la jueza federal Servini de Cubría le pidió al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, que detalle qué funcionarios o empleados de la Casa Rosada utilizaban una docena de teléfonos investigados por el tráfico de efedrina.

Paralelamente, en las últimas horas realizó varios allanamientos para obtener documentación sensible vinculada a la causa, informó el diario Clarín, que relata que la investigación se reactivó la semana pasada con la declaración de Lucas Paradelo, un abogado de Río Gallegos que involucró de manera directa a Máximo Rito Zacarías, el mayor de los hermanos, en las gestiones para importar 1000 kilos de efedrina. Ese testimonio lo dejó al borde de la indagatoria y desencadenó los nuevos procedimientos.

Servini de Cubría también le tomó declaración en las últimas horas a un compañero de trabajo de Paradelo. Su testimonio ratifica que Máximo Zacarías se interesó por un expediente para importar 1000 kilos y que el escándalo quedó reflejado en un memo interno.


0
0
0
0
0No comments yet