Canales populares

Hernán ahora invierte en Miami

Hernán Fardi: el amigo de Boudou que se hizo millonario y ahora invierte en Miami

Conoció al vice en la Anses y comenzó su ascenso; declaró un patrimonio de $25 millones; compró tres casas en Miami, tiene un bar en Palermo y una pinacoteca



Hernán Fardi era, allá por 2008, un joven economista con aires de inversor que se dedicaba a la consultoría financiera. Ese mismo año ingresó a la gestión pública. Su vida dio un giro cuando conoció a Amado Boudou en la Anses. El vicepresidente pronto lo hizo parte de su "mesa chica" dentro del organismo. El patrimonio de Fardi también dio un giro: multiplicó sus bienes por diez en los últimos seis años.

Cuando Fardi desembarcó en el Estado tenía bienes por $2,8 millones; seis años después, en 2013, sus activos superaron los $25 millones, según consta en todas sus declaraciones juradas, a las que accedió LA NACION.

El funcionario, ahora vicepresidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), declaró siete propiedades, una empresa de químicos, una fábrica de productos veterinarios, un bar en Palermo, 70 obras de arte y una sociedad en Miami. Sólo en los últimos dos años ganó más de $12 millones. Un crecimiento patrimonial no exento de polémica.

Su principal inversión son los títulos públicos: declaró $11 millones entre las distintas variantes de bonos. Desde 2008, su apuesta por la deuda pública se potenció al ritmo de los jugosos intereses. Sólo en 2013 declaró ganancias anuales superiores a los $4 millones.

El amigo del vicepresidente apostó por los ladrillos. Compró varias propiedades e invirtió en el mercado inmobiliario. Tiene una casa en el country Santa Bárbara (Tigre) de 1100 metros cuadrados y tres inmuebles en Capital. También adquirió terrenos en los lujosos barrios privados Fincas de San Vicente y Lagos de San Eliseo. Pero sus declaraciones juradas no reflejan el valor real: declaró por el total de sus propiedades $3,5 millones.

Pero la foto distorsiona la realidad: su patrimonio supera lo declarado. Un buen ejemplo son sus propiedades: cotizó los siete inmuebles por un total de $3,5 millones, un monto muy inferior al valor de mercado. Además, en su última presentación no incluye, entre otras cosas, los activos a nombre de su esposa, María Lillia Vieytes, que en 2011 (el último ejercicio en que se incluyó información de cónyuges) tenía más de un millón de pesos en bonos, entre otros activos.
0
0
0
0No hay comentarios