Check the new version here

Popular channels

Iba a trabajar en bicicleta y lo mataron a tiros para robárs





Pablo Tonello tenía 27 años. Un ladrón lo asaltó en la bicisenda de Libertador y Lacroze a las 8.30 de la mañana, frente a cientos de testigos. Forcejeó con él y recibió cuatro balazos. No hay detenidos.



Pablo Ariel Tonello (27) salía todas las mañanas de su casa de Belgrano en bicicleta para pedalear algo más de una hora rumbo a su trabajo. Si bien tenía un coche 0 kilómetro, le gustaba hacer ejercicio para llegar activo a su empleo, en Parque Patricios. Era programador y desarrollaba videojuegos para celulares. En la mañana de ayer, iba por la avenida del Libertador, en Palermo, cuando un ladrón le cortó el paso para robarle. Forcejearon hasta que el asaltante sacó un arma y le pegó cuatro tiros mortales, uno de ellos en la cabeza. Eran las 8.30 y había centenares de testigos en la zona, que quedó conmocionada.

Un abogado que justo pasaba en su moto por el lugar se detuvo para intentar ayudar a la víctima y se tiró encima del asaltante. Pero no pudo evitar la tragedia. El delincuente logró escapar, le robó la bicicleta a una mujer que andaba por allí y desapareció. Según los vecinos, lo que pasó no fue un hecho aislado: son habituales los asaltos a ciclistas y a gente que hace ejercicio en la zona, a pasos de los bosques de Palermo (ver Una zona...).

El asalto sucedió en Libertador y Federico Lacroze. Tonello, que trabajaba en una empresa del Grupo Clarín (ver “Todo el...), vivía a unas 15 cuadras de allí, sobre la calle Montañeses. Sus familiares se reunieron ayer frente a su departamento: estaban destrozados. No paraban de llorar y abrazarse y pidieron no ser molestados.

El crimen movilizó a decenas de patrulleros de la Policía Federal, que en la tarde de ayer rastrillaban el área y los alrededores en busca de testigos y filmaciones de cámaras de seguridad. El hecho también convocó al lugar al jefe de la Fuerza, el comisario Román Di Santo, quien definió al asesino como “un ratero” y pidió a la Justicia más dureza (ver Di Santo...).

Según fuentes del caso, el ladrón se tiró encima de Pablo en plena bicisenda. El forcejeo empezó de inmediato. Lucio, un abogado que pasaba con su moto por Libertador –iba al psicólogo, de Palermo hacia Belgrano– vio lo que sucedía y decidió intervenir. “El chorro estaba forcejeando con el muchacho por la bicicleta. Tenía un arma en una mano y empezó a tirar. Un balazo incluso dio en el piso y rebotó”, le contó a Clarín. “Vi el chispazo”.

“Yo me metí y le puse un par de piñas. Pero el casco se me movió, no pude seguir viendo y no lo pude acomodar bien. El chorro se soltó, corrió tres metros, se dio vuelta, me miró y siguió corriendo”, agregó Lucio. “Yo me quedé con este chico. Estaba en el piso, le salía sangre por la boca y agonizaba. Vi que tenía un anillo y pensé: ‘¿Cómo le van a decir a la mujer?’. Llamé al 911, llegaron y me dijeron que estaba muerto”.

Tras zafarse de la pelea con Lucio, el ladrón –definido por el abogado como “un típico pibe chorro”– corrió hacia los bosques. Según detallaron voceros del caso, otro joven que iba en una segunda moto lo persiguió hasta que lo perdió.

El encargado de un edificio ubicado enfrente, Gabriel, relató: “A unos metros el ladrón robó otra bicicleta. Era un pibito que no tenía más de veinte años”.

La víctima del segundo robo fue una mujer que hacía ejercicio. Su bicicleta fue hallada un rato más tarde por la Policía, abandonada cerca del Campo Municipal de Golf, y ahora es sometida a pericias en busca de huellas digitales. Se sospecha que el asaltante se subió a un tren de la línea Retiro–Tigre.

La autopsia determinó que Pablo recibió un disparo en el pecho, otro en un glúteo, el tercero a la altura de la ingle y el cuarto en la cabeza, todo con un arma de bajo calibre. El jefe Di Santo afirmó que más de 50 patrulleros fueron abocados a buscar a quien le provocó estas heridas, pero hasta anoche no había detenidos.
0
0
0
0No comments yet