Check the new version here

Popular channels

Imputación de CFK: Peronismo insoportable



En el caso del peronismo la frase “Tanto nadar para morir en la orilla” podría reformularse: “Tanto nadar para volver a la orilla”. Desde Perón hasta acá, más que por sus logros, el justicialismo sobrevivió gracias a que para mucha gente es insoportable, ni siquiera están dispuestos a esperar que se muera. Lo matan. De no ser así se hubiera agotado en los cincuenta.

El secreto del partido de Perón, ahora cooptado por los K, no es tanto cómo nació sino la forma original en que agoniza.

De no ser por la oposición, el kirchnerismo (no el peronismo) estaría llegando a su fin, de hecho casi nadie puede sostenerse en este país sin la perspectiva de una reelección. Cristina tampoco. Todas las experiencias indican que el movimiento se hace grande en su agonía, pero no debido a que sea mejor cuando la muerte lo acecha, porque los que están en la vereda opuesta liberan un frenesí de venganza tal que logran salvarlo.



Cristina estaba ahí, desgastada por más de diez años de hacer equilibrio en el poder, corrupciones varias y tantos problemas que ya resultan incontables; bastó que cayera en cama para que los opositores, en lugar de dejar que la naturaleza o el desgaste natural del poder hagan lo suyo, se tiran encima de ella y compiten por quién es más eficiente a la hora de desconectarle el respirador. Por supuesto, semejante voracidad no hace más que restablecer al potencial difunto que, tirado en ese lecho por sus propios errores, termina muriendo en manos de sus enemigos.

Lo mejor que puede pasarle es encaminarse a un golpe.

Resumiendo: El peronismo es alcohólico, está entrado en kilos, se droga y ni siquiera levanta una pierna en el gimnasio; cuando la suma de esos desquicios lo dejan al borde de la muerte, viene alguien, lo mata y se convierte en héroe.

Pasó y seguirá pasando.


El tiempo dirá que la imputación en la causa AMIA no llegará a nada, mientras tanto cae sobre la cabeza presidencial con la fuerza de un adoquín que será reforzado el 18F y, por las dudas, complementado con otra imputación por la desnutrición en Salta que salpica cerca del sillón presidencial. Cristina, que en cierta forma estaba dispuesta a partir, se envalentona con las intenciones de acelerar ese proceso y su adrenalina le añade sobrevida.




Ni los derechos adquiridos ni las conquistas sociales ni los trabajadores, la verdadera fuerza del peronismo está en su “insoportabilidad”, eso que nos hace pensar por qué lo odiarán tanto y a partir de ahí comenzar un proceso que no siempre, pero muchas veces, le aporta nuevas alas.

A esta altura estoy convencido de que nunca dejaremos que muera en paz y, por tal motivo, jamás sabremos si es capaz de morir. El odio que le tiene buena parte de la sociedad es, al mismo tiempo, su fuente de eterna juventud.
0
0
0
1
0No comments yet