Check the new version here

Popular channels

Indignación por los dichos de un cardenal sobre pedofilia

El escándalo por los abusos Es George Pell. Hizo una rara comparación para quitarle responsabilidad a la Iglesia.



Grupos de apoyo a las víctimas de pedofilia del clero están indignados por las declaraciones consideradas insultantes y negacionistas del cardenal australiano George Pell sobre este controvertido tema. El religioso, frente a una comisión de investigaciones comparó a la Iglesia con una empresa de transportes, en la cual algunos choferes abusaban de personas que hacían “autostop”.

El prelado, prefecto de los Asuntos Económicos del Vaticano, depuso ayer por videoconferencia desde Roma frente a la Comisión Nacional de investigación australiana sobre las respuestas de las instituciones a los abusos sexuales a menores.

La comisión lo interrogó sobre su papel cuando era arzobispo de Melbourne e introdujo en 1996 el esquema de resarcimientos a las víctimas de curas pedófilos, llamado Melbourne Response.

Para afirmar que la culpa legal no puede ser imputada a los líderes de la Iglesia, Pell recurrió imprevistamente a la analogía de los camioneros: “No sería apropiado que los dirigentes de la compañía fuesen considerados responsables”.

Si bien aceptando que la Iglesia tiene obligaciones morales hacia las víctimas, sostuvo que cuando se trata de responsabilidad legal, las acciones de sus sacerdotes no son necesariamente culpa de la Iglesia. Ese punto de vista ha sido discutido en muchos países que consideran que la Iglesia es responsables de los actos de los curas, de cualquier jerarquía. Debido a eso, la curia ha debido pagar indemnizaciones fijadas por la justicia por los delitos cometidos por religiosos. La analogía con los camioneros dejó a los presentes “con la boca abierta por el shock”, dijo Nicky David, de la Red de los sobrevivientes a los abusos de los sacerdotes.

“Nos dijimos literalmente entre nosotros: ¿dijo verdaderamente ésto? ... Demuestra no tener ningún concepto de lo que es un comportamiento apropiado o inapropiado, y qué es apropiado decir a los sobrevivientes. Demuestra preocuparse sólo de protegerse y de buscar excusas por comportamientos imperdonables”, afirmó el activista indignado e incrédulo.

Según Cathy Kezelman, de Adultos sobrevivientes de abusos, la analogía “ultrajante y shockeante” puede causar mucho daño”. “Las víctimas ya fueron traumatizadas reiteradas veces –añadió– y escuchar que sus experiencias son negadas nuevamente es como poner el cuchillo en la llaga”.

La declaración también fue contestada por el gremio choferes igualmente irritado. La protesta de la Asociación de los 170 mil conductores de camión del país llegó inmediatamente. “Tienen familias e hijos. La analogía es un profundo insulto a cada uno de ellos”, dijo la presidente de la organización sindical Noelene Watson.

Las víctimas que testimoniaron ante la comisión dijeron sentirse traicionadas por la Melbourne Response, que imponía un techo a los resarcimientos de 50 mil dólares australianos (equivalente a unos 35 mil euros), mientras quien inició una acción legal recibió en promedio un resarcimiento de 293 mil dólares (205 mil euros).

A este propósito el cardenal Pell observó que antes de 1996 no estaban previstos resarcimientos. “Muchas de las personas asistidas por nosotros habrían recibido poco o nada si se hubiesen remitido a los tribunales”. El cardenal sin embargo sostuvo que la Iglesia ahora debería renunciar a los procedimientos internos de investigación y resarcimiento y crear una entidad independiente que responda a las acciones legales a su cargo.No hubo un inmediato pronunciamiento del Vaticano.
0
0
0
0No comments yet