Check the new version here

Popular channels

Infierno por un charuto.

La odisea del argentino detenido en Rusia

Kevin Hoistacher vive en Finlandia y fue arrestado en la frontera por llevar medio gramo de marihuana en su vehículo. Lleva más de un mes preso en San Petersburgo y en condiciones inhumanas. Su madre, desesperada, está allá, y su padrastro le contó a Crónica.com.ar detalles del calvario que vive el joven.


El pavote está en cana y va a salir el día del arquero.

Una verdadera odisea, además de lo que representa el atropello a los derechos humanos, es lo que está atravesando en estos momentos Kevin Hoistacher, quien se encuentra detenido en una prisión rusa por llevar consigo un cigarrillo de marihuana.

Todo comenzó el 21 de julio pasado, cuando el joven de 24 años, oriundo del barrio porteño de Villa Devoto -actualmente está viviendo desde hace 5 años en la ciudad de Tampere, Finlandia-, se trasladó en su vehículo particular con un amigo de Buenos Aires que fue a visitarlo desde el lugar donde reside hasta Rusia.

Luego de atravesar la frontera que divide ambos países, es detenido a unos 35 kilómetros por un control y, como resultado del operativo, le encuentran un cigarro que contenía aproximadamente medio gramo de cannabis mezclado con tabaco.

A partir de allí todo fue un infierno para Kevin, profesor de idiomas en la Universidad Tecnológica de Tampere, ya que ahora se encuentra viviendo un tremendo calvario tras las rejas en una cárcel de la ciudad de San Petersburgo. Pero puede ser peor, ya que el juez que investiga la causa caratuló a la misma como "contrabando de estupefacientes", que contempla una pena que va desde los 3 hasta los 7 años de prisión.

Crónica.com.ar se comunicó con Juan Carlos Torres, el padrastro del muchacho, quien nos relató el sufrimiento que vive la víctima y toda la familia.

"Hace más de un mes que está detenido de manera injusta. Allá las leyes son muy injustas. Su madre está allá en San Petersburgo tratando de ayudarlo pero se le hace muy difícil porque para cualquier trámite necesita un traductor, que lógicamente se tiene que pagar", comenzó diciendo el hombre de 42 años.

"Tenemos tiempo hasta el día del juicio, que es el 21 de septiembre próximo, para sacarlo de la cárcel", confesó. A su vez, aprovechó para denunciar una extorsiva situación, en la cual una persona se contactó con él. Este hombre resultó ser un amigo del juez, quien le "facilitaba" la salida de su hijastro si abonaba unos 30 mil dólares. "A esta persona le pagamos el pasaje desde Moscú a San Petersburgo y nos ofreció la libertad de Kevin por esa enorme suma de dinero. Una verdadera locura", concluyó.


El infierno entre rejas rusas

Juan Carlos reveló detalles escabrosos sobre las condiciones en las cuales mantienen a Kevin y aseguró que "es una cárcel muy violenta, en donde tienen a todos los extranjeros".

"Lo tuvieron cuatro días sin comer y pasó mucho tiempo sin bañarse. No hay luz y el agua escasea. En ese lugar donde no hay recursos van a matar a mi hijo", explicó desconsolado.

También confesó que en cuanto a la comunicación, según las leyes rusas, las mismas determinan que el detenido puede tener contacto sólo 2 horas con la visita. "Su madre lo fue a ver y el trato es a través de un vidrio, con traductores de por medio. No se puede esbozar ni una palabra en español porque ellos te cortan la comunicación", manifestó.


El cónsul argentino, atado de pies y manos

Jorge Nicolás Zobenica es el cónsul argentino en Rusia que intenta mediar en esta conflictiva situación.

Según el padrastro de la víctima, el representante diplomático sostuvo que "no pueden rotular la causa como contrabando", a lo que también agregó que la situación "se fue de las manos".


Ayuda en las redes sociales

Beatriz Elizabeth Rossano es la madre de Kevin y desde Rusia trata de contribuir como puede para que liberen a su hijo. Por ese motivo abrió una cuenta en Facebook con el lema "Liberen a Kevin", donde denuncia e informa el caso y en el cual los amigos/adherentes al grupo publican mensajes de apoyo para el joven.

0
0
0
0
0No comments yet