Informe sobre escándalos de Netanyahu arriesga su reelección

Informe sobre escándalos de Netanyahu arriesga su reelección



De cara a las próximas elecciones generales, previstas para el 17 de marzo, el contralor del régimen de Israel, Joseph Shapira, va a publicar este martes, un informe sobre los escándalos del primer ministro del régimen israelí, Benyamin Netanyahu.

Según varios expertos, la divulgación de ese informe esclarecerá, las posibles irregularidades en la residencia oficial de Netanyahu, las acusaciones sobre el elevado consumo de alcohol por la esposa de Netanyahu, Sara y también el maltrato al personal de la residencia en los territorios ocupados palestinos, lo que podría marcar grandes diferencias para su reelección.

El pasado 31 de enero, la oposición israelí exigió la apertura de una investigación judicial contra el premier israelí y su esposa por apropiación de fondos público, en otro escándalo relacionado con el reintegro obtenido de envases reciclables y el consumo excesivo de alcohol.

En el mismo contexto, la líder del partido Hatnuá, Tzipi Livni, había confirmado un gasto extravagante que hizo Netanyahu para comprar alcohol, equivalente al salario mínimo con el que viven un millón de trabajadores.

La dirigente del frente pacifista Meretz, Zehava Galón, había dejado claro que Netanyahu tendrá que abandonar su campaña electoral para una posible reelección, si se prueban las acusaciones de los escándalos atribuidos a Netanyahu.

"Si se revela que es cierta la información, insto a Netanyahu a que abandone la campaña para ser primer ministro", indicó Galón, según EFE.

Por su parte, Netanyahu criticó a los medios de comunicación de cubrir esas alegaciones, que a su juicio, tienen motivos personales.

Hace dos años, Benyamin y Sara Netanyahu devolvieron 1000 dólares al régimen en concepto de depósitos de botellas. Sin embargo, según un exempleado de la residencia oficial, la cantidad que adeudan por los depósitos es mucho mayor de la que devolvieron.

Netanyahu, implicado en diversos escándalos de corrupción desde su llegada al poder, tiene baja aprobación entre los ciudadanos israelíes.

El índice de popularidad de Netanyahu cayó en agosto del año pasado al 38 por ciento como consecuencia de la brutal ofensiva que ordenó lanzar contra la Franja de Gaza, que dejó al menos 2310 muertos y 10.626 heridos, la mayoría de ellos civiles.