Check the new version here

Popular channels

Insólito proyecto para reponer la piedra movediza de Tandil

Se cayó hace 94 años
Insólito proyecto para reponer la piedra movediza de Tandil

El intendente quiere colocar una réplica

TANDIL.– Son pocos los lugares del planeta que están tan directamente asociados a un fenómeno natural como la piedra movediza de Tandil. Son menos, incluso, los que mantienen ese vínculo aun ante la desaparición del privilegio en cuestión. Y esta ciudad serrana bonaerense es una de ellas. Porque la mítica piedra que oscilaba cayó hace 94 años y todavía hoy son muchos los que aseguran, sin ruborizarse por el engaño, que la vieron balancearse.

Es tal el lugar que la mole de granito conserva en el imaginario colectivo que en los últimos días surgió de parte del gobierno municipal una propuesta insólita: poner una réplica de la piedra en el sitio donde osciló la original durante siglos.

Para alcanzar ese objetivo, el intendente local, Miguel Lunghi (UCR), anunció que buscará recurrir a la figura solidaria del “mangazo” entre instituciones intermedias y la población en general, para que colaboren con los fondos necesarios, estimados por él mismo en menos de medio millón de pesos.

El 29 de febrero de 1912 “la piedra que late” –de unos seis metros de altura, 13 de largo en su cara superior y una base de apoyo de 80 centímetros– abandonó en segundos su apellido y su cuerpo, inmóvil y hecho añicos, pasó a la posteridad. Desde entonces vienen surgiendo los proyectos para poner las cosas en su lugar.

Los hubo de todo tipo, incluso algunos que planeaban levantar con guinches el material original y, con un pegamento especial, recomponer todo.

Esta vez, la idea se encuentra en un estado germinal y apunta a revalorizar todo el predio en el que se asentó la piedra a partir de la concesión o la licitación de distintos servicios, como un museo, tiendas de souvenirs , ferias de artesanos, restaurantes o circuitos de actividades recreativas.

Inicialmente, el año pasado, a partir de un concurso de ideas, se había llamado a licitación nacional e internacional para que la iniciativa privada fuera la que repusiera la piedra y se hiciera cargo de todo el predio, pero no hubo oferentes. En su momento se atribuyó ese fracaso a los altos costos, y por eso ahora el intendente decidió retomar la avanzada y buscar colocar la réplica, a modo de incentivo.

Piedra hueca

Según explicó a LA NACION un secretario municipal, la nueva piedra será hueca, a una escala 1 a 1, conformada por una estructura reticular de hierro y recubierta por una mezcla de hormigón sintético que imitará la textura original. También se buscará que, incluso, se reproduzcan los grabados que tenía la piedra y sus restos de musgo.

Eso sí: la piedra no va a oscilar, tal vez para no faltarle el respeto a la original, que, unos metros más abajo, buscará su descanso en paz. "El movimiento que tenía era prácticamente imperceptible, por lo que generar un mecanismo para que lo reproduzca hoy sería innecesario, además de peligroso y muy costoso", contó un vocero del gobierno comunal.

"Dios mediante, y si me ayudan, voy a llamar a una gran convocatoria de Tandil para conseguir el dinero para poner la piedra movediza. Tandil tiene que poner su símbolo en su lugar", lanzó el intendente Lunghi cuando nadie lo esperaba.

En su llamado, mencionó entre otras instituciones que llamará a colaborar con la iniciativa a la Cámara Empresaria, entidades del campo y las distintas asociaciones vinculadas con el turismo, que serían las directamente beneficiadas por un mayor movimiento de visitantes, atraídos por el fenómeno.

"Hoy tenemos un turismo regional, con visitantes principalmente de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires, pero con esto se alcanzaría una relevancia nacional. Además de transformarse en una actividad sustentable", destacó el jefe comunal.

La convocatoria de fondos al sector privado no es algo nuevo de su gestión, ya que de esa manera obtuvo solidariamente el dinero como para reconstruir un par de salas del hospital municipal o realizar festejos de fin de año con impactantes fuegos de artificio.

Si bien resucitar la piedra es un anhelo de añares de buena parte de la sociedad tandilense, tal vez a partir de las frustraciones pasadas es que el anuncio -aún en su estado preliminar- no fue recibido con demasiada efervescencia por la población.

Algunos, incluso, atribuyeron la idea a un arrebato del mandatario por intentar cumplir con una de sus más firmes promesas de campaña.

"Todavía no está hecha la ingeniería del proyecto y, a ciencia cierta, no se sabe bien cómo se colocaría o sobre qué se fijaría", sostienen los más escépticos.

Ante este argumento, el intendente confió que en un reciente encuentro de funcionarios del Mercosur mantuvo contactos con un técnico que realizó obras similares, por ejemplo, para el parque temático Temaikén, y ésa podría ser una alternativa por analizar.

Mientras tanto, la historia de la piedra movediza sigue siendo un mito que se recuerda en libros y en páginas de Internet donde se detallan crónicas como la de Ricardo Rojas (http:// www.lapiedramovediza.com.ar ), que evoca la muerte de un fenómeno natural que marcó toda una época en la ciudad bonaerense de Tandil.

Por Martín Glade


fuente: la nacion
0
11
0
0
11Comments