Popular channels

Irak: obligan a niños a beber sangre para sobrevivir

                  



Las familias yazidíes, que permanecen sitiadas en la montaña Sinjar por la organización Estados Islámico, deben proveerles de su propia sangre a los niños para que no mueran deshidratados.

Los niños de la comunidad yazidí, que se encuentran sitiados por el ejército de Estado Islámico (EI) en la montaña Sinjar, ubicada en el norte de Irak, son alimentados con la propia sangre de sus padres, ante la falta de agua y comida que impera en el lugar.
Unas 40 mil personas de la comunidad, que han sido desplazadas de su aldea por las fuerzas terroristas, resisten la falta de alimentos pero deben hidratar de alguna manera a sus hijos y, ante la falta e agua, se practican cortes en sus brazos para darles de bebersu propia sangre.
La historia llegó a manos de la prensa internacional gracias a los yazidíes que han logrado huir del cerco de Estado Islámico y refugiarse en un improvisado campamento ubicado en la provincia de Dohuk, en Kurdistán.
Uno de estos refugiados contó que vio morir de sed a sus cuatro hijos, al tiempo que una mujer contó que debió utilizar a una cabra para amamantar a su bebé de dos meses de vida, ya que ella misma se había quedado sin leche materna.
Por otra parte, circulan relatos de mujeres yazidíes que se suicidan arrojándose al vacío ante el temor de ser violadas por las milicias del Estado Islámico o ser comercializadas como esclavas. Estas historias circulan acompañadas de un rumor sobre una cruzada lanzada por las milicias del EI en el que se buscaría embarazar a las mujeres de esa etnia para terminar con las cabelleras rubias que los caracterizan.
Por su parte, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dijo que gracias a una semana de operaciones aéreas estadounidenses se ha podido romper el cerco de la montaña de Sinjar, en el norte de Irak, donde se habían refugiados miles de civiles que huían de los yihadistas.
No obstante, los cientos de miles de cristianos, yazidíes, turcomanos y Shabakdesplazados en las últimas semanas tienen pocas esperanzas de volver pronto a casa.






                            
0
0
0
0No comments yet