Canales populares

ISIS decapito un hechicero


El Estado Islámico decapitó a un hombre acusado de "brujo hechicero" en Irak

Se dedicaba a vender bijouterie en la ciudad iraquí, una "innovación censurable" según ISIS. Las ejecuciones públicas por este tipo de delitos marcan la vida diaria en las zonas ocupadas.






Los militantes del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) extienden una campaña de terror público en las regiones dominadas por las fuerzas del califa Abu Bakr al Baghdadi en el norte de Irak, donde conservan vastos territorios bajo su control.

Sus autoridades saben que las fuerzas militares cosechan cada vez menos victorias en el campo de batalla y que están retrocediendo después de meses de campaña exitosa. Pero perdieron regiones clave y esto fue a la par de las demostraciones de castigos temibles por delitos comunes.

Lo habitual es que se la tomen con ladrones o supuestos espías y conspiradores; pero ahora incluyen también a quienes sospechan que están tramando "hechizos y brujerías", según la justificación que ensayan en Twitter seguidores del grupo terrorista.


Los restos del "brujo" y la bijouterie que vendía para ganarse la vida

La primera imagen muestra a un "hechicero infiel" vestido con un mono marrón y con los ojos tapados, mientras un terrorista barbado levanta un machete de 18 pulgadas que está a punto de descargar sobre la nuca de la víctima. Están en una plaza pública de Saladino (o Salah al-Din, cerca de Tikrit, al norte de Bagdad).

La segunda imagen es más fuerte. Muestra el resultado del machetazo, la cabeza del supuesto brujo sobre la espalda de su cuerpo, exhibida de la misma manera que lo hicieran con los rehenes occidentales a los que asesinaron en otras oportunidades.

LA VÍCTIMA INTENTÓ VENDER BIJOUTERIE Y FUE ACUSADA DE BRUJERÍA

Al igual que en las ejecuciones de los presuntos ladrones, la sentencia se ejecuta en público, ante una muchedumbre a la que buscan aleccionar para generar el temor sobre lo que pueda sucederle si infringe la Sharia, la estricta ley islámica que los yihadistas dicen seguir a rajatabla.

La acusación contra la víctima es haber vendido los objetos que tiene a su lado, algo que los terroristas consideran "una innovación censurable", una "bid'ah", según la interpretación de Daily Mail.
0
0
0
0No hay comentarios