Israel destruye propiedades palestinas en el este de Al-Quds

Israel destruye propiedades palestinas en el este de Al-Quds

Dando continuidad a sus medidas expansionistas, las excavadoras del régimen israelí han destruido un número de edificios palestinos en la parte oriental de la ciudad de Al-Quds (Jerusalén).



Según el informe de este jueves de la cadena iraní de habla inglesa PressTV, las excavadoras israelíes, escoltadas por convoyes de militares, entraron en el barrio Kafr Aqab y derribaron varios edificios de propiedad palestina.

“Aquí estaba un establecimiento de lavado de coches. Esta mañana todos nos quedamos sorprendidos de que las excavadoras israelíes lo habían destruido completamente. Los soldados israelíes no nos explicaron la razón. Nadie puede desafiar estas órdenes. Hacen lo que quieren para mantener humillados a los palestinos”, denunció Rebhi Shabaneh, trabajador de ese centro de limpieza.

A criterio de los lugareños, el objetivo del régimen de Israel al aplicar esas medidas es apoderarse de más tierras palestinas para seguir la construcción del muro de separación.

De acuerdo con Yamal Abu Leil, jefe del comité popular de Kafr Aqab, la mayoría de las construcciones de esa zona carecen de autorización israelí, pero, como se encuentran en las cercanías del muro de separación y el aeropuerto de Qalandiya, existe el temor de que el régimen de Israel tenga planeado expandir el muro y construir un asentamiento en ese lugar: “Esto significa más represión contra los residentes de Al-Quds”.

Esta agresión israelí tuvo lugar un día después de que el régimen de Israel destruyera los edificios palestinos en la localidad de Kisan, al sureste de Beitolahm (Belén) a fin de materializar su proyecto de emplazar una zona industrial de 150 hectáreas en esa región.

Kafr Aqab, con una población estimada de 20.000 personas, ha sido anexada a la zona oriental de Al-Quds por parte del régimen de Israel y, por tanto, estará bajo su total jurisdicción.

Sin embargo, la zona está separada de Al-Quds por el muro de separación, y sus habitantes se ven privados de la mayoría de los servicios públicos.

Más de medio millón de israelíes viven en unos 120 asentamientos ilegales, construidos desde la ocupación de los territorios palestinos en Cisjordania, incluyendo Al-Quds.

Desde aquel entonces, las autoridades israelíes hacen caso omiso a las declaraciones de las Naciones Unidas que piden el cese del proceso de la colonización en las tierras ocupadas palestinas y sigue construyendo viviendas en dichas zonas.

Además, el fracaso del régimen de Israel en su última guerra de 51 días contra la Franja de Gaza, durante el pasado verano, llevó a las autoridades de este régimen intensificar sus agresiones contra los palestinos residentes en Al-Quds.