Check the new version here

Popular channels

Italia vuelve a entrar en recesión

Italia vuelve a entrar en recesión


El PIB baja un 0,2% en el segundo trimestre, un resultado peor de lo previsto
La debilidad de la economía italiana cuestiona la incipiente recuperación europea
Bruselas advierte de que la caída del PIB retrasa la recuperación



Pier Carlo Padoan, ministro de Economía de Italia / ALBERTO PIZZOLI (AFP)


La economía italiana, la cuarta de la UE, sigue en retroceso, lastrando así la incipiente recuperación europea. El Instituto Nacional de Estadística de Italia certificó que el producto interior bruto (PIB) se contrajo un 0,2% respecto a los tres meses anteriores, cuando ya había descendido un 0,1%. Con dos trimestres consecutivos a la baja, Italia vuelve a estar, técnicamente, en recesión.

En realidad, la economía italiana apenas había escapado a las tasas negativas desde el verano de 2011. En casi tres años, solo ha logrado crecer, y solo un 0,1%, en el trimestre final del año pasado. Las alarmas sonaron en el Gobierno, que aún no se ha ido de vacaciones para intentar aprobar una delicada reforma institucional. En Milán, la Bolsa reaccionó con una caída del 2,7% y la prima de riesgo roza se colocó en 170 puntos.

Los datos difundidos este miércoles sitúan a la economía transalpina en una situación peor de lo que habían calculado las autoridades. “Nos esperábamos datos más altos, en línea con las previsiones de la zona euro”, reconoció el primer ministro Matteo Renzi. “Pero significa que trabajaremos con mayor determinación”, concluyó con su ya proverbial optimismo.

Las tensiones internacionales intensifican la debilidad italiana, marcada por una abultada deuda pública. “Sé muy bien, y los mercados saben también, que Italia está fuertemente encaminada hacia el crecimiento. Necesitaremos más tiempo, pero no vamos a fallar”, afirmó el titular de Economía Pier Carlo Padoan.

“El umbral del 3% en la relación entre déficit y PIB”, aseguró Padoan al diario económico Il Sole 24 ore, “no lo vamos a sobrepasar ni en 2014, ni en 2015”. El déficit público italiano acabó 2013 en el 2,8% del PIB, pero la deuda pública ronda ya el 133%. El encargado de controlar las cuentas del país excluye también el riesgo de que la troika llegue de Bruselas a Roma para encargarse de la situación, como pasó con Atenas. Sin embargo, no pudo evitar reconocer las dificultades (ya no coyunturales, sino estructurales) en las que se hunde la tercera economía de la zona euro.

El hombre que Renzi puso hace cuatro meses a gestionar las arcas públicas optó por un tono optimista: “Hay un comportamiento negativo de las inversiones, pero los datos sobre el consumo y las exportaciones son moderadamente positivos. Nos da esperanzas de que las familias recuperen un poco de confianza y nos confirma que estamos en fase de salida de la recesión, aunque subir la cuesta sea muy cansado porque la recesión es realmente profunda. No podemos olvidar que 2013 cerró con un resultado de -1,9%. Pero nuestro Gobierno está empeñado en realizar actos con efectos de largo plazo. Veremos los resultados en 2015 y 2016”. La duda está en si los mercados —y Bruselas— sabrán esperar.



0No comments yet