Japonés degenerado recibe merecido!!

Un hombre de negocios japonés murió apaleado esta semana en un anden del metro de Osaka, al ser agredido por pasajeros que lo lincharon por haber manoseado a una joven veinteañera en uno de los vagones del subte. El hecho, que no tiene precedentes en el país, se produjo el martes.

Según testigos, el hombre había empezado a molestar a una estudiante e intentó huir tras la reacción de los demás pasajeros, que lo apalearon. Eran las 7.30 de la mañana, plena hora pico en la estación de Tennoji. El hombre se tiro del tren para escapar de los pasajeros. Fue perseguido por un policía fuera de servicio y otros tres hombres, que lo inmovilizaron por la fuerza.

El hombre perdió el conocimiento y murió tras ser llevado al hospital por los golpes recibidos.

El manoseo es un problema de siempre en las superpobladas líneas ferroviarias urbanas japonesas. Desde el 2000 hay un fuerte aumento de denuncias de las víctimas.

Según los últimos datos de la Policía, los casos denunciados se triplicaron respecto de hace ocho años, y en 2004 fueron señalados 2.001 casos, un tercio de ellos contra adolescentes de la escuela secundaria.

En el año 2001 se endurecieron las penas para este tipo de delitos, que van desde una multa de 50.000 yenes (360 euros) o reclusión temporaria por una noche, hasta una multa de 500.000 yenes (3.600 euros) o seis meses de cárcel.

El incremento de los casos denunciados, gracias a una mayor conciencia pública de que se trata de un delito sexual que debe ser castigado, llevó a las compañías ferroviarias a disponer de vagones exclusivos para mujeres.

El Partido Liberal Democrático del actual primer ministro, Junichiro Koizumi, busca endurecer las penas para castigar a los acosadores. El objetivo es poner fin al acoso que sufren las mujeres en los vagones. Existen casos incluso en que los hombres toman fotos obscenas con sus telefonos celulares que ubican por debajo de la faldas de las pasajeras, imposibilitadas de defenderse debido al nivel de hacinamiento de los vagones en las horas pico.

Fuente: TOKIO. ANSA.