Check the new version here

Popular channels

Jefes de banco español juzgados por gastos millonarios



Tres altos directivos de Caja Madrid, después Bankia, han declarado hoy ante la Audiencia Nacional sobre los gastos realizados con las tarjetas de crédito en negro que les concedió la entidad bancaria, a pesar de disfrutar de unos salarios millonarios.

Entre los imputados se encuentra Rodrigo Rato, ex director del Fondo Monetario Internacional, ex ministro de Economía y ex presidente de Bankia, un banco que tuvo que ser rescatado con 24.000 millones de euros. Más de 80 directivos y consejeros gastaron 15.5 millones de euros con estas tarjetas.

La Fiscalía anticorrupción ha pedido una fianza de responsabilidad civil de 15 millones para Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, y de 240.000 euros para Rodrigo Rato. Este escándalo ha soliviantado a la sociedad española, al desenmascarar la opulenta vida que se permitían unos banqueros que llevaron a la bancarrota a una de las entidades más potentes de España.
Decenas de personas, la mayoría pequeños ahorradores que perdieron su dinero con las preferentes que vendía Caja Madrid, recibieron a los imputados con grito de "chorizos" y de "ladrones".

Blesa llegó con dos horas de anticipación al juzgado para intentar pasar inadvertido, mientras que Rato, que acudió con un coche con cortinillas, se tuvo que saltar un semáforo en rojo para evitar a los concentrados.

El primero en declarar fue Sánchez Barcoj, ex director general financiero de Caja Madrid, que aseguró al juez que él no creó este sistema de tarjetas opacas, sino que lo heredó de gestores anteriores.

Sánchez Barcoj, la persona que más gastó con su tarjeta, 484.200 euros, aseguró que los 150.000 euros en concepto de viajes fueron todos de trabajo. Según los extractos de su tarjeta, esos viajes le llevaron a campos de golf, a exclusivos resorts y a hoteles de lujo.

Depositó el 10 de octubre el dinero que gastó con su tarjeta.

Según Barcoj, la tarjeta se le concedió "en el ámbito de la relación jurídica de contrato de trabajo" que mantenía con Caja Madrid. La tarjeta le fue entregada, según él, como "asignación retributiva complementaria especialmente destinada a compensar los gastos que hubiese de soportar en el desarrollo de sus funciones, sin perjuicio de disponer con libertad del excedente hasta el límite asignado", según fuentes jurídicas.

Los imputados se escudaron en que se limitaron a aceptar un sistema heredado y que ellos no eran responsables de las retenciones fiscales de esas tarjetas, tarea que correspondía al banco.

El juez ha impuesto una fianza de 16 millones para Miguel Blesa y de tres, para Rodrigo Rato.

Tienen hasta el miércoles para abonar el dinero y si no, la Audiencia les embargará sus bienes. Cada uno responde de forma proporcional por el periodo que estuvo al frente de la entidad, más un 25% añadido que les exige la ley.
0
0
0
0No comments yet