Popular channels

Jorge Capitanich denunció un complot

En su habitual conferencia de prensa desde la Casa Rosada, el jefe de Gabinete aseguró este viernes que las empresas "invocando restricciones a las importaciones" realizan maniobras para no entregar las unidades pedidas bajo el programa nacional



El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, denunció este viernes una "maniobra de ciertas empresas" para no entregar vehículos del plan Procreauto, con la "excusa inadmisible" de que hay "restricciones a la importación".
Lo hizo en declaraciones a la prensa en la Casa Rosada, tras ser consultado por el viaje del ministro de Economía, Axel Kicillof, a Brasil para negociar el comercio bilateral de autos.
Luego de mencionar que la perspectiva de la iniciativa Procreauto es llegar a las 20.000 operaciones, Capitanich denunció "maniobras de parte de la industria automotriz para no proveer la unidad (de esos créditos), invocando restricciones a la importación".
"En muchos casos son acciones promovidas por ciertas empresas, excusas inadmisibles", lanzó.
Al momento, las operaciones realizadas bajo el plan oficial totalizaron $476 millones en el país y desde que se inició, en junio, lleva aprobadas 9.116 operaciones.
La ayuda de Procreauto no está en la venta
"En la industria, ya no se compara más el mes a mes con los números del año pasado, porque sabemos que esas cifras no se repetirán. Lo que se mira ahora es cómo evolucionan los patentamientos de un mes para el otro", asegura el directivo de una de las marcas masivas.
En este contexto, el mes de julio había sido catalogado por los directivos de las automotrices como "malo pero alentador".
Es que las ventas habían caído un 30% -en comparación con el mismo período de 2013- pero subieron 15% respecto a junio. Y las expectativas estaban puestas en agosto.
Para el mes en curso, según anticiparon desde ACARA a iProfesional, se espera que se alcancen las 60.000 unidades, cifra muy similar a la de julio (incluye autos, 4x4, Pick up, utilitarios y camiones).
Es decir, en agosto los patentamientos no subieron pero tampoco cayeron y ese número se ha convertido en una suerte de referencia a seguir.
El plan oficial ProCreauto está muy lejos de ser el motorcito que se esperaba para mejorar los niveles de comercialización. A lo sumo, contribuyó a que no bajen más. Los directivos se resignan a atribuirle dos ventajas.
"Por un lado sirvió para cortar con la especulación previa respecto de que el Gobierno iba a sacar el impuesto y entonces los autos bajarían de precio. Eso hacía que la gente se mantenga alejada de las concesionarias", afirmó el gerente de comunicaciones de una de las marcas líderes en ventas.
Y agregó: "Por otro, el plan oficial acercó a los particulares a las concesionarias. Y una vez que entran, el proceso de venta se hace más fácil, aunque no sea para modelos de Procreauto".
En este contexto, se espera que en los meses que siguen los patentamientos se estabilicen en torno a las 60.000 unidades, aunque mucho dependerá del temor que impriman factores externos, como la pelea con los fondos buitre.
Sin dólares y con buitres es más difícil
Algunos empresarios del sector ya comienzan a sacar cuentas sobre qué tan fuerte podrá ser el "efecto buitre" en esta industria.
Es que esta rama de actividad no saldrá indemne de las consecuencias que trae el conflicto generado con los holdouts.
Los analistas sostienen que el principal problema será para quienes importen, ya sean vehículos o autopartes. Es que la falta de dólares impactará de lleno en las líneas de producción y en la oferta de modelos.
Un fiel exponente de esta problemática es Renault, que ha tenido que suspender los envíos desde Brasil porque el Banco Central no le vende divisas.
En este caso, que sirve a modo de ejemplo, la compañía produce del otro lado de la frontera algunos modelos importantes, como el Logan, el Sandero, el Duster y el utilitario Master.
"El impacto más grande será para las importaciones de las terminales, ya que el problema con los holdouts hace aun más difícil conseguir dólares", señala Fausto Spotorno, economista de Orlando Ferreres y Asociados.
Por lo pronto, es de esperar que toda la industria sufra los efectos de la escasez de divisas.
Es que más del 50% de los patentamientos corresponden a autos importados, mientras que los producidos internamente requieren para su fabricación entre un 70% y un 80% de autopartes traídas del exterior.
Por lo pronto, el conflicto con los buitres hará que la falta de billetes verdes se agudice, complicando aun más el panorama.
En el caso de algunas automotrices, la decisión de las empresas es la de traer solamente de afuera los autos que tienen comprometidos para planes de ahorro y suspender el resto hasta que aclare el panorama.
Son varias las empresas que enfrentarán el problema de la escasez de divisas, lo que restringirá la oferta en el mercado local.
Hay que tener en cuenta que el 60% de los autos importados provienen de Brasil y son justamente los modelos más económicos y que traccionan más ventas en época de crisis.


0
0
0
0No comments yet