Check the new version here

Popular channels

Jorge Rial en Miami, no es bueno que el hombre esté solo





Exclusivo: Jorge Rial en Miami, no es bueno que el hombre esté solo








 
 
Jorge Rial se tomó un descanso merecido en un año particular, con mucho trabajo y se hospedó en uno de los hoteles más lujosos de Miami donde suelen alojarse las celebs internacionales. Una vez instalado se decidió a disfrutar el verano, con temperaturas altísimas y su lugar preferido fue la piscina del hotel.

Para hacerlo, el conductor y periodista eligió una “cabana” que ofrece televisión, aire acondicionado y todo el confort que brinda el establecimiento hotelero cinco estrellas como riquísimos tragos y exquisiteces preparadas por el chef del lugar-
 

Pero no todo fue placer. Rial también mantuvo reuniones laborales y por las noches, eligió encontrarse con grupos de amigos.
 

El viernes, puntualmente, después de un encuentro de negocios, fue a cenar con algunos de esos amigos al restaurante Seaspice, Y a la hora de pagar, sacó su tarjeta e invitó a todo el agradecido grupo. De allí hubo charla y cafecito hasta tarde en el Segafredo Brickell.
 

En la reunión estuvieron Leonel Faig y su mujer, Vanina (él es manager de Artefacto, una de las firmas de mobiliario más conocidas de Miami), Nazarena Nóbile (su ex colaboradora en “Intrusos”), Emilio Uribe, estilista internacional (quien hizo la producción de Pampita la semana pasada), Abigail Pereira que vive allí y entre otros, Andrea T. , una decoradora argentina que vive en Miami.
 

El sábado Rial fue a la pileta cuando apareció un poco tarde el sol en el cielo, después de hablar con sus hijas un largo rato, se llevó un habano y un libro y se dedicó a disfrutar del día.
 

Una hora más tarde llegó a su cabaña una mujer rubia, elegante, con gafas y sombrero y se instaló en una reposera contigua donde hubo charla por largas horas. Ella lo acompañó hasta las seis de la tarde, cuando se largó una fuerte tormenta y juntos fueron hasta la suite del periodista.
 

Quien estuvo con Rial es justamente Andrea, una argentina americana de 42 años, decoradora, divorciada y mamá de una nena de cinco años, amante de la lectura y cultora del buen gusto. No se puede hablar de romance, pero sí de dos personas que se están conociendo y pegaron buena onda. El resto, el tiempo dirá. 
 




0
0
0
0No comments yet