Check the new version here

Popular channels

Jovenes Afganos Abandonan su Pais

Es fácil reconocerles. Jóvenes, desaliñados y, con una pequeña mochila al hombro, caminan uno detrás de otro por el arcén de la carretera. Todos pretenden salir de Afganistán ilegalmente aunque eso les suponga tener que ir casi al fin del mundo: la provincia afgana de Nimroz, la más remota del país, justo donde coinciden las peligrosas fronteras de Afganistán, Pakistán e Irán.




Mientras la OTAN desconoce aún si sus tropas se quedarán en Afganistán más allá de 2014, los afganos lo tienen claro: se quieren ir. El supuesto sueño afgano vendido por la Alianza se ha convertido en una pesadilla. El país languidece en medio de una crisis política sin precedentes -sigue sin aclararse el resultado de la segunda vuelta de las presidenciales celebradas el 14 de junio- y otra económica.

Afganistán se ha convertido en el tercer país del mundo con más solicitantes de asilo según datos de 2013 de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y cada día miles de afganos se ponen en manos de mafias para cruzar la frontera en busca de un futuro mejor en otro país. Llegan a Zaranj, la capital de Nimroz, desde todas partes del país, y se concentran en la plaza de Naqsha ("mapa", en dari). Allí están los contrabandistas. La plaza se llama así porque un mapa gigante de Afganistán corona un monumento con forma fálica, que no podía ser más representativo. Muchos de los que intentan cruzar la frontera clandestinamente acaban fracasando en su empeño.

'Cruzaremos la frontera de nuevo'


Irán deporta cada mes una media de 600 hombres y unas 200 familias, según calcula Najibullah Haideri, responsable en funciones de la Organización Internacional de Migraciones (IOM) en Nimroz. La frontera es un flujo constante de jóvenes que regresan cabizbajos, sucios, y derrotados con su mochila en la espalda.

"La policía iraní nos sorprendió en un hotel y nos devolvió a la frontera en una pick up", explican tres jóvenes con aspecto desarrapado que deambulan abatidos por Zaranj.

Parecen adolescentes, aunque aseguran que ya tienen 22 años. "Los contrabandistas nos llevaron en una camioneta hasta la frontera con Pakistán, y allí cambiamos de vehículo hasta Irán. El último tramo lo hicimos a pie, de noche. Doce horas de caminata", uno de ellos, Abdullah Abdul Hamid, relata así el periplo para llegar a Teherán, la capital iraní, destino que nunca alcanzaron. Los talibán les pararon en el camino, pero les dejaron continuar a cambio de dinero.

"Cruzaremos la frontera de nuevo", asegura Hamid, que ya era la segunda vez que lo intentaba sin éxito. Hasta que no lleguen a su destino, no deben pagar a los contrabandistas los 25.000 afganis (unos 337 euros) que cuesta el viaje.

El negocio de la obtención de visados

Según Aziz, el encargado del hotel Baba Wali, la afluencia de afganos que intentan cruzar la frontera con Irán clandestinamente ha aumentado un sesenta por ciento en los dos últimos meses, coincidiendo con la crisis económica del país y la retirada de las tropas internacionales.

El Baba Wali es uno de los muchos hoteles de Zaranj donde los jóvenes esperan la llegada de los contrabandistas. De hecho, la mayoría de establecimientos de la ciudad están al servicio de estas mafias. "Este hotel lleva abierto 28 años", comenta Aziz, dando a entender que el fenómeno no es nuevo. De repente decenas de jóvenes salen del hotel casi en estampida. Ha llegado un contrabandista, y todos corren para conseguir un sitio en la parte posterior de la pick up que les llevará a la frontera.

"Obtener un visado para viajar a Irán cuesta 85.000 afganis [unos 1.150 euros]", explica el encargado de otro hotel que prefiere mantener el anonimato. Sin duda resulta más económico cruzar la frontera clandestinamente a pie, aunque sea más peligroso. En Kabul se venden visados a Turquía por 4.000 dólares (unos 3.080 euros), y a Indonesia por diez mil (7.692). El Gobierno ha empezado a distribuir carteles por las calles para disuadir a los afganos que se vayan del país.
0
0
0
0
0No comments yet