Check the new version here

Popular channels

Justin Bieber, culpable pero no tanto


El cantante llega a un acuerdo con la Fiscalía de Miami
Se declara culpable de haber conducido en forma negligente y resistirse al arresto

Justin Bieber, en una imagen tomada en enero por la policía de Miami

El cantante de música pop Justin Bieber, que fue detenido y acusado de conducir a exceso de velocidad en enero pasado con una licencia expirada y bajo la influencia del alcohol y las drogas por las calles de Miami Beach, ha llegado este miércoles a un acuerdo con la fiscalía local al declararse culpable de los delitos menores de conducción negligente y resistencia al arresto sin violencia. El artista de 20 años de edad deberá tomar un curso de 12 horas para el manejo de la ira, pagar 500 dólares en multas y hacer una contribución de 50.000 dólares a obras de caridad, pero ha logrado librarse de una condena mayor por los cargos que le fueron imputados inicialmente. 
“Espero que Bieber se dé cuenta de que sus acciones no solo traen consecuencias que lo afectan, sino que afectan también a otras personas que ven en él un modelo a seguir. Espero que reciba el mensaje”, ha dicho el juez del condado de Miami-Dade, William Atfield, durante la audiencia realizada este miércoles por la tarde, a la que Bieber no se presentó. En su lugar, asistieron sus abogados defensores, Mark Shapiro y Howard Srebnick, quienes respondieron en su nombre que Bieber, de seguro, “transformará todo esto en una experiencia positiva” e informaron que el cantante ya cuenta con una licencia de conducción vigente y que ya ha hecho el donativo de 50.000 dólares a niños con necesidades.
Espero que Bieber se dé cuenta de que sus acciones no solo traen consecuencias que lo afectan, sino que afectan también a otras personas que ven en él un modelo a seguir


William Atfield, juez del condado de Miami-Dade


Es así como termina el proceso judicial en su contra que comenzó en la madrugada del 23 de enero pasado, cuando Justin Bieber y su amigo Amir Khalil Sharieff fueron sorprendidos por la policía mientras hacían una carrera ilegal de coches en una concurrida avenida de Miami Beach. Bieber conducía un Lamborghini amarillo; Sharieff, un Ferrari rojo; y sus guardaespaldas, a bordo de dos furgonetas, se ocupaban de detener el tráfico mientras los jóvenes competían. Tras la detención, el cantante canadiense admitió haber bebido alcohol, tomado pastillas para la ansiedad y fumado marihuana; estuvo unas 10 horas tras las rejas y salió en libertad tras pagar una fianza de 1.830 euros.




Bieber llega a la comisaría de Toronto en enero de 2014.


Desde entonces, la fiscalía no pudo comprobar que Bieber hubiese excedido los límites de velocidad establecidos y las pruebas de aliento que le fueron practicadas esa noche mostraron que los niveles de alcohol en su sangre no superaban la media permitida. Las pruebas de orina, sin embargo, sí indicaban que el joven cantante había consumido marihuana y ansiolíticos, y la Fiscalía de Miami considera que la policía actuó justo a tiempo. “El objetivo último de la detención practicada por el Departamento de Policía de Miami Beach era poner fin a un arrebato juvenil antes de que ocurriera una tragedia”, ha explicado este miércoles la fiscal del condado, Katherine Fernández. 
Una vez desestimados los cargos de conducción bajo la influencia de drogas y alcohol, Justin Bieber se ha librado de enfrentar condenas mayores, que incluso podrían poner en riego su estatus de residente legal en Estados Unidos. El cantante, sin embargo, tiene aún cuentas pendientes con la justicia de Miami. En junio pasado, él y uno de sus guardaespaldas fueron demandados por el fotógrafo Jeffrey Binion, de 56 años, que alega haber sido agredido por el personal de seguridad de Bieber y amenazado con un arma de fuego, mientras hacía su trabajo en las afueras de los estudios de grabación The Hit Factory, de Miami.



0No comments yet