Juzgan hoy a director por golpear a una adolescente





Luego de que en julio del año pasado El Esquiú.com diera a conocer que un docente de la escuela de Minería llamado Edgardo Jesús Herrera fuera imputado por el delito de lesiones leves en contra de una joven promotora de 19 años, fuentes relacionadas a la institución dieron a conocer que el hombre asumió recientemente como director de la mencionada escuela.

Herrera, acusado de haber agredido a golpes de puño en julio pasado a Carla Pacheco frente a la Unidad Judicial Nº 10, de acuerdo con lo que confirmaron desde el área, recientemente fue nombrado en el cargo directivo máximo del establecimiento, a pesar de la imputación que pesa en su contra.
Según consta en la denuncia que efectuara la joven oportunamente, Herrera la atacó con saña y la golpeó desmedidamente, agrediéndola frente a algunos agentes policiales y empleados de la Unidad Judicial Nº 10, que nada hicieron para interponerse a la grave agresión que estaba sufriendo ante sus propios ojos.
La causa investigada por el fiscal Luis Baracat, según informaron allegados a la familia, se encuentra por estos momentos estancada y la joven no se repone aún de las traumáticas secuelas psicológicas que le causaron el violento episodio.
Asimismo, las fuentes indicaron que el imputado, que por este delito permaneció por dos días privado de la libertad, lejos de mostrar arrepentimiento y ofrecer disculpas a la familia de la víctima, amenazó a la madre de ésta cuando se la encontró en la vía pública, hecho que, finalmente, la mujer no denunció.
Denuncia


Cabe recordar que el 22 de julio del año pasado, Carla iba acompañada por su novio, cuando las hermanas Herrera -a quienes también denunció penalmente por agresiones físicas y amenazas- la atacaron en cercanías de un kiosco, donde había descendido del vehículo de su pareja.
Una vez que ambos arribaran a la sede judicial para radicar la denuncia, llegó el padre de las adolescentes, quien comenzó a agredir físicamente a Carla en un desmedido acto de violencia de género, más teniendo en cuenta que la joven pesa apenas 50 kilogramos y su agresor es un hombre corpulento.
Luego de propinar fuertes golpes de puño y patadas a la víctima en presencia de los miembros de las fuerzas de seguridad, el hombre se habría retirado del lugar.