Check the new version here

Popular channels

"K2, el lince que murio envenenado"

K2, la aventura del lince que acabó pronto

Organizaciones ecologistas piden a la Junta que agilice los trámites para aprobar un protocolo de lucha contra el veneno tras la muerte de uno de los ocho linces introducidos en Extremadura por envenenamiento



El pasado 19 de junio, K2 comenzaba su aventura en libertad. Tras ser criado en cautividad en un centro de Silves (Portugal), había llegado el momento de la verdad para este macho de lince ibérico. Los miembros del programa Life Iberlince le liberaron en una finca de la localidad pacense de Maguilla, un entorno estudiado y controlado en el que se unían todas las condiciones necesarias para forjar un hábitat adecuado para su supervivencia.

Junto a K2, otro ejemplar llamado Komodo también fue liberado ese mismo día. Según los informes de Life Iberlince, ambos se adaptaron a la perfección a su nuevo entorno. Los collares GPS que permiten ubicarlos continuamente indicaban que los animales cada vez se mostraban más seguros, atreviéndose incluso a explorar zonas aledañas al cercado de suelta.

Sin embargo, la aventura en libertad de K2 acabó apenas dos meses después de comenzar. El 26 de agosto fue encontrado muerto en el término municipal de Valencia de las Torres, a solo unos kilómetros del lugar en el que comenzó su libertad. La necropsia realizada en el Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre (CAD) de la Junta de Andalucía indicó que había muerto envenenado.

Solo entre enero y julio murieron atropellados 14 linces, los mismos que en todo el año 2013Los lugares de suelta deben ser extensos, con poco tráfico y amplia densidad de conejos
El Gobierno extremeño informó el martes de la apertura de una investigación para esclarecer los hechos. Sin embargo, aún no ha trascendido públicamente qué clase de veneno fue el que acabó con la vida de K2. «Hemos solicitado la información y no hemos obtenido respuesta», explica el portavoz de la Sociedad Zoológica de Extremadura, Antonio Castellano. La organización reivindica que se haga público el informe de la CAD para que se puede actuar de forma más rápida y directa.

Desde Madrid, la ONG ecologista WWF ya ha pedido a la Junta de Extremadura que tome medidas para evitar el envenenamiento de especies en la región. «Se está trabajando, pero no se cumplen los plazos», señala Luis Suárez, responsable de programas de especies de WWF España.

Protocolo contra venenos

Extremadura aún no ha aprobado una estrategia de lucha contra el veneno, aunque la Junta, tras conocer las causas de la muerte de K2, hizo hincapié en que se está trabajando en ello a través de un grupo perteneciente al Consejo Asesor de Medioambiente. Pese a que «empieza a haber cauces formales», en WWF creen que en la región «no sólo no se ha avanzado en la erradicación de esta lacra, sino que se ha retrocedido». «El protocolo se iba a tener cerrado a principios de año, luego en verano... Hay que pasar ya a la fase de aprobación», resalta Suárez. Desde la Sociedad Zoológica, Castellano se suma a esta petición. «No entendemos que no se haya puesto ya en marcha», subraya.

El veneno presente en el campo es uno de los problemas a los que se enfrentan los linces ibéricos liberados. Productos contra las malas hierbas, insecticidas, raticidas o cualquier tipo de agente fitosanitario para evitar plagas en los cultivos puede acabar afectando a especies como el lince. «Se pueden comprar en cualquier tienda especializada. La gente los adquiere de cualquier forma y manera, y los utiliza incluso en dosis superiores a las recomendadas», afirma Castellano. «Echamos en falta campañas de sensibilización de la población al respecto», apostilla Suárez.

Otros riesgos


Para evitar casos como el de K2, Life Iberlince tiene un protocolo de suelta en el que se analizan minuciosamente los distintos requisitos que debe cumplir la zona escogida, incluida la ausencia de venenos. En primer lugar, han de abarcar una superficie de terreno suficientemente extensa. En segundo, deben albergar amplias poblaciones de conejos (cuatro por hectárea en época de máximo apogeo), alimento principal del lince. Por último, la densidad de carreteras debe ser muy baja, puesto que es en el asfalto donde se encuentra la mayor amenaza para la supervivencia del lince.

En 2013, 14 ejemplares murieron atropellados en España. En 2014 solo han hecho falta siete meses para igualar esta triste cifra. A este riesgo, se suman los peligros que los métodos de control de depredadores acarrean para los linces. «Estas técnicas, como trampas o lazos, no son selectivas», indica Suárez, y pueden llevarse por delante el trabajo y la inversión dedicada a la a reintroducción de un ejemplar de lince ibérico.

Con una gran cantidad de fondos tras los programas de reintroducción del lince en espacios naturales abiertos, desde la Sociedad Zoológica regional apuntan a que para conservar la especie es necesario mirar más allá de la cría y reproducción de animales. A pesar de las cámaras de vigilancia y los collares con GPS integrado, Castellano cree que «quizá el problema del lince es que el dinero que se gasta en los centros de cría debería invertirse en el hábitat de suelta».

A pesar de los riesgos, el objetivo de Life Iberlince es soltar a 16 animales durante el próximo otoño. Estos ejemplares se unirán a los otros tantos que fueron puestos en libertad durante este año, ocho de ellos en Extremadura.


0
0
0
1
0No comments yet