Kicillof cree que hay una operación para “desestabilizarlo”

Kicillof cree que hay una operación para “desestabilizarlo”

El proyecto para controlar los precios Reunió a su equipo y acusó a los empresarios de maniobras políticas para perjudicarlo.



El ministro de Economía Axel Kicillof reunió ayer a su gabinete e instruyó al Secretario de Comercio Augusto Costa de los pasos a seguir en el medio de este enfrentamiento con el frente empresario. Kicillof está convencido de que las críticas de los hombres de negocios responden a una operación política para perjudicarlo.

Por eso, ordenó a Costa asistir al plenario hoy a las 11 hs al Congreso para contra-atacar los argumentos de los hombres de negocios.

“Nos quieren desestabilizar. Se acordaron tarde que esta ley era abusiva”, dijo Kicillof a su equipo. En el Palacio de Hacienda hay convicción de que detrás de la suba de precios, las suspensiones y la suba del dólar paralelo de los últimos días se esconden” las manos de importantes hombres de negocios”.

La relación con los empresarios no pasaba por su mejor momento cuando le tocó al secretario de Comercio, Augusto Costa recibir a los empresarios la semana pasada y defender ante ellos la polémica reforma de la ley de abastecimiento. Días antes, Axel Kicillof había criticado a los industriales por la falta de inversiones y hasta los había enviado al psicólogo.

Por eso desde el Gobierno creen que las críticas al proyecto de ley responden un intento, liderado por la UIA, de desestabilizar el mercado. “Salen a criticar sin fundamento y después le dan letra a los opositores como Massa para que peguen y hagan campaña”, se escuchó de la boca de uno de los miembros del Gabinete de Kicillof.

Después de la escalada de críticas a través de los medios entre Kicillof y Mendez, el ministro de Economía jugó la mejor carta que tenía entre manos para bajar el tono de la discusión al poner al frente de las reuniones con los empresarios al pacífico Augusto Costa. El Secretario de Comercio es el único del equipo de Kicillof que con sus buenos modales genera empatía tanto entre empresarios como en gremialistas. Pero ni siquiera el tono de Costa alcanzó para calmar a los hombres de negocios.

“Tengo simpatía por Costa. Pobre chico, tiene que defender este proyecto. Nosotros lo queremos ayudar”, dijo a Clarín Mendiguren. “Pero es evidente que pese a que esta ley que es un disparate, es Cristina quien esta convencida de que es una buena idea”, inisitió el ahora diputado por Sergio Massa.

Los empresarios fueron citados ayer con apenas tres horas de anticipación a exponer su postura en el Congreso y se negaron a asistir. Pero hoy irán. De asistir, se verán nuevamente las caras con Costa, Jorge Capitanich y el ministro de Justicia, Julíán Alvarez.