Canales populares

Kirchnerismo blanqueó el pacto de impunidad

La diputada ultrakirchnerista Diana Conti admitió hoy las negociaciones con el radicalismo para designar al reemplazante de Raúl Zaffaroni en la Corte Suprema, adelantas por LPO y negadas por los dirigentes de la UCR.



Conti se mostró molesta por la desmentida que hicieron los dirigentes radicales tras la revelación de LPO acerca de un intento de Cristina de sellar un pacto de impunidad. La maniobra consiste en entregarle al radicalismo el lugar vacante en la Corte a cambio de quedarse con cuatro lugares en la Cámara de Casación, donde se definen todas las causas de corrupción por lo que se ha convertido en una obsesión para la Presidenta.

"Están planteando claramente una negociación a la vieja usanza: negocio con el Gobierno quién es el candidato o candidata, en lugar de atender a los méritos o el currículum del candidato o la candidata", blanqueó la legisladora nacional.

"Diciendo que van a hablar con el próximo gobierno, todo lo que gritan sobre la independencia del Poder Judicial lo tiran por tierra", se quejó Conti en una entrevista con radio América.

Este medio reveló que sectores del radicalismo encabezados por Ernesto Sanz y Ricardo Gil Lavedra negociaban con el Gobierno para poner a Mónica Pinto en la Corte. Ambos salieron a negarlo aunque en el caso del ex diputado no descartó que existan esas negociaciones y se las quieran atribuir a él para desviar la atención. El senador tardó tres días en responder y dejó otra frase sugerente para la interna radical: "No lo voto ni a Gil Lavedra".



Pero desde el kirchnerismo también salieron rápidamente a marcarle la cancha a los radicales, ante la previsible desmentida. Fue el caso de la titular de Justicia Legítima, María Laura Garrigós de Rébori, quien se quejó porque Sanz “dice hagan lo que yo quiero, sino nada”.

Algo similar hizo Elena Highton de Nolasco que rechazó la idea de seguir con cuatro miembros en la Corte, sugirió la incorporación de una mujer (en coincidencia con la alternativa de Mónica Pinto) y destacó a actitud negociadora de Gil Lavedra en este tipo de discusiones. El ex diputado había sido el primero en aceptar el nombre de León Arslanián, sugerido en principio por el Gobierno.

Esta mañana Conti apuntó directamente contra Gerardo Morales, el primero en salir a rechazar una maniobra en la que estaba afuera. El jujeño, hoy cercano a Sergio Massa, enseguida descartó la movida de Sanz y avisó que no aceptaría ningún candidato de Cristina, algo que hoy tuvo que repetir el mendocino.

"Cuando (Morales) habla de independencia del poder judicial, no es lo que piensa y siente: él piensa y siente que con los gobiernos se negocia, se pacta, pero no en el buen sentido", disparó sin piedad Conti.

Por otra parte, la diputada coincidió con Highton de Nolasco y dijo que "le gustaría que fuera mujer" quien ocupe el lugar de Zaffaroni. "Me parece que tiene que haber cupo femenino. Hay proyectos de ley presentados en ese sentido. Me encantaría, tiro a favor de mi género", señaló.
0No hay comentarios