Kirchnerismo y cambalache




“No hay aplazaos
“ni escalafón
“los inmorales
“nos han igualao…”

Enrique Santos Discepolo.
Esos versos de Discepolo sirven para definir al “kirchnerismo”, brutal ejemplo de las inclinaciones más bajas del ser humano.

Los “k” han logrado eliminar el “aplazo”, la jerarquía, la ética y la moral de nuestros valores y conductas y han pulverizado el concepto de “autoridad” como sinónimo de ejemplaridad y certeza.
Kristina es un cabal ejemplo de la hipocresía, de la desaprensión y de la vulgaridad y estos vicios del ser humano pretenden ser elevados a la categoría de “virtud”, mientras que, como dice Eduardo Fidanza “…la desigualdad creciente, el delito, la corrupción pública y privada, el narcotráfico, la violencia cotidiana y el poco apego a la ley, esa anomia que nos caracteriza y devora…” y agregaría la decadencia de la educación pública, es escondida y disimulada por la sofistica de los funcionarios incapaces de sentir vergüenza, la falsedad de las estadísticas y ahora mediante la eliminación del 1,2 y 3 como valores negativos de calificación en las escuelas de la Provincia de Buenos Aires, al sustituirlos por sinónimos que permitirán que las “estadísticas” nos digan que hay menos repitencia, mejor educación, mayor inclusión y menor deserción.
El “kirchnerismo” es la expresión y la representación de una suerte de “lumpen cultural” que hace mérito de la mendicidad, a través de planes sociales que son usados como una suerte de cautiverio electoral; de las actividades delictivas cuyo crecimiento es justificado por la presunta opulencia de las víctimas; del trabajo no registrado que suele ser alentado para lograr planes sociales para “desocupados”; y ahora con el “elogio a las villas” como supuesto modelo de desarrollo social.
El mercado “k” es el mundo de los “andrajosos”, “harapientos” y de la miseria a los que por el arte de las 12 cuotas se les hace creer que se mueven de modo ascendente en la escala social, al tiempo que se los incita al gasto para disimular la inexistencia de moneda en la economía argentina. Lo que no deja de ser una cruel paradoja, porque los “k” nos estarían diciendo que el peso solo sirve para gastarlo, no sirve como unidad de valor ni medio común de cambios, por tanto no sirve para el ahorro. Nos estarían diciendo parafraseando al célebre Sigaut “…el que apuesta al ahorro en pesos pierde…”
El mequetrefe, que la RAE define como: “Hombre entremetido, bullicioso y de poco provecho”, acepción válida para calificar al ufano axcel kicilolf que dice tener “todo estudiado”, nos está sumergiendo en la sima de un lodazal sin fin, sin que nadie en el gobierno ni en la oposición ni entre los empresarios” sean capaces de enfrentar, creyendo que les irá mejor si se hacen amigos de quien Broda definió, palabra más palabra menos como el peor ministro de economía de nuestra historia.
El peronismo en la votación que permitió convertir en ley el proyecto de “pago soberano irresponsable” y quizás la semana que viene aprobará el proyecto de ley de abastecimiento, ha comenzado su ingreso al crematorio del cementerio político sin advertir que es “ella” la que está quedando en la entrada…mirándolos con la satisfacción de la misión cumplida, sin rastro alguno de lástima.
Y tienen razón los obsecuentes no merecen que se les tenga lástima…lo cierto es que como también lo dijo Discepolo, los “k” le dieron vida a estos versos

“Vivimos revolcaos
“en un merengue
“y en un mismo lodo
“todos manoseados…

Podremos y queremos salir de este lodazal que son los “k”… ¿nos queda dignidad…?
No tengo la respuesta…


link: https://www.youtube.com/watch?v=HD5EQCXXQ58