Check the new version here

Popular channels

kirchnerista hizo desaparecer $460 millones


Cristina Fernández quería que su amiga Blanca Osuna fuera la intendenta de Paraná y para eso ordenó que la ayudaran en todo lo que sea posible. A muchos se les inflamaron las venas del enojo, pero obedecieron, aún a sabiendas de lo que podría suceder si se lograba lo pedido por la presidente con su compañero (no el de la fórmula, sino el de la vida, su esposo), todos pusieron su esfuerzo y lograron que “la Blanca” fuera la alcalde de Paraná.





En ese empeño por “ayudarla”, en un acto de campaña con la presencia del gobernador, le dijeron a “la Blanca” que anuncie que si ella ganaba las elecciones construiría un Mega Estadio en Paraná.

"Carlitos" (su esposo), sentado en primera fila se frotaba las manos: “Por fin voy a dejar de andar entre las vías y los trenes que dejan tan poca plata”, dicen que habrá pensado.

Para convencerla de que hablaba en serio, Urribarri la subió a un avión y la llevó a Natal (Brasil), para mostrarle un estadio similar al que construirían en Paraná.
Ella volvió “chocha”.

En el año 2012, cuando “Blanquita” ya era intendenta, se oficializó el anuncio en un solemne acto con presencia de funcionarios nacionales.

“Es un compromiso que hemos asumido, no sólo como inversión para la ciudad de Paraná, sino también para la región. En particular para nuestra comunidad es fundamental y estamos con el diseño de esta propuesta que comprende un estadio y ámbitos de desarrollo deportivos muy importantes”, anunció “la Blanca” aquella noche.

Poco después, la Legislatura provincial aprobó la cesión de un terreno en el cual funcionaba el vivero municipal, para la construcción del estadio de Paraná.

En 2013, en el Presupuesto se le asignó $460 millones para su construcción, pero el Estadio no está.

Y lo que es peor aún, desapareció de las asignaciones presupuestarias para 2015.

El dinero se volatilizó. Y el estadio no aparece. Así gestiona Entre Ríos el personaje que pretende convertirse en el sucesor de Amado Boudou.

El tema, en verdad, no es nuevo. Sólo que no puede permitirse que se olvide. Ya en abril, desde el espacio que lidera Jorge Busti en la provincia se difundió un documento sobre el inexistente Estadio Único anunciado en 2011.




Aquí el texto
:

"(.) Han sido muchas las promesas que aún no se han materializado. Los hospitales de Paraná y Gualeguaychú, los nuevos caminos y las escuelas que luego de varios años continúan sin concretar sus respectivas obras de ejecución. Por eso bien vale recordar, para no olvidar.

En nuestra provincia, el 23 de setiembre de 2011, mediante una mega presentación desarrollada en el estadio Echague de Paraná, pomposamente, el gobernador Sergio Urribarri anunciaba el proyecto de una obra “sin precedentes”: la construcción del Estadio Único de la ciudad. El mismo se emplazaría en la zona del Acceso Norte a la capital entrerriana y poseería las características de ser un estadio cubierto, con capacidad para 30.000 personas y apto para realizar distintas actividades deportivas y espectáculos internacionales.

“Aspiro a que tengamos el complejo deportivo más moderno y más bello de la Argentina. Que la gente quiera venir a verlo y a disfrutarlo, que identifique a Paraná y que represente el cambio positivo de la ciudad y de la provincia”, había dicho el mandatario provincial un 3 de diciembre de aquel año.

Con ese precepto, para enero de 2012, el Ministerio de Cultura y Comunicación anunciaba a todos los medios y con bombos y platillos el viaje que una delegación entrerriana en encabezada por Sergio Urribarri realizaría a Río Grande Do Norte, Brasil, con el objetivo de tomar como modelo el estadio de la ciudad de Natal. De la comitiva también participaron la intendente de Paraná Blanca Osuna, el ministro de Educación, Eduardo Lauritto, el ministro de Planificación, Juan Javier García y el de la capital provincial, Guillermo Federik.

En su visita, Urribarri y Osuna se encargaron de remarcar que la meta era que en 2013 el estadio paranaense sea inaugurado parcialmente. Saque sus propias conclusiones.

Ahora bien, mientras esto ocurría Entre Ríos comenzaba a mostrar las grietas visibles de una economía en retroceso. Las cuentas públicas alertaban un déficit fiscal en rojo, cuestión que un tiempo después se profundizaría, al habilitarse la posibilidad de que el gobierno de Urribarri tomara deuda en dólares para pagar salarios y tapar ciertos “baches” en la gestión.

Así llegó el 2012 y con otra mega presentación, esta vez un 21 de junio en el Teatro 3 de Febrero de Paraná, Sergio Urribarri y la intendente Osuna, se mostraban orgullosos al exhibir al público presente la maqueta digital del supuesto Estadio Único, cuya realización le había costado a los entrerrianos la suma de 12.499 pesos, más una excesiva y fastuosa suma de 5 millones de pesos para gastos en fotocopias, librería e insumos en general, según Decreto Nº1192 del 2 de mayo de 2012. Luego vendría una segunda partida con el mismo fin de también 5 millones de pesos, según el Decreto Nº2919 del 29 de agosto del mismo año.

Pero otra vez el tiempo pasó y nada cambio; sólo anuncios de una mega obra que en un año no había logrado remover una palada de tierra, pero ya llevaba gastados más de 10 millones de pesos.

El 2013 fue el año de las trascendentales elecciones legislativas y sin estadio prometido que mostrar, Urribarri se plegó a evitar mencionar el tema. De hecho, no existe nota surgida de ninguna oficina de Prensa del gobernador que dé cuenta de algún avance en materia de desarrollo de la obra. Si se googlea sólo se encuentran notas de 2011 y 2012, cuando todo eran ‘anuncios color de rosa’.

Al fin de cuentas de aquel 23 de septiembre de 2011 hasta la fecha, pasaron casi 30 meses desde su primer anuncio. Esto es, más de 915 días de aquella festiva tarde noche primaveral, donde se prometía ante los ojos entrerrianos cumplir con una de las promesas del ‘soñador entrerriano’.

Si alguien desea echar un vistazo podrá dar cuenta de que el predio del Acceso Norte donde debería estar hoy erigido el glamoroso mega estadio paranaense sigue tal cual estuvo siempre, sin modificaciones, con sus yuyos y su naturaleza viva, conviviendo con el vivero municipal. Como decíamos, bien vale recordar para no olvidar, porque para estas cuestiones también hace falta memoria, verdad y justicia."
0No comments yet
      GIF
      New