L' Bielsa



Marcelo Bielsa es furor en Marsella y ahora llegó a la tapa de L' Equipe. "Amor Loco", tituló el diario francés. Con sólo nueve partidos dirigidos en la Liga, ya se ganó el respeto del público y de los medios locales.

Tiene un estilo particular. Es respetado y adorado por muchos. Cada persona que lo cruzó tiene una anécdota para contar. En cada lugar que fue dejó su sello. Marcelo Bielsa revolucionó cada equipo que dirigió. Ahora es el turno del Olympique de Marsella, que mira a todos desde lo más alto de la Ligue 1. A pesar de haber tenido un arranque que distaba de ser prometedor, se pudo recomponer y con el correr de los partidos se fue soltando hasta hilvanar siete victorias consecutivas, racha aún vigente. Como ocurrió en Athletic Bilbao, su anterior trabajo en clubes, le cambió la mentalidad a una ciudad, a un equipo, a un grupo de jugadores y de dirigentes. La Bielsamanía ya se instaló en Francia e hizo que, en la última edición del diario francés L' Equipe, el Loco fuera tapa y tema nacional en el país de Platini. "Amor Loco" tituló el prestigioso periódico, graficando así la relación del ex técnico de la Selección con el público marsellés.

Muchos son agradecidos por haberlo tenido como entrenador. Ahora en Marsella, algunos ya le reconocen haber cambiado la mentalidad del equipo. Uno de ellos es André-Pierre Gignac, actual goleador del torneo, que resalta los consejos que le dio el Loco para volver a ser ese potente delantero. Tanta recuperación logró Bielsa que el nueve del Olympique fue convocado nuevamente al seleccionado galo. También la locura por el técnico argentino se trasladó a los hinchas que, tratando de emular al rosarino, empezaron a comprar heladeritas portátiles para usarlas como asientos, tal como lo hace él en cada partido. Sin dudas es furor y parece que esta pasión no se detendrá.

El Loco es un hombre que no tiene pelos en la lengua y a veces su sinceridad le juega una mala pasada. Cada conferencia de prensa es una especie de catarsis. Tal fue el caso cuando critició al presidente de la institución por haberle traído jugadores que él no pidió. Ese entredicho fue eclipsado por el gran presente del equipo. Es así, tómalo o déjalo. Es un rebelde que defiende una idea a capa y espada. Es simplemente Bielsa. Una ciudad lo adora. ¿Podrá conquistar al país de los Tres Mosqueteros?