About Taringa!

Popular channels

La Argentina el pais mas endeudado

Tipo de cambio de equilibrio: un tema de stocks, flujos y expectativas
Por Germán Fermo

El experimento de intentar que la economía funcione sin un sistema de precios coherente tuvo un destino previsible: fracaso mega-monumental




"Cuánto nos cuesta olvidarnos de la Argentina spot. Con el equipo que Macri está anunciando, mercadito ¿qué haces que no raleas y tradeas forward?"

¿Se acuerdan de los Radicales K? ¿Cuánto falta para que comiencen a pulular los Peronistas M?

"Uno de los grandes desafíos de la sociedad argentina es actualmente sacarse el "chip K" y ponerse el "chip M". Tenemos otro Presi ¿capisci?"

"Corregir sin ajuste social simplemente significa una corrección financiada con deuda. Argentina necesita ejecutar el ajuste vía leverage"

El próximo Gobierno seguramente entiende que anclar expectativas cambiarias e inflacionarias es una de las principales prioridades de los primeros digamos, 100 días de gestión, si pudimos soportar 12 años de lo que hoy padecemos, no le pidan al nuevo Presi que desarme todo en 24 horas, pues sería de adolescentes. Un país sin numerario es lo que hoy somos o sea, la nada misma. Una economía sin precios es lo que hoy somos o sea, la nada misma. Este experimento de intentar que una economía funcione sin un sistema de precios coherente simplemente tuvo el destino que obviamente iba a tener: fracaso mega-monumental. Por lo que el turno de la heterodoxia incomprensible local ya fue y retornamos finalmente al sentido común. Noten que no utilizo la palabra ortodoxia, me conformo con mucho menos: el imperio del sentido común y de las reglas básicas de la economía. No hay que inventar la rueda, eso ya lo hicieron Adam Smith y David Ricardo, simplemente hagamos que la ruedita gire.

Y si bien, todavía es prematuro, comparto con ustedes un par de párrafos en donde me imagino puedan centrarse los próximos eventos cambiarios mientras escucho una liberalización inmediata del cepo el 11 de diciembre, cosa que sigue sin cerrarme. No sabemos bien todavía qué implica eso e insisto, sin mochila de reservas sería una jugada muy arriesgada y dependería totalmente del shock positivo de expectativas el cual puede darse, pero insisto ante un riesgo no menor de que salga mal. Por el contrario, yo me jugaría por articular una estrategia de salida rápida pero no inmediata que se fundamente en tres pilares. Y en esto, recuerdo la discusión que anoche tuvimos en la Maestría en Finanzas de la UTDT con mi amigo y colega, el gran Fede Furiase.

Primero: STOCKS. "Re-estockear" reservas rápidamente en los primeros 90 días de gobierno. ¿Cómo? Digamos, una combinación de blanqueo (bien hecho esta vez). En este caso muchos me comentaron que si el Blanqueo-CEDIN fracasó, ¿por qué éste debería funcionar? Bueno muchachos, un detalle no menor es que el Gobierno es otro y con él es otro también el nivel de confianza. Además, el instrumento, CEDIN, fue un error, debería hacerse con un bono genérico sin asignación específica y que quien obtenga el mismo al blanquear pueda hacer lo que cazzo se le antoje sin restricciones. Segundo, pasar la gorra por Wall Street. Es cierto que todavía rendimos por encima del 8% por lo que es deuda muy cara, podríamos quizá apalancarnos a estas tasas con deuda muy corta y una vez que tracciona el plan económico digamos a un año vista, "rolearla" a tasas del 5% más bajas. Tercero, el FMI no se comió a nadie, ese es un verso que nos contaron aquí. En resumen, hay varias chances de fondearnos en dólares a corto plazo y con ello darle al central la espalda suficiente para liberar y además y esto no es un detalle trivial, darle al público la señal que si corrés al Central, perdés. Muchos me critican por mencionar la palabra "deuda" y respondo rápidamente: sería mejor contar con USD 80.000 palos de reservas en el Central pero sorry, no las tenemos, se fueron.

"UN PAÍS SIN NUMERARIO ES LO QUE HOY SOMOS O SEA, LA NADA MISMA"

Segundo: EXPECTATIVAS. Obviamente, no esperen otra cosa que un plan razonable anti-inflacionario. Una estrategia cambiaria sin él es lo que hoy tenemos o sea, la nada misma. Se vendrá rápidamente un plan que, al anclar expectativas inflacionarias genere consistencia entre el tipo de cambio spot y toda decisión que a futuro se tome respecto a él (ver párrafo siguiente).

Tercero: FLUJOS. Y cuando digo esto simplemente pienso en que el próximo Gobierno rápidamente pondrá a funcionar al Messi de la economía argentina o sea, al agro como fuente principal de generación de ingresos vía exportaciones, que lo tenemos en el banco desde quien sabe cuánto tiempo. En este incomprensible experimento cuasi-comunista que tuvimos que padecer por estos años en vez de utilizar al agro lo devoramos. Bien, eso será historia pero los pibes del agro tampoco comen vidrio. Es necesario primero darles la señal de estabilidad cambiaria (¿y reducción de retenciones?) y por ello el punto uno de re-generación de stocks me parece sumamente significante para fortalecer la percepción de un tipo de cambio spot de equilibrio sustentable. Una vez más o menos estabilizado el flujo, debería comenzar a traccionar y nos llevaría probablemente no sólo a un escenario más robusto de tipo de cambio futuro (no spot) sino también de crecimiento, el cual será clave para pagar la deuda con la que se apalanque todo esto.

Y los dejo con ésta: Argentina necesita de muchas correcciones que si se hiciesen directamente serían socialmente impracticables. Por lo tanto, corregir sin ajuste social simplemente significa una corrección financiada con deuda. La palanca inicial será clave para que las correcciones traccionen con fluidez y sin un costo político inmanejable. Estamos en buenas manos: va a ocurrir.



(*) Germán Fermo. Ph.D. in Economics, UCLA, Máster en Economía CEMA. Actualmente se desempeña como Director de MacroFinance y como Director de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella.
1Comment
      GIF