Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
FraLa Bestia de Gevaudan

http://rodolfoparbst.blogspot.com

La Bestia de Gevaudan fue un misterioso animal antropófago que asoló supuestamente la región de Gevaudan, en el centro de Francia, entre 1764 y 1767. Se le atribuye la muerte de más de 130 campesinos, en su mayoría mujeres y niños, que fueron encontrados despedazados por los dientes de algún animal. En algunos casos las víctimas fueron encontradas decapitadas o partidas por la mitad, lo que demuestra la enorme violencia con la que fueron asesinadas.

Son menores los casos de animales domésticos muertos por la Bestia, pues parece que ésta prefería la carne de los pastores a la de sus ganados.La mayor parte de los ataques se registraron en los alrededores de Aveyron. El primero de ellos se produjo el 30 de junio de 1764, día en que asesinó a Jeane Boullet, de 14 años. En los tres meses siguientes, la Bestia atacó y mató salvajemente a 2 niñas, 2 niños y una mujer. En invierno, con el animal acuciado por el hambre, las muertes ascendieron hasta el punto de que se producía una víctima o dos cada semana. En ésa época, los bosques de Gevaudan acogían una población considerable de lobos, pero los testimonios de los pocos testigos y supervivientes rechazaron su autoría.

Describían al animal como una bestia gigantesca de pelo rojizo con un tamaño mucho mayor que el de un lobo, con rayas negras en los cuartos traseros y una cresta de pelos largos sobre el lomo. La cola era larga y musculosa, y las mandíbulas, bien desarrolladas y llenas de dientes enormes. Los rastreadores y cazadores que acudieron al lugar atraídos por las recompensas ofrecidas para quien capturase al monstruo, encontraron huellas de tamaño considerable y le calcularon un peso de unos 100 kilos. Durante meses se mataron grandes cantidades de lobos en la zona, pero la bestia era increíblemente escurridiza. Llegó a mencionarse que las balas rebotaban sobre su lomo y los aterrorizados campesinos opinaban que era el mismo Demonio venido de los Infiernos. Pronto llegó a considerarse un problema nacional, y el propio rey Luis XV envió un cuerpo de dragones de caballería para abatirla, sin resultados, al que posteriormente se unirían otros tres. Para entonces el año de 1764 había acabado y las víctimas ya eran 54.Según el testimonio de uno de los capitanes de los dragones, logró ver cara a cara a la Bestia antes de que ésta consiguiese huir. Era tan grande como su propio caballo, pero pronto lo dejó atrás con facilidad, pues lo superaba ampliamente en velocidad y agilidad. Mientras huía, él y los hombres que le acompañaban descargaron varias decenas disparos contra ella que ni siquiera parecieron atravesar su piel.

El asunto de la Bestia de Gevaudan traspasó fronteras y llegó a considerarse un problema serio para el gobierno de Luis XV, entonces recién salido de la Guerra de los Siete Años. Las potencias extranjeras comentaban jocosas cómo el ejército francés podía pensar siquiera en la victoria si sus mejores tropas no eran capaces de capturar un "simple" lobo en mitad de su propio país. Pronto se retiraron de la zona a las autoridades locales por considerarlas inútiles, y se pescó a más de un cazador particular que ponía pistas falsas para despistar a los dragones y aspirar a cobrar la recompensa matando él mismo la Bestia. Se pusieron trampas y se rastreó el monte día y noche, pero la bestia siempre aparecía en otro lugar y continuaba su siniestra matanza.El nerviosismo se apoderó de la población y estallaron disturbios. Se acusó públicamente a algunos vecinos de ser hombres lobo que se convertían por las noches en la bestia; otros se volvieron contra los gitanos, a los que acusaron de criar alguna bestia salvaje en su circo que había escapado al monte. Los sacerdotes predicaban contra el rey, responsable indirecto de la crisis, o decían que las víctimas eran jóvenes lascivas a las que Dios había enviado la Bestia como castigo. Incluso se llegó a poner en el punto de mira a un noble que había estado en África y criaba en los jardines de su palacio hienas, tigres, leones y perros de presa, acusándolo de cruzar los animales hasta dar con una bestia asesina e indestructible.Fuese ella o no, lo cierto es que en 1767, con más de 130 muertes en la región, un campesino armado abatió en Gevaudan un lobo descomunal, más grande que cualquiera de los que se podían encontrar en Francia. Poco después se mató una loba también de gran tamaño.

La leyenda cuenta que los responsables de las capturas emplearon balas de plata hechas tras fundir medallas de la Virgen, algo que ha pasado posteriormente al imaginario colectivo como la única forma de matar un hombre-lobo. Al menos uno de los ejemplares fue llevado a París, donde llegó en un estado de putrefacción muy avanzado, lo que impidió disecarlo. Su esqueleto fue expuesto en el Museo Real de la ciudad hasta su destrucción en un incendio. A pesar de que el esqueleto se ha perdido, las descripciones parecen indicar que se trataba de una gran subespecie de lobo de los Alpes, extinta en el siglo XIX. La falta de animales grandes que estos lobos encontraron en su nuevo hogar les habrían impulsado a alimentarse de los humanos, fáciles de capturar y matar.

Desde entonces, no se ha producido ningún ataque similar a los de la Bestia.La bestia de Gevaudan, ¿Que hay detrás. Realidad o leyenda? En documentos oficiales que describen los crímenes llevados a cabo por la Bestia de Gevaudan que describen las autopsias practicadas en aquel entonces a los cadáveres se revelaron claros indicios de agresión sexual en algunos de los cuerpos de las mujeres y niñas mutilados por el enigmático asesino.La leyenda cuenta que una "bestia" desconocida mantuvo aterrorizados a los habitantes de la comarca de Gevaudan, en Francia, al devorar cerca de un centenar de personas entre 1764 y 1767. Si bien se han barajado las más diversas hipótesis especulando acerca de un enorme lobo e incluso de un hombre lobo, nunca se pudo determinar la identidad real de este monstruo.Todo lo que se ha escrito hasta el momento acerca de este extraño caso es enormemente curioso y extraño.

Llama la atención, que las hipótesis que se han vertido sobre el caso sean tan dispares e incluso a veces disparatadas, es realmente sorprendente las sombras que todavía existen en este caso.Nunca un lobo ha sido una amenaza tan seria para el ser humano, y más alucinante todavía es pensar que uno solo de estos animales, que suelen atacar en grupo, se atreva a eliminar a unas cien personas con el sadismo y saña del que se servía esta Bestia. Por otro es difícil de creer que se haya tratado de un hombre lobo que bajo los efectos de la luna llena decapitase a toda esa gente para luego devorarla...Esta teoría es realmente disparatada y peregrina, a mi modo de ver.En la revista "Mas Allá" de España se publicaba un extenso artículo en el que Carlos Chevallier Marina expone en su artículo una gran investigación acerca del misterio de esta Bestia. En este artículo se señala un detalle muy importante que nunca anteriormente había sido apuntado. La posibilidad de que el agresor fuese uno, o varios hombres, de instintos algo más que sádicos. Al parecer, en algunos de los cadáveres se hallaron indicios de agresiones sexuales que evidentemente no han podido ser perpetrados por un animal salvaje.Dejando a un lado los numerosos relatos más o menos novelados acerca del la Bestia de Gevaudan, existen documentos oficiales que describen los crímenes llevados a cabo por éste ser.

El primer estudio serio fue realizado por el abad François Fabre en 1901, quien demostró documentalmente que habían sido exactamente 70 las víctimas (la gran mayoría niñas y mujeres jóvenes), además de otros 76 ataques y enfrentamientos con 27 heridos de diversa consideración.En las autopsias realizadas entonces a los cadáveres, se revelaron claros indicios de agresión sexual en algunos de los cuerpos de las mujeres y niñas mutiladas por el enigmático asesino, lo cual dio lugar a rumores tales que la Bestia no era un animal sino uno o varios maniacos que habitarían en los bosques, o incluso algún señor feudal que se aprovechó de su poder, agrediendo y violando a las jóvenes campesinas en los desolados prados de Auvernia.El primer ataque constatado, tuvo lugar el 30 de junio de 1764, donde la Bestia devoró a una niña de 14 años. En los días siguientes decapitó y mutiló a otras dos niñas de 15 y 12 años, así como a un joven de 15 y a una mujer de 32, todos ellos en la misma provincia pero de diferentes localidades de Gévaudan.Así continuó aumentando su larga lista de víctimas, a una media de dos victimas por semana.El problema se convirtió en tan grave que los aristócratas locales realmente inquietos por esa situación solicitaron la intervención de un cuerpo de caballería de la Corona para dar caza al o a los asesinos.Tras varios meses de infructuosa búsqueda y como éstos no daban con el animal.

Los lugareños recurrieron al propio rey Luis XV, quien ofreció una recompensa elevada al que pudiese dar caza al asesino. Ésta noticia atravesó las fronteras de Francia, provocando la llegada masiva de cazadores la misma Francia, así como de otros países europeos.La codicia por la generosa recompensa ofrecida por el monarca, provocó la competencia individual. La competencia fue tal que incluso los numerosos rastreadores y cazadores dejaban pistas falsas para engañarse unos a otros.Este panorama fue aprovechado por los países enfrentados a Francia para ridiculizar al monarca francés, como Prusia e Inglaterra, quienes con sorna repitieron hasta la saciedad que "cómo un país puede amenazar militarmente a grandes potencias, cuando su ejército no es capaz de cazar una simple fiera en su propio país". Las burlas indignaron de tal manera al rey, quién para acabar definitivamente con la Bestia envió a varios de sus hombres de confianza, aunque estos tampoco tuvieron más éxito. Mientras tanto, el "monstruo" seguía asesinando y devorando más víctimas.

En varias ocasiones los cazarecompensas dieron caza a enormes lobos, haciendo que se disparase la euforia colectiva al creer que la Bestia había sido atrapada y dando por cerrado el caso en varias ocasiones. Pero la Bestia siempre volvía a realizar ataques a mujeres y niños, añadiendo nuevas víctimas a su ya larga lista. El gasto de las batidas y las sucesivas cacerías recayó sobre los campesinos, quienes se vieron obligados a mantener a las tropas del rey pagando impuestos más elevados. a lo que se añadía que muchos, por su miedo al monstruo se negaban a salir a trabajar al campo, razones que agravaban su habitual pobreza y convirtieron la región en un polvorín social.En uno de los ataques la mujer Marie Jean Vallet, una criada del cura de Paulhac, dijo haber herido de muerte a la bestia con una bayoneta cuando ésta se disponía a atacarla. De nuevo se dio por muerta a la Bestia, debido a las graves lesiones que está mujer dijo haber ocasionado en el monstruo. Pero unos meses más tarde, la bestia volvió a aparecer y volvió a atacar a otros lugareños.Los lugareños comenzaron a creer que ese animal era un ser sobrenatural y la encarnación de la Bestia del Apocalipsis o un enviado el propio satanás para acabar con ellos.

También se llegó al extremo de culpar a los Zíngaros y a los nómadas que cruzaban el territorio francés de haber dejado escapar una fiera de sus circos, o de haber hechizado un animal para que causase esos daños.De todos los rumores, el que más fuerza cobró fue el que acusaba a un hombre,Antoine Chastel.Este era un joven de carácter asocial que vivía aislado en los bosques desde los 19 años criando perros asilvestrados y otras alimañas. Finalmente fue el propio padre de este muchacho, el veterano cazador y gran perseguidor de la Bestia, Jean Chastel, quien dio caza al temido animal, matándolo el 19 de junio de 1767 con el disparo de una sola bala fundida a partir de dos medallas de plata de la Virgen María. Ni que decir tiene que este hombre se convirtió en un héroe de la región de Auvernia.El rey pidió que el cadáver del animal fuese trasladado a la Corte, pero desgraciadamente durante el traslado y por el calor el cuerpo llegó a Versalles completamente descompuesto. El rey no pudo más que donar su esqueleto al Museo de Ciencias Naturales de París, donde se conservó hasta la revolución de 1830, fecha en la que en plena sublevación contra Carlos X un incendio fue ocasionado en dicho museo, calcinándose tanto esos huesos como la mayoría de los grabados sobre el "monstruo".Según consta en las actas notariales y en los archivos departamentales de Puy-de-Dôme.
En la necropsia realizada al cadáver de la Bestia se pudo constatar la presencia de las numerosas cicatrices de las heridas proferidas por los campesinos que a ella se enfrentaron. Al ser abiertas las cavidades abdominal y craneana fueron extraídos del estómago las vísceras de un animal, unos huesos de cordero y la cabeza y el fémur de un niño. En el interior de su cabeza sólo había un minúsculo cerebro en proceso de descomposición, mientras que el resto del cráneo era una masa ósea espesa, donde se sujetaban las membranas de una muy potente mandíbula. Además, se certificó la causa exacta de su muerte: "La bala disparada por el fusil del llamado Jean Chastel, la cual traspasó la nuca del animal y arrasó las cuatro primeras vértebras...”